Masahiro Sakurai, padre de Super Smash Bros., ha contado en su columna de la revista Famitsu el proceso de desarrollo de los últimos juegos de la serie para Wii U y 3DS, y como era de esperar el creativo no ha tenido vida.

Según Sakurai había jornadas en las que tenía que trabajar cuarenta horas seguidas, y otras en las que apenas descansaba cuatro horas al día.

"Hacer cosas como estas tiene su precio," dice Sakurai. "Desarrollar Super Smash Bros. puede destruir gran parte de tu vida privada. Muchas veces consideré dejar parte del trabajo a otra persona, pero había muchas cosas para ver y gestionar. El resultado de eso fue trabajar desde la mañana hasta altas horas de la madrugada, y hasta los fines de semana y días festivos."

"Casi no tenía tiempo libre, y mucho menos para dedicarlo a jugar a otros juegos," afirma Sakurai, quien también comenta que durante el desarrollo de Super Smash Bros. Melee trabajó trece meses seguidos sin un único día de descanso, aunque siente que esta vez ha sido peor debido a que ha tenido que desarrollar dos versiones del juego.

"Ya no soy un joven, no puedo esforzarme de la misma forma que antes, pero siento que la cantidad de características en el juego es mucho mayor esta vez. Mi rutina era intentar completar mi trabajo diario mientras realizaba esfuerzos para mantener mi salud, pero al final hubo días en los que trabajé hasta cuarenta horas seguidas o me iba a casa a descansar solo cuatro horas."

A pesar de eso, Sakurai asegura que su estado de ánimo es robusto y que mantiene una actitud positiva. También agradece la oportunidad de haber podido trabajar con muchos de los personajes más icónicos de nuestra industria.

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.

Más artículos de Borja Pavón