Una mujer se vuelve adicta al sexo tras caer de un Wii Fit

Necesita sexo 10 veces al día. Mínimo.

Atención a la noticia tonta del día: una mujer se ha convertido en adicta al sexo tras caer desde su Wii Fit.

Randy Amanda Flowers, de Manchester, necesita por lo menos 10 sesiones de sexo diarias para saciar su renovada líbido.

Esta empleada de un empresa de catering se dañó un nervio tras la caída y le han diagnosticado un síndrome con tales consecuencias. "Empieza como un cosquilleo ahí abajo antes de extenderse por todo mi cuerpo. A veces evoluciona en un orgasmo", declara.

Este síndrome no tiene cura y debe controlar su pasión respirando hondo y relajándose. "Con suerte algún día encontraré a alguien que pueda satisfacerme".

Impresionante.

Ir a los comentarios (16)

Acerca del autor

Xavi Robles

Xavi Robles

Eurogamer.es Managing Director  |  xavirobles

Xavi es el director de Eurogamer España y lleva analizando juegos desde hace más de 10 años. Se le dan especialmente bien los shooters y los juegos deportivos pero le da caña a todo lo que se le ponga por delante. Puedes seguirlo en Twitter: @xavirobles

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (16)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos