Days Gone Artículos

Artículo destacadoAvance de Days Gone

Quién puede matar a un niño.

Sobre el papel la incursión no tenía absolutamente nada de particular. Era solo otro día en la oficina, una operación relámpago que la pareja de supervivientes ejecutaba casi de memoria, con el aplomo y la desgana de quien se juega la vida todos los días y no puede evitar verlo como rutina. Tú por aquí, yo por allá, lo improvisado del plan no parecía casar con la amenaza que se arremolinaba en torno a los contenedores de basura o a la puerta del viejo taller mecánico, pero así es como estaban las cosas: Boozer se lanzaría colina abajo a bordo de la moto que aún funcionaba, y Deacon aprovecharía la confusión para colarse por el patio trasero, reventar algún candado oxidado y hacerse con la bomba de gasolina que tan desesperadamente necesitaban. Si no suena especialmente trepidante es porque no lo era, aunque tampoco era lo contrario; era, desde el punto de vista del jugador, un lugar común ejecutado con cierta gracia y una ronda de lo de siempre que jugaba a mezclar sigilo, marcado de blancos y carreritas en cuclillas hasta el gaznate desprotegido del enemigo. Era más de lo mismo, hasta que tuvimos que ensuciarnos las manos.

Artículo destacadoAvance de Days Gone

El regreso de los muertos vivientes.

El pasado viernes pudimos jugar durante cuarenta minutos a Days Gone, el nuevo juego de zombis (freakers, siguen insistiendo sus creadores) que prepara Sony Bend Studio. Es un tramo que se pudo ver en vídeo hace unas semanas, y se sitúa aproximadamente una hora/hora y media después del inicio de la aventura.

Teniendo en cuenta la regularidad con la que se utiliza la violencia como hilo conductor y mecánica principal en la gran mayoría de videojuegos, el acto de matar se ha convertido en algo trivial, insustancial y rutinario. Resulta hasta complicado encontrarse con juegos en los que no llevemos una maldita pipa en la mano, y cuando no ocurre es casi una celebración: la violencia en primera persona es el punto de partida para muchos títulos. Igual de importante es la forma en la que se muestra, haciendo del asesinato la única forma de expresión y la única vía de acción. Raros son los casos de obras de esta naturaleza pero que representen la violencia como algo cruel y natural. Es lógico, ya que puede ir en contra de la propia forma de jugar, y los creadores prefieren mirar para otro lado frente a disonancias muy evidentes: Days Gone, por suerte, parece querer ser todo lo contrario.

Una de las grandes sorpresas de la conferencia de Sony en el E3 2016 fue, sin duda, Days Gone, una aventura en tercera persona exclusiva para PlayStation 4 producida por Sony Bend, el estudio de desarrollo responsable de los Syphon Filter y de spin-offs para portátiles como Resistance: Retribution (PSP) o Uncharted: Golden Abyss (PS Vita).