Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Avance del cooperativo de Mass Effect 3

Todos a bordo.

Mass Effect 3 supone el final de un largo trayecto y la culminación de grandes planes a largo plazo. Tras dos juegos en los que poco a poco se acercaban a su objetivo los Segadores finalmente llegan a la Tierra, y aunque la campaña sea el plato principal también nos aguardan otras sorpresas en esta tercera entrega.

Eso es porque finalmente Mass Effect 3 se atreve con el multijugador, un movimiento arriesgado para BioWare, la cual no ha hecho nada que no sea una campaña individual desde Neverwinter Nights. Tras una hora con el juego la semana pasada la cosa parece menos importante. Es definitivamente entretenido, pero también un cooperativo bastante más estándar de lo esperado.

Mientras la campaña individual se desarrolla en BioWare Edmonton y el estudio de Austin da la retoques finales para el lanzamiento a finales de año de Star Wars: The Old Republic, el multijugador de Mass Effect está siendo programado por el nuevo estudio en Montreal de BioWare, un equipo que lleva funcionando un año. El resultado es una serie de misiones cooperativas para cuatro jugadores en las que formas un escuadrón de élite con tus amigos y luchas por el control de un territorio en una lejana estrella.

Pero los personajes de la historia no están invitados, como Shepard. En vez de eso puedes jugar como una raza diferente por primera vez en la saga Mass Effect. Hay seis disponibles: los Asari, Drell, Krogan, Turianos, Salarianos y humanos.

También están disponibles las seis clases del juego, y cada clase tiene dos especies jugables. Como Asari, por ejemplo, puedes ser Adepto o Vanguardia, y cada uno tiene diferentes atributos. Es un sistema que proporcionará una buena variedad de poderes y opciones, y eso antes de que empieces a subir niveles de experiencia y a usar los créditos para modificar tus armas.

Necesitarás echar mano de cuantas opciones ofensivas tengas a tu disposición, porque la base del multijugador de Mass Effect es otra versión del modo Horda, con los jugadores luchando a través de once oleadas de enemigos en diferentes mapas, asesinando la mayor cantidad de enemigos posible hasta que, eventualmente, te veas superado.

Hay un toque diferente, por eso: mientras luchas en cada oleada también se te da una pequeña misión aleatoria. Quizás tengas que desactivar una bomba o activar una serie de terminales desperdigados por el escenario. Tienes que completar ese objetivo y matar a todos los enemigos si quieres progresar hasta la siguiente oleada... y es más complicado de lo que parece.

Jugando en un mapa ambientado en una estación espacial nevada situada en una gran montaña, es fácil meterte dentro del juego. Las armas de Mass Effect han ido mejorando con cada uno de los tres juegos, y en el papel de un Drell vanguardia tenía una escopeta y una pistola a mi disposición.

La munición está repartida por el mapa en cajas, y los relativamente pequeños cargadores de mis pistolas implicaban que siempre tuviese en mente la ruta para volver a ellas. Además, siendo un Mass Effect, también tenía tres atributos repartidos entre los bumpers y el botón Y - la rueda de selección se ha eliminado en el multijugador. Así, tenía a mano una serie de poderes bióticos que me permitían mandar a los enemigos por los aires, o realizar cargas que tenían un aspecto particularmente doloroso.

Los enemigos van desde simples tropas Cerberos a zombies o siniestros caníbales. Por encima de eso hay Mechs Atlas, con sus garras mecánicas, o Brutes, lo suficientemente fuertes como para necesitar que los cuatro jugadores colabores, al más puro estilo Monster Hunter, para acabar con ellos.

Aunque los objetivos de las misiones son bastante básicos ofrecen suficientes retos como para asegurar y animar el trabajo en equipo. Al subir niveles entre cada ronda, mientras, usas los puntos de talento en una lista de mejoras bastante estándar - con un nivel máximo de 20 - y será interesante ver si BioWare es capaz de mantener el juego equilibrado con tantas variables en juego entre razas, clases y mejoras.

El problema es que con ese enfoque de Horda BioWare no sólo consigue una buena plantilla para obtener un cooperativo satisfactorio, sino que también invita a la comparación con su ilustre competencia. Sí, Mass Effect se ha ido convirtiendo en un shooter convincente con el paso del tiempo, pero en términos de movimiento, apuntado y uso de coberturas no tiene mucho que hacer al lado de un Gears of War, el cual, por su parte, no tiene que preocuparse de los elementos de RPG. ¿Podrá el equipo de desarrollo eliminar de aquí a febrero un poco de esa rigidez que tiene ahora el juego mientras domina el arte del diseño de mapas multijugador?

BioWare, desde luego, ha cuidado el tema del contexto: los diferentes modos de Mass Effect 3 se enlazan en el nuevo sistema Galaxy at War, el cual analiza tu 'preparación galáctica' para el enfrentamiento final. Podrás mejorar esa preparación sólo con la compaña principal si es lo que deseas, y BioWare se ha preocupado muchísimo en asegurar que los jugadores tengan el mejor final posible sin necesidad de tocar el multijugador.

El multijugador es una forma más de aumentar esa preparación, transformando a los personajes en material de guerra, y enviándote a defender cuadrantes específicos del mapa estelar. También podrás seguir tu progreso galáctico en iOS y Facebook.

Los desarrolladores están caminando por una delgada cuerda con este juego, ofreciendo incentivos multijugador para quien los quiera manteniendo el equilibrio en la campaña individual, para que los solitarios no se pierdan nada importante. Es la típica solución de BioWare, en otra palabras: estudiado, moderado y sólido. En febrero veremos si la cosa sale bien.

Acerca del autor

Avatar de Christian Donlan

Christian Donlan

Features Editor

Christian Donlan is a features editor for Eurogamer. He is the author of The Unmapped Mind, published as The Inward Empire in the US.

Comentarios