Hace unas semanas ya os hicimos avances de qué nos había parecido la consola y algunos de sus primeros juegos.

Sin embargo en este E3 ha sido la primera vez que un servidor ha podido echarle el guante. Muchos me han pedido que defina más o menos qué se siente cuando la tienes entre las manos, si es cómoda o no, qué tal se ve... para abreviar, digo: es como si la PSP hubiese ido al gimnasio durante tres años. La sensación al tenerla en las manos es muy similar a la de tener la primera portátil de Sony, pero con pantalla más grande -me impactó lo enorme que es, de hecho-, dos joystiqs y unos gráficos difíciles de creer. Impresiona y da la sensación, automáticamente, de que tiene un gran futuro por delante, y eso es siempre bueno.

Pero bueno, que para eso ya tenéis el fantástico avance del hardware del que os hablaba; ahora toca decir cuatro cosas de los títulos que pudimos provar y de los que todavía no hemos hablado.

Virtua Tennis 4

Fue lo primero que probamos y ouh yeah, menudo impacto. Nada más agarrar el aparato vemos a un Nadal moviéndose a millones de frames por segundos y modelado exactamente igual que en los Virtual Tennis de consola.

Gráficamente, pues, es espectacular. Y no solo da el pego, si no que como decía destaca especialmente la fluidez de las animaciones y los efectos de luz, las transiciones o las animaciones.

El control tiene su miga. Podemos jugar como siempre, con los sticks y los botones, o con la pantalla táctil. Si optamos por lo segundo podremos lanzar cada golpe haciendo distintos gestos. Y, además, nos dejan jugar a versus en una misma consola simplemente diviendo la pantalla en dos y poniéndonos uno en cada lado -eso lo hemos visto en algunos juegos de iPhone, por ejemplo-.

Me gusta que se aprovechen las oportunidades que brinda la tecnología de Vita pero que también permitan jugar como siempre.

LittleBigPlanet

Este es quizás el que mejor utiliza las novedades del hardware: giroscopio, acelerómetro, pantalla táctil delantera y trasera... la mayoría de los puzzles que probamos estaban diseñados para ser resueltos aprovechando todo esto. Por ejemplo, había un momento en el que había una serie de cajas metidas en la pared y debíamos sacarlas. ¿Cómo? Pues evidentemente pasando el dedo por detrás de la consola y empujándolas.

Lo que más me llama la atención, aunque no pudimos probarlo, es el editor de niveles. Posiblemente, por lo que nos comentaron, ira muy en esa línea, de poder asignar acciones a botones, inclinaciones... pero también la forma de diseñarlos variará, y en vez de jugar con los sticks podremos colocar e interactuar con cada pieza con los dedos. Ahí sí que veo una mejora en la usabilidad bastante importante.

Los gráficos, las animaciones, el sonido... para qué decirlo, igual o mejor que en PS3.

Acerca del autor

Xavi Robles

Xavi Robles

Eurogamer.es Managing Director

Xavi es el director de Eurogamer España y lleva analizando juegos desde hace más de 10 años. Se le dan especialmente bien los shooters y los juegos deportivos pero le da caña a todo lo que se le ponga por delante. Puedes seguirlo en Twitter: @xavirobles