La Radeon RX 590 es la primera tarjeta gráfica de AMD fabricada con un proceso de 12nm, lo cual le permite alcanzar velocidades de reloj significativamente más rápidas que la RX 580 de 14nm. Sin embargo, esto conlleva un coste en forma de un aumento de 40W en el consumo y un precio más alto: 279 dólares para la RX 590 frente a los 229 dólares de la RX 580. En este artículo os vamos a mostrar qué tal rinde la nueva RX 590 frente a sus competidoras más cercanas.

La RX 590 viene a ocupar el hueco entre la RX 580 y la Vega 56 dentro del catálogo de AMD, logrando un sólido rendimiento a 1080p con potencia sobrante para jugar con el detalle al máximo o buscar un frame-rate más alto sin cargar con el coste y las características de los chips Vega. También esperamos que mejore el rendimiento a 1440p, aunque los mejores modelos de la RX 580 solo conseguían frame-rates al nivel de las consolas en los títulos más exigentes. En lo que respecta a la gama de Nvidia, la RX 590 debería ofrecer un rendimiento superior al de la GTX 1060 de 6GB sin hacer sombra al siguiente modelo, la GTX 1070.

¿Cuál es exactamente la diferencia entre la RX 590 y la RX 580? Lo cierto es que no hay mucha. Aunque el proceso a 12nm permite a la RX 590 funcionar con frecuencias más altas que la RX 580 (1545MHz frente a 1340MHz), las dos tarjetas tienen el mismo número de unidades de computación, shaders y memoria. La única diferencia es que estas altas frecuencias exigen más energía, con lo cual el TDP de la nueva tarjeta pasa de 185W a 225W. Está claro que AMD buscaba ofrecer una nueva tarjeta con una inversión mínima de tiempo y recursos, y aumentar las frecuencias manteniendo el mismo diseño general es una forma muy eficiente de hacerlo.

AMD no está fabricando ningún modelo de referencia propio con la RX 590, así que probaremos un diseño personalizado creado por uno de sus partners. AMD nos envió la XFX Fatboy OC+ Edition de la RX 590, un modelo overclockeado que alcanza una velocidad boost de 1580MHz gracias a su ventiladores de 100mm con once aspas y una notable estructura térmica. La tarjeta también apaga los ventiladores en idle para garantizar que es silenciosa en su uso diario. En términos de entradas y salidas, tiene tres puertos DisplayPort 1.4, un HDMI 2.0 y un DVI-D.

Hemos decidido comparar la XFX RX 590 Fatboy con una de las tarjetas RX 580 más potentes del mercado, la Sapphire RX 580 Nitro+ de 8GB. En el lado de Nvidia, la GTX 1060 Founders Edition es la elegida. La velocidad de reloj ligeramente más rápida de las dos tarjetas AMD suponen una ligera ventaja frente al diseño de referencia de Nvidia (podéis asumir que los diseños personalizados de la GTX 1060 de 6GB ofrecerán frame-rates entre un 3% y un 5% más altos que la Founders Edition de nuestras pruebas, una diferencia de unos pocos frames a 60FPS).

También vale la pena mencionar el hardware que estamos usando en nuestro equipo de pruebas, ya que es un poco distinto al habitual. Mantenemos el Core i7 8700K a 4.7GHz, para garantizar que la CPU no produce un cuello de botella, pero el ventilador de la CPU, la fuente de alimentación, la caja y el entorno de pruebas son diferentes. Es por ello que los resultados no deberían compararse con los obtenidos en anteriores artículos de Digital Foundry, y debéis centraros en las diferencias entre las tarjetas usadas en este artículo.

Una vez hechas estas aclaraciones, pasemos a los resultados de nuestras pruebas con diez juegos recientes y populares, centrándonos en 1080p - la resolución más popular en PC en el momento de escribir estas líneas. Buscamos al menos 60FPS en los títulos más exigentes con el detalle al máximo en esta resolución, al menos 90FPS en los títulos mejor optimizados y más de 120FPS en los títulos más antiguos que suelen jugarse en eSports.

1920x1080 (1080p) RX 590 8GB RX 580 8GB GTX 1060 6GB
Counter-Strike: GO, Muy Alto, 8x MSAA, 16x AF 303 295 294
The Division, DX12, Ultra 72.3 67.3 61.6
Forza Horizon 4, Ultra 89 85 72
Ghost Recon Wildlands, Ultra, TAA 42.5 39.7 39.6
PlayerUnknown's Battlegrounds, Ultra 91 86 72
Rise of the Tomb Raider, DX12, Muy Alto, SMAA 86.2 80.7 76.1
Rocket League, Alto, MLAA 220 212 204
Shadow of the Tomb Raider, DX12, Más Alto, TAA 64 61 51
World of Tanks Encore, Ultra, TSSAA HQ 104.7 99.0 105.3
The Witcher 3, Ultra, Hairworks Off, PP Medio 89 85 77

Nota: En Rise of the Tomb Raider se usa el preset Muy Alto con las texturas en Alto.

En las pruebas a 1080p la tendencia es muy clara: la RX 590 ofrece una mejora pequeña pero evidente respecto a la RX 580, con un aumento de entre el 3% y el 7% en el rendimiento. Las mayores diferencias se aprecian en los títulos más exigentes, como The Division o Ghost Recon Wildlands, donde el aumento de la velocidad de reloj de la RX 590 se nota más. En estas pruebas observamos un diferencial de rendimiento de alrededor del 5%. También es necesario matizar que las dos tarjetas probadas no son exactamente equivalentes; la Nitro+ es la RX 580 más rápida que puedes comprar, mientras que la Fatboy estaría más cerca de lo que consideraríamos la gama media.

Las diferencias se agrandan si comparas la RX 590 con la GTX 1060. Aquí la tarjeta de Nvidia solo vence en una prueba - el benchmark de World of Tanks Encore parece beneficiar mucho al hardware de Nvidia - pero se queda por detrás en las demás. En The Division la RX 590 tiene una ventaja del 17%, mientras que en Forza Horizon 4 aumenta hasta el 24%. Sin embargo, el mayor impacto se aprecia en PlayerUnknown's Battlegrounds, donde la RX 590 supera en un 26% a su rival y ofrece una ventaja de la que se pueden beneficiar los usuarios de monitores de 100Hz o más. Una vez más insistimos en que una GTX 1060 de 6GB a más velocidad puede reducir estas diferencias, pero no lo suficiente como para hacer que la tarjeta de Nvidia sea la mejor opción.

Aunque las diferencias entre estas tres tarjetas se notan a 1080p, hay dos situaciones en las que no verás un gran cambio. Primero están los juegos típicos de eSports, que a menudo funcionan con frame-rates mucho mayores y por lo tanto dependen más de la CPU. Mirando Counter-Strike: Global Offensive o Rocket League puedes apreciar que la diferencia entre las tres tarjetas es microscópica gracias a nuestro i7-8700K overclockeado. Ocurre algo parecido en el otro lado del espectro, con nuestro benchmark más exigente: Ghost Recon Wildlands. En este caso, aunque los frame-rates difieren entre la RX 580 y la RX 590, el efecto es de solo unos frames por segundo, con lo cual ganarás más trasteando con las opciones gráficas que cambiando de tarjeta.

2560x1440 (1440p) RX 590 8GB RX 580 8GB GTX 1060 6GB
Counter-Strike: GO, Muy Alto, 8x MSAA, 16x AF 220 214 206
The Division, DX12, Ultra 52.7 49.5 41.8
Forza Horizon 4, Ultra 73 69 59
Ghost Recon Wildlands, Ultra, TAA 32.1 31.1 30.1
PlayerUnknown's Battlegrounds, Ultra 66 62 52
Rise of the Tomb Raider, DX12, Muy Alto, SMAA 57.6 54.5 49.3
Rocket League, Alto, MLAA 137 133 124
Shadow of the Tomb Raider, DX12, Más Alto, TAA 43 41 33
World of Tanks Encore, Ultra, TSSAA HQ 69.2 65.1 67.8
The Witcher 3, Ultra, Hairworks Off, PP Medio 65 62 55

Nota: En Rise of the Tomb Raider se usa el preset Muy Alto con las texturas en Alto.

Aunque la razón de ser de la GTX 1060, la RX 580 y la RX 590 está en el juego a 1080p, las tres tarjetas pueden funcionar bien a 1440p si estás dispuesto a sacrificar algo de calidad gráfica reduciendo algunas opciones en los juegos más exigentes. No hemos tocado ninguna opción en estas pruebas, pero puedes ver que algunas tarjetas se alejan más de los 60FPS en títulos recientes que otras.

En concreto, hay una diferencia más obvia entre la GTX 1060 y la RX 580 que entre la RX 580 y la RX 590. Forza Horizon 4, PlayerUnknown's Battlegrounds y The Witcher 3: Wild Hunt funcionan por debajo de los 60FPS en la GTX 1060, pero están un poquito por encima de dicha cifra en las tarjetas de AMD. Existe una diferencia similar en The Division, donde el rendimiento aumenta un 26% si pasas de la GTX 1060 a la RX 590. Los juegos modernos que funcionan con DirectX 12 suelen mostrar las mejoras más grandes, pero AMD se mantiene también competitiva con los viejos juegos que usan DirectX 11.

Con los resultados en la mano queda claro que la RX 590 ofrece una pequeña pero evidente mejora respecto a la RX 580 y la GTX 1060 en casi todos los juegos que hemos probado, con la mayor diferencia en los títulos recientes que usan DirectX 12. Sin embargo, no está del todo claro que los partners de AMD vayan a vender la RX 590 a su precio recomendado, y también está por ver qué pasa con los precios de los modelos existentes de la GTX 1060 de 6GB y de la RX 580. Asumiendo que los precios sean los que deben ser y que la RX 590 se venda realmente por 279 dólares, la nueva tarjeta ofrece un rendimiento notablemente superior al de la GTX 1060 de 6GB por un precio ligeramente mayor. Sin embargo, ahora mismo la tarjeta con mejor relación calidad-precio para jugar a 1080p sigue siendo la RX 580, con muchas tarjetas costando alrededor de los 200 dólares (o menos) con un rendimiento entre el 90% y el 95% del que tiene la nueva RX 590.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Will Judd

Will Judd

Senior Staff Writer, Digital Foundry

A bizarre British-American hybrid, Will turns caffeine into technology articles through a little-known process called 'writing'. His favourite games are Counter-Strike, StarCraft and Fallout 2.

Más artículos de Will Judd

Comentarios (1)

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos

Contenido relacionado