Skip to main content

Consejos avanzados de The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom - ¡descubre todo lo que el juego no explica!

Trucos para cuando ya hayas avanzado un tanto en la aventura.

Si ya habéis pasado las primeras horas de The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom (¡y visitado nuestra guía de los primeros pasos!) estaréis ya metidos en plena exploración de Hyrule. Como ya sabréis, hay muchas cosas que ver, muchos coleccionables y pequeñas mecánicas que descubrir. Es muy fácil perderse algunas cosas, así que en esta guía os presentamos nuestros consejos avanzados de Tears of the Kingdom.

La guía está pensada para aquellos jugadores que ya hayan avanzado al menos ocho o diez horas dentro del juego. No pasa nada si la leéis antes, pero si queréis guardar algunos de las sorpresas del principio, ¡esperad un poco!


¡Ya está aquí The Legend of Zelda: ToTK! En nuestro walkthrough de Tears of the Kingdom encontrarás consejos y ayuda para superar los primeros Santuarios y los Templos, además de otra guía de Consejos Avanzados si ya llevas unas horas de aventura.

Si quieres conocer más de la historia, te recomendamos empezar cuanto antes la misión secundaria Impa y el Geoglifo, pero si te ves con problemas para avanzar, no dudes en acudir a nuestra página sobre el poderoso escudo hyliano que se puede obtener al inicio del juego.

También tenemos guías para ayudarte a soportar el frío, domar caballos o ascender al cielo de Hyrule.


Ver en YouTube

La Ultramano tiene más funciones de las que pensais: entre ellas, el modo Detective

El primer consejo es de los facilitos. Ya sabemos que sabéis que la Ultramano es el poder más importante del juego y que sirve para transformar objetos del escenario y para hacerte un coche con dos tablones, pero también tiene otra función interesante. Cuando lo activamos, su interfaz resalta automáticamente todos los objetos interactuables en un radio de varios metros a la redonda, algo que va muy bien para detectar setas comestibles, flores bomba escondidas en las paredes o esa baldosa que desbloquea la puerta de la mazmorra y se os estaba escapando. Abusad de él sin miedo, que no hay ninguna penalización por ello.

Amplía el inventario cuanto antes

Lo que no va a resaltar, porque tampoco es cuestión de hacer trampas, son las semillas de kolog, el clásico coleccionable que ya se ha convertido en un icono de la franquicia y que nos hace sospechar de cada piedra demasiado grande y cada saliente extraño. Los kolog, claro, vuelven en Tears of the Kingdom, y al resolver sus puzzles nos otorgarán semillas. Y os recomendamos recogerlas todas, y no solo por completismo: podrémos dárselas a Obab, un personaje que nos permitirá aumentar los huecos que el inventario reserva para escudos, arcos y armas. Si estáis cansados de tener que organizar los bolsillos del pobre Link para hacerle hueco a las nuevas espadas que os vais encontrando, querréis haceros con unas cuantas de estas ampliaciones lo más pronto posible.

Los disfraces son más importantes que nunca

Cuando entremos en zonas peligrosas, quizás queramos optar por el sigilo. Además de pulsar el botón R3 para que Link se agache, podemos aproximarnos de manera más pacífica a los campamentos enemigos si nos ponemos una máscara de la especie que los habite. Al vestirlas, no sólo pasaremos más desapercibidos entre, por ejemplo, los bokoblins, sino que incluso imitaremos sus movimientos. Hay unas cuantas dependiendo del tipo de monstruo que queramos imitar, y conseguirlas suele implicar hacer tratos con Koltin, un trotamundos obsesionado con los Emblemas de Fantasmo, que suelen conseguirse en las cuevas eliminando a cierto enemigo al que le gusta reptar por el techo. Cuando juntéis unos cuantos solo queda localizar su tienda ambulante, que suele ubicarse cerca de las postas.

¡Duerme en las postas!

Y ya que hablamos de las postas, recordad que es importantísimo visitarlas todas, por varios motivos. Primero, que siempre tienen santuarios cerca, que nos servirán tanto de punto de teletransporte como para probar nuestras habilidades y obtener mejoras de vida y resistencia. Por otro, porque en muchas ocasiones serán uno de los lugares en los que obtendremos las misiones secundarias. Y, por último, porque su sistema de fidelización nos recompensará con distintos puntos por hacer uso de sus servicios. Hay un montón de regalos y de objetos que sólo pueden conseguirse de esta manera, desde un arnés para añadirle un carromato a nuestro caballo a muchas otras cosas útiles.

…Y si puedes, que sea en la cama de lujo

Ya que dormís en una posta, quizás queréis probar la habitación de lujo, que cuesta 50 rupias, en lugar de las 20 rupias habituales. Aunque parezca una tontería utilizarlas, en The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom nos concederán una bonificación muy clave: un extra de vida y un extra de resistencia que nos servirá para empezar el día con más energía y llegar más lejos en nuestra exploración. Será particularmente útil cuando tengamos, por ejemplo, que enfrentarnos a algún jefe.

Vende tus gemas

Durante tu exploración de Hyrule te encontrarás a muchos comerciantes en los que podrás vaciar tus bolsillos a cambio de rupias. No obstante, el mejor lugar para vender las gemas es hablar con Zameena en ciudad Goron, que te ofrecerá un precio muchísimo mejor que otros comerciantes.

Por la noche es más fácil ir por las zonas cálidas

En determinadas áreas del juego hará calor, y quizás no tengamos la ropa adecuada para enfrentarnos al cambio de temperatura. La manera más común de lidiar con ello en The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom es hacer una de las distintas recetas para el calor e ir comiéndonoslas conforme su efecto desaparezca. No obstante, si andáis cortos de recursos, hay una forma más fácil: las zonas cálidas bajan notablemente su temperatura durante la noche, y si dormimos hasta esa hora tendremos mucho más fácil el camino.

Utiliza las recetas

En The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom podéis acceder a un recetario intereno que os muestra los distintos ingredientes de las recetas que ya habéis realizado previamente. Para ello sólo tenéis que seleccionar el primer ingrediente en el menú y después pulsar la tercera opción del menú desplegable, “cocinar”. Con ello, tendréis un acceso directo a las distintas recetas que ya tengáis y podréis acceder a ellas de forma más rápida.

Prepara pociones adhesivas

Al margen de la comida, una de las cosas más interesantes que podéis cocinar son los elixires adhesivos, que nos permitirán pegarnos a las paredes y ser capaces de escalarlas aunque llueva o la superficie esté mojada. Para conseguirlas tendremos que mezclar lagartos adherentes con cualquier material de un monstruo. Los lagartos adherentes se suelen encontrar pegados, como su nombre indica, a las paredes de las cuevas.

Reasigna tus estadísticas

Seguramente ya os habréis dado cuenta de que superar los santuarios servirá para obtener orbes que nos dejarán subir los corazones o la resistencia de Link. A pesar de que, como los enemigos golpean tan duro, quizás podríamos pensar que lo lógico es aumentar nuestra vida, en realidad la resistencia es mucho más útil al principio del juego. Si ya os habéis gastado los orbes en corazones, no os preocupéis: la estatua del refugio del Fuerte Vigía os permitirá reasignar vuestras estadísticas siempre que queráis. Esto quiere decir que si necesitáis escalar una montaña, pero no tenéis resistencia suficiente, podéis cambiar los atributos para beneficiaros; si luego necesitáis más vida, por ejemplo, para enfrentaros un jefe, también podéis deshacer el cambio para adaptarlo a vuestras necesidades.

Refuerza tus vínculos

Cuando avancéis un poco más en el juego, descubriréis otro tipo de orbes llamados Voluntad de los Sabios. Cuando juntéis cuatro podréis visitar la misma estatua en Fuerte Vigía, y eso os permitirá reforzar el vínculo con los sabios. Los sabios son los espíritus de los héroes de las distintas tribus de Hyrule, y cuando hayamos resuelto las mazmorras correspondientes a cada raza, ganaremos la habilidad de que nos acompañen en combate. Estrechar nuestros vínculos con ellos los hará todavía más poderosos, y eso será muy útil en los últimos compases del juego.

Visita el taller de separación

Cuando derrotemos ciertos enemigos, especialmente los más poderosos, nos darán armas combinadas con distintos elementos. En ocasiones, serán gemas poderosas, como los diamantes. Podéis separar los elementos de estas armas en el Taller de separación que hay en la aldea de Akrkadia, en el extremo noreste del mapa. Después, podréis venderlas o hacer lo que os plazca con ellas.

El mejor orden para hacer las mazmorras

En The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom hay cuatro mazmorras principales, que podremos resolver en el orden que queramos. Sin embargo, al principio quizás os abrume tener tantas opciones. El mejor orden para hacer las mazmorras es empezar por el Templo del Tiempo, la mazmorra ligada a la raza Orni, que comienza con la misión Tureli, en el poblado orni. Al terminarla, obtendremos una habilidad que nos facilitará mucho el desplazamiento para acceder al resto de los templos. Desde ahí, podéis seguir con la mazmorra de los Goron, la de los Zora y, por último, la de los Gerudo.

Una roca puede ser un perfecto ascensor

Como seguro que ya habréis descubierto, subir al Cielo y desplazaros entre las distintas islas flotantes que hay en Tears of the Kingdom es una parte muy importante del juego. En ocasiones, si no tenemos los artefactos adecuados, coger altura nos puede costar un tanto. Por suerte, en la nueva Hyrule hay muchas piedras que caen constantemente del cielo. Con la habilidad Retroceso, podemos subirnos a ellas y invertir su trayectoria para que nos sirven como ascensor.

O incluso… una piña hyliana

Otra manera muy interesante de coger altura para utilizar la paravela o para llegar a sitios que nos queden un poco lejos es usar las piñas hylianas. Este fruto, aparentemente inofensiva, generará una gran explosión que nos permitirá elevarnos cuando la acerquemos al fuego. Gracias a esta gran bocanada de aire podremos dar un buen impulso y llegar a casi cualquier lugar.

Desbloquead las hadas desde el principio

Seguramente habréis notado que, al principio de Tears of the Kingdom, es difícil conseguir ropa y armadura; esto, unido a lo duros que son los enemigos, puede hacer que muramos mucho al principio. La manera más fácil de sobrepasar esta dificultad es mejorar nuestra armadura. Hay varias hadas escondidas a lo largo y ancho del mapa que nos darán misiones secundarias. Desbloquear una - ¡o un par! - desde los primeros compases de la aventura nos ayudará notablemente a enfrentarnos a los enemigos en los distintos combates.

Busca la habilidad de Autoconstruir

Otra de vuestras prioridades en las primeras horas debería ser conseguir la habilidad de Autoconstruir. Con Autoconstruir, o "generador de esquemas", podemos conseguir mapas de distintas construcciones, o guardar los esquemas de las nuestras propias para poder volver a acceder a ellas en cualquier momento. No sólo servirá para no perder las construcciones a las que les hayamos cogido cariño o les hayamos invertido horas, sino para aligerar mucho, por ejemplo, la construcción de vehículos. La línea de misiones en la que conseguimos la función de Autoconstruir nos la dará Josha, el personaje que trabaja junto a Prunia en Puerto Vigía, y podremos desbloquear esta cadena de misiones desde el mismo momento en el que consigamos el paravela.

Aprovecha al máximo tus esferas

Tanto si ya tenéis la opción de Autoconstruir como si simplemente estáis explorando por el mapa, necesitaréis cápsulas de artefactos zonnan. Las podremos conseguir en los distintos generadores de artefactos que están colocados en la parte del Cielo del mapa. Para saber cómo conseguirlas, podéis visitar nuestra guía. Pero lo cierto es que tenerlas a mano será siempre muy útil, tanto por la posibilidad de combinarlos con nuestras armas como para aplicarlos a las construcciones que hagamos. Aseguraos de ir recogiendo esferas de energía zonnan para poder aprovisionaros bien cada vez que os topéis con un generador.

Amplía tus baterías

En los primeros compases del juego, Link obtendrá una batería que nos servirá para activar y hacer funcionar los distintos artilugios zonnan del juego. Pero la carga que tiene esta batería inicial es muy pequeña. Por suerte podemos ampliarla bastante pronto. Para ello, tendremos que localizar una refinería que transforme el zonannio, el material que vamos consiguiendo en las distintas cuevas y minas del juego, y nos permita acceder a un Generador de Células, que añadirá segmentos a la batería del pobre Link.

El agua es muy poderosa

Pero hay algo más poderoso que la electricidad es el agua. En este juego lleno de autómatas, será particularmente útil que usemos tanto los efectos de agua que podemos fusionar con las fechas como el agua que hay en el entorno para acabar con ellos obligándolos a darse un baño. Y es que freir autómatas en segundos es solo una de las aplicaciones de un elemento que puede sacaros de más de un apuro: el agua sirve para que los barquitos floten, es evidente, pero recordad que también conduce la electricidad, que limpia el fango, que puede congelarse si necesitáis una plataforma improvisada o una pieza extra para un mecanismo, y que un chorrazo de agua fresquita solidifica la lava permitiéndote crear puentes. Así que experimentad, y acordaos de llevar siempre encima un par de hidrantes.

Read this next