Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Hablamos con los pioneros del desarrollo independiente en Kenya

"Desarrollar videojuegos hasta que la muerte nos separe."

¿Queréis saber qué juegos trinufan en Kenya hoy en día?

"Call of Duty," dice Joseph Kariuki cuando hablamos con él vía Skype. "FIFA, por supuesto. Assassin's Creed." Hace una pausa de un segundo, posiblemente perdido en algún lugar de los tejados de Jerusalén, Roma, Boston. "Me encanta Assassin's Creed."

"Super Mario," dice Blaise Kinyua. "Me pasé ese juego con mi hermano Brian y es uno de mis momentos favoritos."

¡Ah! Ahí está Brian, de hecho: "Company of Heroes," dice él. "Cuando jugaba a ese juego relamente sentía que estaba ahí: esa es una forma muy poderosa de contar una historia."

Mario, FIFA: sospechosos habituales. Probablemente debería habérmelo esperado. En parte, la razón por la que estoy hablando con ellos es porque hasta ahora el desarrollo de videojuegos en Kenya no ha dado muchos frutos, pero eso podría empezar a cambiar: Kariuki, los hermanos Kinyua y Herbert Mbuthi formaron un equipo en University of Games, una de las primeras desarrolladoras independientes del país.

De izquierda a derecha: Herbert Mbuthi, Joseph Kariuki, Blaise Kinyua, Brian Kinyua.

¿Están realmente entre los pioneros? ¿Quién más está desarrollando juegos independientes en Kenya? "¡Nadie! No hay nadie," asegura Blaise, uno de los comerciales, entre risas. "Hay algunas desarrolladoras, quizá, pero son equipos muy grandes. Nosotros queríamos que fuera nuestra propia cosa mainstream. Queríamos que fuera algo principal para nosotros, de hecho: nuestro pan y mantequilla. Cuando te levantas por la mañana y besas a tu mujer para despedirte, te vas a crear juegos. Ese es el tipo de cosa que queremos."

El equipo, todos de veintitantos años, se conoció en la universidad hace unos años. "Lo que pasó es que Brian, nuestro programador principal, empezó a desarrollar juegos por su cuenta cuando iba a la escuela," explica Kariuki, el manager del proyecto. "Era como su hobby. A todos nos gustaban mucho los juegos, así que empezamos de esta forma. Hubo una vez en la que nos sentamos en clase y vimos algún tipo de motor para juegos. Vimos lo que la gente hacía con eso y nos apasionó. Pensamos: ¿por qué no vamos a poder crear algo así? ¿Por qué tenemos que ser los que juegan en lugar de los que desarrollan el juego?"

Armado con una subvención para empresarios del gobierno y reforzado por la puesta a punto de sus ahorros, University of Games lo consiguió. Trabajando duro a media jornada en el proyecto, alternando los deberes del desarrollo en los días de trabajo - Blaise, por ejemplo, trabaja en un banco - pero asegurándose de que se encuentran en persona cada viernes, un proyecto llamado Election Thief empezó pronto a tomar forma, un plataformas para dispositivos Android que cuenta con un votante honesto llamado Omu que persigue a un estafador a través de niveles mortales.

Hay que recoger un montón de papeletas.

"Las mecánicas del juego ya existían," dice Blaise. "El tipo saltando de plataforma en plataforma que avanza por la pantalla para alcanzar la meta. Pensamos que una bonita historia añadiría valor a la mecánica."

"Una historia bonita y relevante," exclama Kariuki. Blaise se ríe. "Miramos alrededor y pensamos que en realidad ha habido unas cuantas elecciones en los últimos años - América, Kenya, muchos sitios tienen elecciones. Sentimos que podíamos crear una historia que haría que la gente quisiera jugar al juego, y que a la vez tendría resonancia con lo que sienten hoy en día."

Esto último es importante. En 2007 una elección se saldó con la muerte de 1000 kenianos tras una arranque de violencia en las votaciones. ¿Pudo palparse la tensión previa a las votaciones de este año?

"¡Sí! Oh sí," dice Blaise. "Eso nos motivó bastante también, ya que el juego era realmente una herramienta para hacer llegar el mensaje de paz. Funcionó realmente bien tener un mensaje de paz aleatorio al final de cada nivel que podía compartirse en las redes sociales."

Las elecciones de 2013 parecen haber transcurrido sin problemas, aunque el partido que quedó en segundo lugar ahora ha creado una petición poniendo en duda los resultados. Mientras el equipo de University of Games espera a ver cómo termina la historia, pueden disfrutar del hecho de que su debut ya se ha lanzado al público.

"El lanzamiento fue muy emocionante," dice Kariuki. "¿Has visto Indie Games: The Movie? La parte en la que el tipo explica que es como tener a un hijo que va a la escuela por primera vez. Estás emocionado, pero también asustado: algo como eso. Para mí, ese tipo lo explicó muy bien - sentí exactamente lo mismo cuando lanzamos nuestro juego."

University of Games es un estudio virtual, pero los integrantes se ven las caras al menos una vez a la semana.

"Oficialmente terminamos el juego en febrero, pero seguimos añadiendo actualizaciones basándonos en el feedback que nos llega," añade Blaise. "El desarrollo continúa. A la gente le gusta el juego, pero la pasada semana nos unimos a un foro de desarrolladores hardcore y jugadores en el que recibimos un feedback más objetivo." Se ríe. "Eso ha sido una especie de relación complicada: recibimos más feedback de ellos e implementamos cambios basándonos en eso, también."

Te guste o no, es cierto que los controles de Election Thief pueden ser bastante toscos. Su stick virtual no parece estar en la mejor posición posible y carece de feedback, y el plataformeo puede ser impreciso. Tras hablar, Blaise me informa de que el equipo ya ha descubierto que la gente lo encuentra increíblemente difícil, y el estudio también está intentando arreglar eso. Estas cosas siempre son más complicadas de medir si eres el pionero de la escena indie de todo un país.

A pesar de las aristas que surgen en cualquier proyecto debut, es difícil no sentir que se trata del sueño del desarrollo moderno: tecnología al alcance de todos y plataformas abiertas, lo que significa que el crecimiento del medio puede beneficiarse de nuevos creadores y nuevas perspectivas. ¡Un juego de plataformas sobre papeletas robadas en Kenya! Hace una década nadie hacía juegos así, ¿quién sabe qué será lo próximo?

En otras palabras, Election Thief es solo el principio. "Tenemos que ser positivos," dice Blaise. "En Kenya no hay una comunidad de desarrollo de videojuegos. El feedback que recibimos del foro es en su mayor parte de profesionales. Son desarrolladores profesionales. Son como nuestros profesores y estamos aprendiendo de ellos. En un principio la marginación era uno de nuestros desafíos. Ahora creemos que la comunidad nos ha recibido con los brazos abiertos. Antes de eso, nuestros amigos eran Google y YouTube."

Hablando de Google, ¿cuán grande es Android y el juego en smartphone en Kenya? "La gente lo juega, pero no prevalece tanto," dice Kariuki. "Las comunidades de videojuegos que conozco tratan todas sobre auténticos jugadores de consola," concuerda Brian. "Todavía no hay una comunidad móvil notable, pero está empezando a despertar. Queremos mostrar a la gente el valor de este tipo de cosas. Es muy emocionante y desafiante."

"Y definitivamente también vamos a trabajar en otro proyecto,"·concluye Blaise. "Tenemos una lista muy larga de juegos que queremos desarrollar. Desarrollar videojuegos hasta que la muerte nos separe. Oirás cosas sobre nosotros pronto. Queremos ganarnos la vida creando videojuegos."

Traducción por Borja Pavón.

Etiquetado con

Acerca del autor

Avatar de Christian Donlan

Christian Donlan

Features Editor

Christian Donlan is a features editor for Eurogamer. He is the author of The Unmapped Mind, published as The Inward Empire in the US.

Comentarios

More Artículos

Últimos artículos