Eurogamer.es

Probamos a fondo el parche de The Witcher 3 para Xbox One X

Incluye un modo 4K y uno de rendimiento.

El parche para Xbox One X de The Witcher 3 ofrece más de lo que esperábamos. En esta esperada actualización para la aventura de Geralt de Rivia se añaden dos nuevas opciones: un modo 4K que pone énfasis en alcanzar una resolución nativa de 3840x2160 a 30FPS, con escalado dinámico de resolución para garantizar una experiencia consistente, y un sorprendente modo de rendimiento que prioriza la jugabilidad a 60FPS, con una resolución mucho menor. Sobre el papel esta debería ser la versión definitiva para consolas del juego de CD Projekt Red, pero ¿cómo resulta la comparación con el parche para PlayStation 4 Pro publicado hace un par de meses?

Empecemos hablando de números. El modo 4K es ambicioso al considerar que la Xbox One estándar movía el juego a 1600x900. En el caso de Xbox One X obtenemos una gran mejora al renderizar en este modo, y aunque está limitado a 30FPS el motor es capaz de alcanzar 3840x2160 en las áreas menos exigentes. Si miras al cielo, te mueves por interiores o explorar los escenarios que consumen menos potencia de la GPU, el juego nunca se ha visto más nítido. Sin embargo, el precio a pagar son bajadas de resolución en las zonas más intensivas. Por ejemplo, al galopar por Crookback Bog -una zona conocida por su impacto en el rendimiento del juego- la resolución se reduce a 3200x1800.

Aun así el resultado sigue siendo impresionante. Aunque es posible que baje incluso un poco más (estamos ante un enorme mundo abierto con multitud de posibles situaciones), oscilar entre 1800p y 2160p entra dentro del margen que ofrece una imagen excelente en una pantalla 4K. PlayStation 4 Pro, en cambio, utiliza un método checkerboard para ofrecer imagen 4K; al compararla con la salida nativa de Xbox One X la solución con checkerboarding funciona de forma brillante y la única pega es un efecto de punteado en los bordes que se mueven, un efecto que en gran medida se mitiga gracias al motion blur.

Otra curiosidad del enfoque en PlayStation 4 Pro es la aparente falta de anti-aliasing por post-proceso. Xbox One X, en cambio, añade una pasada extra para ofrecer un resultado más limpio (aunque también más suave), y esto coloca a la consola de Microsoft por delante en términos de calidad de imagen. En cualquier caso, lo cierto es que los usuarios de ambas máquinas obtienen grandes resultados en pantallas UHD, con super-sampling para aquellos que posean un televisor 1080p.

Pero este parche es mucho más que un simple aumento de resolución. En su blog, los desarrolladores de CD Projekt Red detallan otras mejoras visuales, exclusivas del modo 4K. Entre ellas está una oclusión ambiental mejorada, optimización en sombreado y texturas y un preset de calidad similar al de PlayStation 4 Pro. Hay, sin embargo, una excepción: Xbox One X usa una opción de mayor calidad para las sombras, con contornos más nítidos en la lejanía. Excepto por el checkerboarding, el resto de características gráficas es más o menos igual en ambas máquinas.

En lo que respecta al gameplay, es justo decir que Xbox One X se hace con la delantera con un extra de rendimiento. En el modo 4K puntos clave de estrés como Crookback Bog o el pueblo de Heatherton funcionan a 30FPS perfectos en Xbox One X. Es difícil ver caídas por debajo de esta cifra incluso en escenarios ricos en detalle como Novigrado, lo cual demuestra que a la consola aún le queda potencia libre. Teniendo en cuenta que en PlayStation 4 Pro por la zona de Crookback te movías a 25FPS estables, queda claro que el modo 4K de Xbox One X ofrece la mejor experiencia con The Witcher 3 fuera de un PC.

El nuevo modo de rendimiento para Xbox One X, por su parte, no es un éxito tan rotundo, pero sigue valiendo la pena como opción. La idea es simple: contener la resolución en una cifra menor y tratar de alcanzar en su lugar los 60FPS. En esta configuración visual el filtrado de texturas se ve penalizado respecto al modo 4K así como la presentación de las sombras, pero por lo demás ambos modos tienen la misma calidad en sus recursos, distancias de dibujado y efectos. La principal diferencia es la resolución.

Xbox One X Modo 4KXbox One X Modo RendimientoPlayStation 4 Pro

Xbox One X ofrece dos modos. El primer es un modo 4K dinámico con picos de 3840x2160 y 30FPS, aunque hay caídas en la resolución hasta 3200x1800. El otro modo, de rendimiento, funciona entre 1920x1080 y 2368x1332, con penalización en la calidad de imagen para buscar los 60FPS. La técnica 4K con checkerboarding de la versión PS4 Pro aguanta el tipo en estas capturas estáticas, pero curiosamente pierde el anti-aliasing por post-proceso de Xbox One X.

Xbox One X Modo 4KXbox One X Modo RendimientoPlayStation 4 Pro

La calidad de las sombras mejora en Xbox One X. Las opciones visuales de PlayStation 4 Pro son iguales en términos de distancia de dibujado y efectos, pero la resolución del sombreado (parte inferior izquierda) es inferior a la de la consola de Microsoft.

Xbox One X Modo 4KXbox One X Modo RendimientoPlayStation 4 Pro

La oclusión ambiental en Xbox One X es igual que la que se mejoró con el parche de PlayStation 4 Pro.

Xbox One X Modo 4KXbox One X Modo RendimientoPlayStation 4 Pro

No hay diferencias en los efectos de las dos versiones de Xbox One X o en la de PlayStation 4 Pro.

Xbox One X Modo 4KXbox One X Modo RendimientoPlayStation 4 Pro

El filtrado de texturas en el modo rendimiento es visiblemente peor que el del modo 4K de Xbox One X. Por lo demás, los recursos son idénticos.

Xbox One X Modo 4KXbox One X Modo RendimientoPlayStation 4 Pro

Una última captura para ilustrar la diferencia en la calidad de imagen de detalles como el pelo entre los modos 4K y Rendimiento.

Según los resultados de nuestras pruebas, este modo de rendimiento utiliza 1920x1080 como la resolución más baja, pero aumenta hasta 2368x1332 como máximo (y puede ir más allá en alguna zona que no hayamos podido probar). Afortunadamente la cifra se decanta más por la parte alta, incluso en la compleja ciudad de Novigrado, pero el impacto en la nitidez es evidente cuando lo comparas con el modo 4K. Desde un punto de vista puramente visual este modo es quizás el más indicado para los usuarios que tienen un televisor 1080p:, porque en el mejor de los casos obtienes una imagen con super-sampling y en el peor una resolución exacta a la Full HD nativa de la pantalla.

Pero evidentemente aquí lo interesante es jugar a 60FPS, y lo cierto es que los resultados son quizás demasiado variables como para justificar la penalización en la calidad de imagen. Al desbloquear el frame-rate en este modo el motor queda libre en Xbox One X, y las limitaciones de la CPU saltan a la vista; ya sean los 35-50FPS en Novigrado o los 50-60FPS en Crookback Bog, queda claro que el hardware no es el ideal para este juego. Eso no significa que el modo rendimiento sea malo, porque la opción de jugar determinados segmentos del juego a 60FPS es casi una revelación. El enfrentamiento contra el Grifo, por ejemplo, es una experiencia mucho más suave, con tan solo algunas caídas al rodar por el suelo. Será interesante probar este juego con un monitor FreeSync cuando volvamos a la oficina en enero.

Este modo de rendimiento puede que sea un experimento, uno con tantos éxitos como fracasos a la hora de alcanzar su objetivo, y es por ello que nuestro consejo es optar por el modo 4K para obtener una mayor consistencia. Sin embargo, ofrecer un modo de rendimiento es un movimiento interesante por parte de CD Projekt Red, uno que esperamos se extienda a PlayStation 4 Pro con el próximo parche (el cual también añadirá soporte HDR, hasta ahora solo presente en Xbox One X). Sería fascinante ver el perfil de rendimiento de PlayStation 4 Pro sin el bloqueo de frame-rate, la verdad.

Con sus impresionantes resultados a 4K, el soporte HDR y su modo alternativo de rendimiento, esta actualización es puro fan service por parte de los desarrolladores para uno de los mejores y más queridos títulos de esta generación. Habíamos especulado con los posibles resultados en varias ocasiones, y en muchos aspectos el resultado final ha superado nuestras expectativas. La configuración con 4K dinámico y mejoras visuales supera lo visto anteriormente en PlayStation 4 Pro, y conseguirlo además sin comprometer el rendimiento es algo digno de aplauso. Hace un mes dijimos que la consola de Sony poseía la mejor versión para consolas de The Witcher 3, pero tras este parche ese honor pasa ahora a la máquina de Microsoft.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Comentarios (3)

Crea una cuenta

O