A pesar del título del artículo, no voy a hablar de ponerle cola a Chun-li o pechos a Mario, sino de esos casos en los que una desarrolladora tiene la genial - o no - idea de dar una vuelta de tuerca a una saga. Un cambio de rumbo del título, llevándolo a otro género diferente, lo que hace que el seguidor incondicional de la saga, al más puro estilo Misery, diga: "soy el fan número uno y esta es mi saga así que no quiero que la toques".

Hay muchos caminos que llevan al cambio de género. En algunos casos, la franquicia se acerca a otro género mediante un spin-off (Mass Effect Infiltrator para iOS o Halo Wars en 360). En otros, se reúnen personajes de diferentes franquicias, o se colocan en otro escenario diferente al original, resultando en cameos que suelen dar juegos cuanto menos interesantes y con mayor o menor éxito, dependiendo muchas veces del carisma de los personajes incluidos. Ejemplos los tenemos en los míticos Mario Kart o Smash Bros. de Nintendo, el añejo Crash Team Racing o el futuro PlayStation All-Stars Battle Royale de Sony. Tampoco hay que olvidar los juegos de lucha que reúnen personajes de otros títulos, como la serie Marvel Vs. Capcom o Tatsunoko Vs. Capcom.

Podemos hablar incluso de franquicias que, en un principio, nada tuvieron que ver con los videojuegos; pues venían del cine o la televisión, como es el caso de Star Wars, Indiana Jones o Star Trek; cuyo paso por el entretenimiento interactivo ha ido tocando prácticamente la totalidad de géneros, dándonos joyas como las inspiradas aventuras gráficas de Star Trek e Indiana Jones, magníficos juegos de rol como Kights of the Old Republic o memorables shooters como Dark Forces o Jedi Knight.

Admitamos que, muchas veces, esto del cambio de género se produce con el objetivo de "exprimir a la gallina de huevos de oro" y, a veces, funciona y gusta a la mayoría - incluidos los fans -, y me remito a los ejemplos anteriores. Pero, otras veces, no, y es entonces cuando los fans encienden antorchas y ponen rumbo a las oficinas de la desarrolladora de rigor. Bueno, en el fondo sólo patalean en foros y redes sociales, ya sabéis, "rebeldía 2.0" que llaman a eso. Los fans más acérrimos, seguidores de la franquicia desde sus inicios y que han crecido con ella como jugones, llegan a un punto en el que interiorizan tanto la saga que sienten que son, en parte, creadores y dueños de la misma, y por tanto se sienten atacados cuando la compañía, verdadera dueña del juego, hace algo que no entra dentro de sus esquemas y les provoca una sensación de desazón y rabia. Párate a pensar un momento, fan de una saga cualquiera. La compañía que desarrolla el juego es una empresa y, como tal, nos guste o no, lo que quiere es ganar pasta. Y si para eso tiene que convertir tu survival horror favorito en un shooter lo va a hacer.

Hablemos de Resident Evil 6 y de sus análisis en los medios (un 6/10 respaldado por la casi totalidad de los comentarios), los cuales han sido una mezcla de malas críticas hechas - muy posiblemente - por fans de toda la vida de la saga, y por otro lado muy buenas críticas hechas - posiblemente - por personas que han valorado el juego en sí, si es divertido o no, sin más. Los números no engañan y, de momento en Japón, ya ha sido todo un éxito de ventas. Por cierto, es muy significativo que el artículo indicando el éxito de ventas no tenga ningún comentario. Tapar bocas llamo yo a eso. Desde el punto de vista empresarial, Capcom ha acertado y esto va a hacer que sea realmente difícil que la serie regular vuelva a sus orígenes de survival algún día.

Algo parecido se está fraguando con Silent Hill: Book of Memories para PS Vita. Todavía no ha salido en Europa pero ya ha sido analizado por medios extranjeros cosechando una oleada de críticas. Si bien técnicamente, por lo que se lee en los análisis, no es para tirar cohetes, donde más palos se ha llevado ha sido por no ser un Silent Hill al uso. Pasa del survival y se convierte en un Action RPG, y por eso le ha bajado nota en los análisis, y no digamos ya en la nota de los usuarios. Es difícil que venda mucho (más por la plataforma elegida que por el juego en sí), por lo que este cambio de género no es, ni mucho menos, definitivo.

Pero cuidado, que también hay casos de cambios más que sustanciales en el género de un juego que han tenido éxito. Castlevania: Lords of Shadow, desarrollado por MercurySteam, es un buen ejemplo. Pasamos del Castlevania clásico de plataformas y scroll lateral que teníamos en clásicos a un hack&slash al más puro estilo God of War. Y leches, nadie con dos dedos de frente puede negar que es un auténtico juegazo de por sí, independientemente de la licencia de Konami que está detrás.

No hay una conclusión clara al tema. Somos humanos y está claro que si tocan a una de nuestras sagas para convertirla al género de moda, de primeras, no vamos a dar saltos de alegría. Quizás debamos mantener la mente un poco más abierta y valorar los juegos por lo que ofrecen. Los Larry sin Al Lowe eran, siendo objetivos, "mierdacas" bien grandes que nada o poco tenían que ver con una aventura gráfica, pero nadie puede negar que Resident Evil 5, con sus defectos, fue un buen juego.

Acerca del autor

Iskhendar

Iskhendar

Colaborador