Avance E3 2012: NBA Live 13 tiene mucho trabajo por hacer

El regreso de EA al baloncesto no parece tan brillante como prometía.

Ya sabemos la historia de NBA Live: en su edición de 2010 el producto llegó a un nivel de calidad tan bajo que EA decidió cancelarlo. Era ridículo e incomprensible: todas las franquicias deportivas de EA Sports empezaban a pegar el estirón y a apuntar al liderato, y esta no supo evolucionar. Recuerdo especialmente la esperpéntica versión de 2007, con Gasol en la portada, y en el que todas las bandejas iban a tablero y que tenía unas animaciones como para arrancarse los ojos. Hace un año hicieron el amago de cambiarle el nombre a Elite pero tampoco se atrevieron; finalmente, y tras 3 años, parece que ya están listos para volver a la cancha.

Aunque uno podría imaginar que han estado dándole duro durante todo este tiempo la verdad es que me ha sorprendido mucho que comentasen, en la presentación a puerta cerrada en el E3, que solo llevan trabajando con el equipo al completo desde noviembre de 2011. Antes de jugar el partido Celtics contra Miami nos han pasado una serie de diapositivas en las que explicaban cuáles son los pilares de la refundación de la franquicia.

Por un lado está lo que llaman "respuesta instantánea", y que consiste en conseguir que todos los jugadores reaccionen adecuada y rápidamente a lo que pasa a su alrededor. Si vas a tirar y ves que te van a meter un tapón vas a tener tiempo de reacción y podrás rectificar a tiempo, por ejemplo. También se han centrado en potenciar el juego en el poste bajo, ya que dicen que nunca nadie lo ha conseguido tratar con justicia en un videojuego. En NBA Live 2013 se jugará mucho con la vibración. Si alguien te presiona y va a por ti notarás que el mando se mueve, y así será algo más fácil encontrar el momento adecuado para fintar o tirar. Buscan también que eso sea un juego de anticipación: que el defensa presione para que el atacante se piense que le va a entrar y haga su movimiento y, justo después, ir a por él.

1

Quizás lo más interesante sea la colaboración con la ESPN, que ha cedido todo su know how a los especialistas de EA. Han replicado exactamente la forma en la que retransmiten los partidos, colocando las cámaras igual que en una retransmisión deportiva y jugando con las transiciones y las repeticiones de forma dinámica y realista. Los gráficos también han dado un evidente estirón, y se han dedicado a incorporar movimientos especiales y característicos de cada jugador.

Hay una cosa que me ha gustado especialmente. Dicen que actualizarán habitualmente una especie de IA colectiva basada en estadísticas reales y que modificará el comportamiento de cada jugador. Si por ejemplo a Rondo, el base de los Celtics, le da por tirar mucho de tres... pues añadirán esa variable a la base de datos y, una vez que te la descargues, verás que su réplica virtual hace lo mismo.

Excepto esto último, nada de lo que nos han explicado nos ha parecido demasiado novedoso. De hecho hay muchas cosas que NBA 2K ya lleva haciendo durante años y, además, parece que mejor. Aunque el partido que hemos visto era de una versión pre-alpha el juego tenía una cantidad de fallos que, desgraciadamente, nos hace temer lo peor. Las animaciones eran bruscas y poco elegantes, el comportamiento de la IA nos ha parecido temerario, los tiros y regates eran toscos y con poca gracia... y así podría seguir. Parece estar a muchísima distancia de los demás títulos deportivos de EA Sports, que siempre suelen ser excelentes. Eso sí, también hay que decirlo, supondrá una mejora considerable respecto a los últimos NBA Live.

Sí, les quedan unos meses para poder trabajar y acabar de pulirlo, y nunca digas nunca, pero estos meses suelen servir precisamente para eso, para solucionar detalles de última hora y no para arreglar problemas demasiado complejos. De momento nos hemos llevado un pequeño chasco y nos quedamos con la sensación de que el regreso no será tan espectacular como hubiésemos podido imaginar. Ojalá nos equivoquemos, de verdad, y nos metan un triple de fade away, de gancho, sin mirar, en el último segundo e in our face. Lo seguiremos de cerca a ver si nos dan una alegría.

Comentarios (2)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!