Eurogamer.es

Análisis de rendimiento del parche para PS4 Pro de Dark Souls III

Mejoras en el frame-rate, pero lejos de los deseados 60FPS.

Es lo que habíamos esperado durante mucho tiempo. De hecho, cuando la PlayStation 4 Pro todavía se conocía como Neo, Dark Souls III y Bloodborne ya eran dos de los títulos más deseados dentro de la lista de posibles parches para la nueva y potente consola de Sony. Meses más tarde From Software por fin ha actualizado el juego para aprovechar PlayStation 4 Pro como parte de la nueva versión 1.11. En ella se prometen "mejoras en el frame-rate", pero... ¿hasta qué punto cumple con ello?

Para empezar, vale la pena fijarse en la elección de palabras de los desarrolladores. No se habla de 60FPS, o de un objetivo claro a la hora de utilizar el hardware de Pro. En segundo lugar, tampoco se menciona ningún otro tipo de mejora, ya se en la resolución o en la calidad gráfica. Basándonos en nuestros análisis de la versión de PC, las mejoras en el código existente serían escasas, porque en el lanzamiento la versión para PlayStation 4 tan solo se quedaba por detrás en lo que respecta a la calidad de las sombras y el motion blur, y este segundo apartado ya se mejoró anteriormente para igualarlo al PC.

Siendo así, lo que obtenemos es exactamente lo que prometen las notas del parche, ni más ni menos. El frame-rate sí aumenta de los 30FPS que tenía en PlayStation 4 a algo que, de media, se sitúa alrededor de los 45FPS. En zonas muy constreñidas, o cuando miras al cielo, sí es posible que se llegue al máximo teórico de 60FPS (el juego utiliza sincronización vertical, con lo cual no puede subir de esa cifra), pero cuando juegas no se alcanza casi nunca. Resumiendo, lo que ha hecho From Software con PlayStation 4 Pro es retirar el limitador de frame-rate y dejar que el juego corra libre hasta encontrar cualquier cuello de botella, ya sea en la CPU, en la GPU, en el ancho de banda de la memoria o incluso en el del almacenamiento.

Cuando probamos en su momento la versión para PC de Dark Souls III, tanto la GTX 970 como la R9 390 podían alcanzar los 60FPS si se combinaban con una CPU decente, con lo cual asumimos que la RX 470 y la RX 480 (lo más parecido que tenemos a la GPU de PlayStation 4 Pro) deberían ser capaces de alcanzar un nivel de rendimiento similar. Sin embargo, en nuestras pruebas el frame-rate mínimo en consola era de 36FPS, durante una escena con muchos efectos de transparencia alpha. También hay muchos tirones al entrar en nuevas zonas. Esto ocurre en la versión de PlayStation 4 estándar, pero al caer de un frame-rate mayor hace que sea aún más obvio en la Pro.

Da la sensación de que From Software ha hecho lo mínimo para aprovechar la PlayStation 4 Pro, así que la pregunta es hasta qué punto esto supone una mejora respecto a la PlayStation 4 normal. Lo cierto es que si el juego original no sufriese grandes tirones por culpa de un frame-pacing inconsistente tendríamos muchas más reservas con los problemas de esta actualización para Pro. Pero aún con el frame-rate variable el parche 1.11 supone una mejora en PS4 Pro, aunque no sea impresionante; la latencia que había con el límite a 30FPS disminuye, lo cual implica que los controles responden un poquito mejor que antes. Los tirones en los movimientos de pantalla, sin embargo, siguen ahí.

Dark Souls III está diseñado para funcionar a 30FPS en consolas, y simplemente desbloqueando el frame-rate no se obtiene la gran mejora en la experiencia que esperaban los usuarios. Arreglar el frame-pacing y aumentar la resolución quizás hubiese sido un mejor uso del hardware de PlayStation 4 Pro, haciendo que el desbloqueo de frame-rate fuese un opción adicional. Esto es algo que From debería considerar de cara al futuro (o a un parche Pro para Bloodborne, que la esperanza nunca se pierde), pero en estos momentos Dark Souls II Scholar of the First Sin en PlayStation 4 Pro con el modo boost activado es la única entrega de la saga en consolas que funciona a 60FPS estables. En el caso de Dark Souls III, si lo que quieres son 60FPS fluidos tu única forma de conseguirlo es, nos tememos, con la versión de PC.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Comentarios (37)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!