Una de las grandes sorpresas de la conferencia de Sony en el E3 2016 fue, sin duda, Days Gone, una aventura en tercera persona exclusiva para PlayStation 4 producida por Sony Bend, el estudio de desarrollo responsable de los Syphon Filter y de spin-offs para portátiles como Resistance: Retribution (PSP) o Uncharted: Golden Abyss (PS Vita).

Aunque no tiene ningún tipo de relación o conexión con The Last of Us, los paralelismos resultan más que evidentes. Tenemos un mundo hecho añicos tras una pandemia de origen desconocido, una sociedad sin normas regida por la ley del más fuerte, un rudo protagonista con una turbia historia sobre sus espaldas, una historia de corte adulto con no pocos dilemas morales y un estilo narrativo claramente influenciado por el juego de Naughty Dog. Pero las similitudes, aún no siendo pocas, terminan ahí.

Para empezar, Days Gone abandona la estructura relativamente lineal de TLOU para optar por un gran mundo abierto situado en el Pacífico Noroeste, por el que nos podremos mover libremente mientras cumplimos los objetivos de una historia de duración considerable, según los desarrolladores. La exploración jugará un papel fundamental, con recolección de recursos y crafteo de armas y objetos, y en Sony Bend prometen que se podrá recorrer no solo los exteriores, sino también el interior del noventa y cinco por ciento de los edificios que pueblan las decadentes áreas rurales y urbanas de la zona comprendida entre el Océano Pacífico y las Montañas Rocosas. Y aunque habrá tramos con sigilo ("para eso hemos puesto, por ejemplo, el silenciador que creas usando una botella de plástico", nos decían), parece que las secuencias de acción serán más explosivas y frenéticas que en otros juegos de temática similar.

Buena prueba de ello es la demo que hemos visto a puerta cerrada, una versión ampliada de la que se mostró durante la conferencia en la que el protagonista, Deacon St. John, se adentra en un aserradero en busca de un forajido. El punto álgido, claro, es el momento en el que Deacon huye de una especie de enjambre de zombis al más puro estilo World War Z, pero había un detalle interesante que no habíamos visto antes: la moto, que se podrá mejorar a lo largo de la aventura. Evidentemente su uso más obvio es como método de transporte (pese a que también se ofrecerá una opción de viaje rápido debido a la generosa extensión del mapa), pero también ejerce como centro de almacenamiento dada la limitación de tamaño del inventario.

Siendo un desarrollo first party resulta curiosa la elección del Unreal Engine 4 como base para mover el juego, pero lo cierto es que esta versión modificada del motor de Epic se adapta muy bien a la visión que tiene Sony Bend del cataclismo zombi. Visualmente luce espectacular y fluido, habrá diferentes condiciones climatológicas y un ciclo completo de noche y día, y lo único que a día de hoy no nos acaba de convencer es algún detallito en el comportamiento de los enemigos cuando se mueven en manada; las físicas y el número impresionan, pero parece que les falta agresividad y más decisión cuando por fin logran rodear a Deacon.

Days Gone todavía no tiene definida aún su fecha de lanzamiento, pero no lo esperamos para antes de 2017. Esta primera toma de contacto, sin embargo, es bastante prometedora: puede que la comparación con The Last of Us que hará mucha gente no le haga ningún favor, pero el juego demuestra tener las ideas bastante claras y una propuesta ciertamente atractiva. Es pronto para asegurarlo, pero es muy posible que en Sony Bend tengan un gran éxito entre manos y Sony otra nueva franquicia con muchas posibilidades a largo plazo.

Acerca del autor

Josep Maria Sempere

Josep Maria Sempere

Subdirector

Josep Maria es subdirector y fundador de Eurogamer España y el máximo responsable del día a día de su línea editorial y de contenidos. Ama el punk-rock, el cine palomitero de Hollywood, los simuladores de submarinos, la sci-fi, los cacharros de Apple y la década de los 80. Puedes leerlo también en BFG9000, en su Twitter (@kr3at0r) o escucharlo en el podcast Ocho sobre Diez.

Más artículos de Josep Maria Sempere