Doom Eternal vuelve más brutal que nunca con el impecable DLC The Ancient Gods Part 1

No gods, only slayers.

Hay decisiones de diseño que van muchísimo más allá del impacto que tienen sobre el gameplay o la estética del juego. Algunas son declaraciones de intenciones en sí mismas y otras, como la que se nos presenta nada más empezar esta primera parte de The Ancient Gods - el primer DLC de DOOM ETERNAL -, son atronadores puñetazos sobre una proverbial mesa llena de jugadores resabiados que se creían que Doom Eternal no guardaba secretos para ellos. Es innegable que id Software nos regala unos más que disfrutables diez segundos de paz y prosperidad al comenzar nuestra andadura por las instalaciones marítimas de la UAC. Y también es probable que hayamos escogido una dificultad más bien elevada porque, bueno, ya dominamos en su momento la campaña principal. Así que cuando llegamos a esa base rodeada de un océano embravecido y vemos que nos reciben tres zombies escasos tampoco es que sea una visión muy preocupante. Tres escopetazos, unas Glory Kills marca de la casa, reencontrarnos con la satisfacción de una ejecución bien hecha y a seguir explorando. El problema viene cuando avanzas diez metros dentro de las instalaciones, DOOM ETERNAL tira de la alfombra bajo tus pies, empiezan a salir demonios de todas partes y ya no hay vuelta atrás hasta el final de The Ancient Gods.

Y es que si el modo historia de DOOM ETERNAL era como poner el altavoz del metalero más pasado de rosca al once, The Ancient Gods Part 1 es un bypass que alguien ha instalado en ese mismo altavoz para que podamos seguir subiendo el volumen. Solo así se explica que el Doom Slayer aparezca con todo su arsenal a plena potencia, su armadura esté configurada del mismo modo y que, desde el primer minuto, el asalto demoníaco sea implacable, total y absoluto.

Porque los objetivos, el lore y la historia están ahí, pero en muchas ocasiones los perderemos de vista frente a una sucesión de arenas en las que cada pugna será más dura que la anterior. id Software no tiene ningún reparo en hacer que sudemos tinta con cada encontronazo ya sea encajonándonos en pasillos estrechos con demonios gigantescos o bien dejándonos solos ante el peligro. Claro que donde pone "peligro" pueden leerse muchas cosas. Como por ejemplo tener que avanzar a sangre, fuego y escopeta de dos cañones por una sección plagada de engendros de Satán para descubrir que en la sala adyacente nos esperan dos Merodeadores. Sí, dos. The Ancient Gods tiene una retorcida concepción del dicho "cuantos más seamos, más nos divertiremos" así que veremos duplicado el número de Merodeadores, multiplicado el número de enemigos y, en general, podremos observar - si es que tenemos tiempo - como hasta la soldadesca cuyo destino es nuestra motosierra tiende a tener una densidad de población más elevada que de costumbre. Y más escudos.

Dentro de las filas de la ya mencionada soldadesca demoníaca también habrá un puñado de incorporaciones. Y algunas no serán poca cosa, precisamente. Pese a que sufriremos los incordios de las nuevas torretas o algún que otro disparo de algún émulo angelical, será al enfrentarnos a abominaciones como los espíritus cuando llegarán los añadidos de auténtico calado. Esquivos y capaces de poseer a cualquier enemigo y convertirlo en una bestia imparable, solo se volverán a materializar cuando aniquilemos al poseído y, tras esto, serán vulnerables temporalmente al rayo de plasma antes de volver a sus labores de posesión. Dicho así igual tampoco parece para tanto, pero ahora imaginad que hay un par de Cyberdemons y un espíritu rondando por ahí, resulta que le da por poseer a uno de ellos y cuando se materializa se nos escapa y posee al otro. Oh.

Sin embargo, The Ancient Gods no se limita a lanzarnos oleada tras oleada de demonios para que sean pasto de nuestra fiel escopeta. De haber seguido ese camino, la fórmula se hubiera agotado muy pronto. En este caso, id Software tira de creatividad, mala gaita y saber hacer para meter en la coctelera alguna que otra mecánica nueva, todos los recursos que estableció en DOOM ETERNAL y los nuevos niveles que se presentan en este DLC. Así, se reducen las secciones de plataformeo hasta dejarlas en tramos prácticamente anecdóticos y se amplifica la potencia de los combates jugando con el diseño de los niveles, la visibilidad, el tipo de criaturas o salvajadas tales como colocar tótems cerca de los Merodeadores. Porque no nos llevemos a engaño, aunque exista creatividad e intencionalidad detrás de cada encuentro, lo cierto es que desde el comienzo hasta el final asistiremos a un crescendo constante de violencia y dificultad que le pondrá los pelos de punta al más pintado. Una escalada que culminará en un increíble final que llenará de ganas por jugar la segunda parte a aquellos que terminen este DLC, pero también de horror por imaginar lo que sea que esté perpetrando id Software para superar todo lo que hemos visto en esta primera expansión.

Porque The Ancient Gods Part 1 es un añadido a DOOM ETERNAL que no se limita a soltar piezas de lore e historia dentro de esta nueva encarnación de DOOM. Se permite incluir pinceladas de humor, añadir nuevas mecánicas e incorporar nuevos enemigos pero, principalmente, es un giro de tuerca frente al resto de expansiones que pueblan el mercado actual. The Ancient Gods da por sentado el dominio de todas las mecánicas por parte del jugador y lo suelta en un mundo en el que el asalto es continuo, implacable y sin piedad desde el primer instante. Así, sigue su ya característica estructura de intercalar tramos de avance y arenas de combate, solo que en este caso los primeros quedan reducidos a la mínima expresión y son las segundas las que ocupan la práctica totalidad de un DLC que multiplica la brutalidad y la creatividad de los combates para ofrecer una expansión que, simple y llanamente, es exigente hasta en el modo fácil. The Ancient Gods Part 1 son más cartuchos, más violencia, más Glory Kills y más demonios para la escopeta de DOOM ETERNAL, uno de los llamados a ser juego del año. Jugadlo.

Ir a los comentarios (0)

Acerca del autor

Pablo Casado

Pablo Casado

Colaborador  |  PabCasado

Licenciado en Derecho, compagina sus (des)venturas laborales con las videojuerguistas. Sus pasiones son el hardcore-punk y el heavy metal, su perro Karl Max, el cómic, el cine y los videojuegos. Hace el zángano en el podcast Ocho sobre Diez y en Twitter como @PabCasado.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

The Mix anuncia dos presentaciones de Guerrilla Collective en junio

Desvelarán juegos de estudios "de todos los tamaños".

Manifold Garden llega a PS5 la semana que viene

Será una actualización gratuita para los jugadores de PS4.

Ubisoft expandirá sus grandes franquicias con entregas F2P

Pero aseguran que no abandonarán su calendario de lanzamientos AAA.

Comentarios (0)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos