La excepcional desarrolladora Platinum Games, creadora de títulos como Vanquish, ha asegurado que la versión para PlayStation 3 de Bayonetta es "el mayor fracaso" que ha cometido el estudio.

Dicha versión estuvo envuelta de polémica por la pobre calidad que presentaba frente a la de Xbox 360. Entre los problemas que ofrecía se encontraban un frame-rate inestable, tiempos de carga demasiado largos e incluso problemas en el control.

Ahora Atsushi Inaba, productor de Platinum Games, ha confesado que el estudio se negó a realizar el port de Bayonetta para PS3, por lo que la tarea se trasladó a un estudio interno de Sega, y que se arrepiente de haber tomado esa decisión.

"El mayor error de Platinum, un que realmente no puedo quitarme de la cabeza, es ese port de Bayonetta," se lamenta Inaba. "Entonces no teníamos mucha práctica desarrollando en PS3, y aunque pudimos haberlo hecho... es irrelevante: tomamos la decisión de que no podíamos. Pero echando la vista atrás y viendo el resultado, y especialmente lo que terminó saliendo a la venta, lo considero nuestro mayor fracaso."

Sin embargo, asegura Inaba, el desarrollo de juegos como Vanquish, Anarchy Reigns o el inminente Metal Gear Rising: Revengeance han curtido la práctica de Platinum con la consola de Sony.

"Algo que quiero decir es que no fue un fracaso porque sí," continúa. "Aprendimos que necesitábamos hacernos responsables de todo. Así que en Vanquish desarrollamos nosotros ambas versiones."

"Aprendimos, y aunque no fue un fracaso sin sentido, fue un fracaso ni más ni menos."

Inaba también revela que la desarrolladora tenía un trato con Sega que comprendía el desarrollo de cinco juegos, un trato que terminará con el lanzamiento de Anarchy Reigns.

Entre sus últimas novedades, el estudio estrá trabajando en The Wonderful 101 (anteriormente conocido como P-100) y Bayonetta 2, ambos títulos exclusivos de Wii U.

Juegos de los que hablamos en este artículo

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.

Más artículos de Borja Pavón