Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Kinect podría ayudar a diagnosticar el autismo en los niños

Un estudio lo utiliza para detectar patrones en el comportamiento.

Kinect puede servir para algo más que para ponernos a mover el esqueleto delante del televisor: la Universidad de Minnesota está utilizando el dispositivo para diagnosticar más fácilmente el autismo en los niños.

Como vemos en The New Scientist, los investigadores del centro han instalado cinco sensores Kinect en una de las clases para seguir los movimientos de grupos de niños de tres a cinco años.

Esperan que el periférico, junto con algunos algoritmos, ayuden a detectar automáticamente a cualquier niño que sea hiperactivo o extremadamente tranquilo; ambos estados son síntomas comunes de autismo.

Normalmente es complicado elaborar el diagnóstico de un desorden neurológico debido a que consume mucho tiempo y a que normalmente implica grandes dosis de observación para detectar algún comportamiento inusual.

"La idea no es reemplazar el diagnóstico, sino ofrecerlo a todo el mundo," ha afirmado el investigador Guillermo Sapiro.

"De la misma forma que un buen profesor detectaría el problema, el sistema lo hará automáticamente y dirá, 'ey, este niño necesita ver a un experto'."

Los investigadores esperan presentar oficialmente dicho sistema en la Conferencia Internacional de Robótica y Automatización IEEE que se celebrará en Minnesota este mes.

"Aunque esta tecnología puede ayudar a identificar signos de autismo, hay muchos factores, como problemas con el lenguaje y contacto visual limitado que no se detectarán," ha afirmado la experta en autismo Caroline Hattersley, de la Sociedad Nacional de Autismo de Londres.

¿Qué opináis vosotros? ¿Creéis que es un avance positivo y que extendará el uso del dispositivo hacia más campos?

Etiquetado con

Acerca del autor

Avatar de Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.

Comentarios