Hace poco tuvimos acceso a la beta de Football Manager Live, el nuevo juego de gestión futbolística de los maestros de Sports Interactive. Y las sensaciones no es que sean buenas, son tremendas: prevemos muchas noches en vela dirigiendo a nuestro equipo hacia la victoria.

La idea es simple. Se trata de transportar el universo de los Football Manager convencionales al formato de juego multijugador masivo por internet. El planteamiento, por tanto, es el siguiente: entras en uno de los universos del juego, en los que habrá miles de usuarios, y creas un equipo. Con el nombre que quieras, con el uniforme que más te guste. Luego decides qué atributos quieres potenciarte: ser bueno en tácticas, ojeando, en finanzas… tú verás qué se te da mejor. Y, finalmente, fichas.

Este paso es importante. De hecho, marcará para siempre tu devenir en esa partida. Si eres del género vago, hay la opción de que la IA elija por ti un equipo. Tienes tanto dinero y le dices que te lo quieres gastar en tantos porteros, tantos defensas, medios y delanteros. Y ella solita busca en la base de datos las opciones más interesantes. También es posible, si eres de los nuestros, buscar a ver si están disponibles aquellas perlitas que sabes que salen baratas pero que rinden de lujo. Sí, efectivamente, los jugadores de Football Manager Live de verdad. Ese vecino que juega en Segunda B sale en el juego. Y ese surafricano que viste en ese programa de fútbol internacional también. De todos modos, si acabas contratando a jugadores que no conoces de nada, no te preocupes. Busca su nombre en YouTube y seguro que sale. Es genial poder ponerles cara y ver cómo juegan. Desde ese momento empiezas a sentirte plenamente implicado con tu equipo.

El día a día del entrenador

Una vez dentro, has de unirte a una de las organizaciones. Son, digamos, las distintas federaciones. Cada una de ellas se adapta a las distintas disponibilidades horarias de los jugadores: unas para los que pueden estar dándolo al ratón todo el día, otras para los que sólo pueden jugar los fines de semana, etc. Hay muchas. Pero una vez elijas la que más te convenga, tendrás que cumplir: el hecho de no conectarte cuando te toca se penalizará con un castigo económico. Si no estás, la IA controlará por ti el equipo.

1

Además de estas competiciones oficiales, también existen pequeñas copas que puede crear cualquier usuario. El administrador de esa competición tendrá libertad para limitar el número de equipos, los partidos que se disputarán y un posible pago por entrar, que luego se convierte en premio para los ganadores.

Es importante, también, cuidar tu formación. Hay una pantalla de habilidades con una serie de ítems que puedes potenciar. Pongamos, por ejemplo, la táctica. Al principio empiezas siendo un entrenador más malo que las guindillas con mermelada. Pero puedes mejorar entrenando varios aspectos, que a su vez desbloquearán nuevas opciones para tu equipo: la táctica del fuera de juego, desmarques, hombre de destino, tipos de pases… y lo mismo en la parte financiera, en la secretaría técnica, etc. Cada habilidad cuesta, solamente, tiempo. Las más valoradas requerirán varios días y las más simples unas horas. El orden en el que mejoras cada apartado depende de ti. Piénsatelo bien, porque pinta como un aspecto fundamental.

Acerca del autor

Xavi Robles

Xavi Robles

Eurogamer.es Managing Director

Xavi es el director de Eurogamer España y lleva analizando juegos desde hace más de 10 años. Se le dan especialmente bien los shooters y los juegos deportivos pero le da caña a todo lo que se le ponga por delante. Puedes seguirlo en Twitter: @xavirobles