Era fácil saber porqué estaba contento David Reeves la primera vez que subió al escenario y enseñó la nueva PSP. La PSP-2000 (o Slim & Lite, para que nos entendamos nosotros, vosotros y las tiendas) era considerablemente más pequeña y ligera. Introdujo mejoras importantes, como la carga vía USB, la salida de vídeo y más memoria para reducir los tiempos de carga.

Cuando en agosto de 2008 anunció otra mejora en las PSP el impacto no fue el mismo. La PSP-3000 (de nuevo, nombre no oficial) parecía idéntica a la Slim & Lite, y las declaraciones de Reeves diciendo que la pantalla era mucho mejor y que tenía un micrófono integrado no acabaron de convencernos.

La clave, y nos dimos cuenta momentos después, estaba en el cambio de nombre (o, bueno, en la ausencia de cambio de nombre). “PSP-3000” puede ser un título no oficial, pero cuando llegue a las tiendas se seguirá llamando PSP Slim & Lite, porque no es una secuela de la PSP-2000. Es una revisión del hardware que permite que Sony siga manteniendo el mismo precio y pueda volver a promocionar la plataforma.

Hemos estado jugando a la PSP-3000 desde que la recibimos el sábado por la mañana. Aparte de una pequeña barra roja que reza “pantalla mejorada y micrófono incorporado” y un discreto “PSP-3003 PB” en la esquina inferior derecha, la caja no publicita demasiado la nueva versión de su ocupante.

Para empezar, el botón de “Home” se ha substituido por un botón con el logo de PlayStation. El micrófono está entre los controles de volumen y el logo de PSP en la parte inferior delantera. Los bordes redondeados son tan parecidos que, sinceramente, nos olvidamos de ellos. Luego vimos un degradado en una foto y volvimos para comprobarlo.

1

Una vez con la consola encendida, la experiencia sigue siendo muy similar, con las pantallas tradicionales, la elección de nick, actualización de la fecha y, finalmente, acabas en el XMB. De todos modos hay algo distinto en la pantalla. Según palabras de Sony, la gama de colores se ha incrementado, el contraste es cinco veces mayor, y la respuesta de los píxeles ha mejorado para eliminar el “ghosting”. El “Color Space” que tenemos en las opciones de nuestro menú de sistema en el nuevo firmware 4.20 dice algo más poético: “si lo activas la pantalla se verá más vívida”.

Y se cumple. Las cuatro configuraciones tradicionales siguen ahí (tres cuando estás con batería y una cuarta súper-reluciente para cuando vas por enchufe), pero los colores en cada una de ellas son mucho más ricos, cálidos y profundos que en la PSP-2000. Como resultado, la tercera configuración de color, que tira de batería, luce incluso mejor que la cuarta opción de la PSP-2000. Si desactivas la opción de “Color Space” los colores vuelven a ser muy similares a los que tenía la consola anterior. Bueno, un poquito más brillantes.

La diferencia en la calidad visual entre los juegos bajo una PSP-2000 y una PSP-3000 no es tan dramática como la que hay entre la Nintendo DS original y la Nintendo DS Lite, pero se nota cuando vuelves a tu antigua PSP-2000 con el mismo juego. Lumines II y God of War: Chains of Olympus lucen pálidos y faltos de color en el hardware antiguo tras estar cinco minutos con el nuevo aparato.

Acerca del autor

Tom Bramwell

Tom Bramwell

Colaborador

Tom worked at Eurogamer from early 2000 to late 2014, including seven years as Editor-in-Chief.