Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

El hombre de los 1200 platinos

Superación... y obsesión.

El 9 de abril de 2017, Hakam Karim -más conocido por buena parte del mundo como Hakoom- escuchó un sonido que sacudió su mundo hasta sus cimientos.

Hakoom había pasado las últimas horas desbloqueando el trofeo "Maestro de la Calidad" en Nioh. Es uno bastante difícil: el tipo de trofeo que requiere horas de farmeo, esa clase de trofeo para el cual hay gente que escribe guías. Pero valió la pena, y ese ruido lo demostró. Ese fue el sonido que anunciaba que había desbloqueado el trofeo de platino de Nioh.

Y resulta que el platino de Nioh era también el platino número mil doscientos de Hakoom.

Hakoom, el cazador de trofeos.

Los trofeos, al igual que los logros de Xbox Live, se han convertido en una parte intrínseca del videojuego moderno. Cada juego de PlayStation 4 que sale al mercado tiene su propia lista de trofeos, una lista de tareas definida por los desarrolladores. Los mejores ofrecen un nuevo de vista del juego y de su mundo. Los malos son tareas repetitivas e insulsas. Cuando todos los trofeos de un juego son desbloqueados, obtienes el premio final: el trofeo de platino del mismo.

Debido a su elusiva naturaleza, exigiendo una habilidad excesiva y mucho tiempo, los poseedores de una cuenta con dos cifras de platinos en la PlayStation Network son aún una minoría ocho años después de que Sony hiciese obligatorio que todos los juegos incluyesen trofeos. Pero esto también ha generado una apasionada subcultura hardcore dedicada exclusivamente a obtener este tipo de trofeos.

No os sorprenderá, entonces, que la increíble cifra de Hakoom le sitúe en un grupo muy exclusivo. Solo un puñado de gente ha superado la barrera de los mil platinos, y solo otro jugador, roughdawg4, ha pasado de los mil doscientos. Hakoom ha liderado la carrera por los platinos desde 2009, dejando brevemente la primera posición solo cuando tenía alrededor de doscientos, momento en el que redobló sus esfuerzos y recuperó el liderato.

"Otros usuarios pueden sentir vergüenza por jugar tantos juegos, porque son débiles y no tienen espíritu. Tienen miedo de lo que pueda decirle la gente. Yo no presto atención a todo eso."

Hakoom siempre ha querido ser el mejor. "Tan pronto como leí que se incluirían los trofeos en PlayStation me emocioné", recuerda. "Quería competir y estar entre los diez mejores del mundo. Cuando lo conseguí supe que podía ser el número uno porque desbloqueaba trofeos muy rápido. Me recordó a la época en la que jugaba a MMOs".

Y si eres un cazador de trofeos con ganas de gloria, solo hay un objetivo. "Los platinos destacan en tu perfil", explica Hakoom. "La mayoría de gente mira el contador de platinos antes que todo lo demás. Así que, para mi, los platinos son la parte más importante de tu perfil. Supone una gran diferencia cuando, por ejemplo, tienes diez mil trofeos y doscientos son de platino en vez de cincuenta. Eso demuestra hasta qué punto eres un jugador profesional".

La vida en la cima no es sencilla. Para mantener el liderato Hakoom lo ha jugado todo. Su perfil en la PlayStation Network es, básicamente, una guía completa de toda la biblioteca de juegos para la consola de Sony. No solo cubre títulos japoneses de nicho que no llegarán nunca a Occidente, sino también curiosidades que se publican aquí pero que pasan desapercibidas. Lanzamientos recientes como Eekeemoo: Splinters of the Dark Shard, Mr. Massagy and Albedo: Eyes From Outer Space no te dirán mucho, pero son el día a día de todo cazador de platinos.

Hakoom, claro, ya ha desbloqueado todos los trofeos de los tres.

"No tengo límites a la hora de jugar y conseguir platinos", reconoce. "Juego a los juegos sin parar hasta que saco el platino. Otros usuarios pueden sentir vergüenza por jugar tantos juegos, porque son débiles y no tienen espíritu. Tienen miedo de lo que pueda decirle la gente. Yo no presto atención a todo eso, y eso es lo que hace que brillen los mejores cazadores de logros".

Un ejemplo del que está particularmente orgulloso es Gun Smoke, uno de los títulos que forman parte de la colección Capcom Arcade Cabinet. Pese a que Gun Smoke solo tiene dos trofeos y se puede completar en media hora, el segundo trofeo es increíblemente difícil, exigiendo una partida perfecta enfrentándote a los diez jefes finales del juego. Aún así Hakoom se lo puso como objetivo, con un grado de determinación y obsesión que resulta casi alienígena para la mayoría de jugadores, dedicando dos días y medio jugando sin descanso hasta conseguir ese único trofeo. Eso, evidentemente, genera una pregunta. ¿De dónde saca el tiempo para todo esto?

Cuando le pregunto cuál es su rutina, Hakoom pinta un escenario en el que, valga la redundancia, todo es muy rutinario.

"Voy a trabajar y luego a casa, como y juego unas horas, paso algo de tiempo con mi familia, salgo un ratito, luego vuelvo a jugar y me voy a dormir. "Los jueves vienen amigos a casa y jugamos a juegos multijugador". Hace una pausa. "Es el día en el que desbloqueo menos trofeos".

No suena como el tipo de planificación obsesiva que esperarías del líder mundial en la lista de platinos. Hakoom explica que su trabajo en una gran compañía financiera le da la flexibilidad que necesita, y que se lleva su Vita a trabajar para cuando está aburrido. En ocasiones, incluso se ha llevado su PlayStation 4.

"Por desgracia no hay ningún reconocimiento. Ni siquiera un triste 'gracias' por haber jugado a todos esos juegos en la PSN."

Y la cosa va aún más lejos.

"Incluso cuando estoy durmiendo, a veces dejo la consola encendida con algún juego abierto con un mando turbo con el auto-pulsado de un botón, para ganar puntos o repetir una acción una y otra vez. Así que quizás dedique a jugar entre setenta y ciento veinte horas a la semana".

Hakoom solo juega con PlayStation, y cuando le pregunto sobre Switch me contesta que "no me interesan las otras consolas". Pero aparte de los trofeos de platino, hay otra diferencia fundamental entre cómo recompensa Sony y Microsoft a los jugadores más dedicados, y es una que genera una gran frustración a Hakoom.

El actual líder en la clasificación de GamerScore de Xbox es Stallion83, el cual alcanzó el millón y medio de puntos el pasado mes de marzo.

Como campeón del Gamescore, Xbox ha sido inteligente usándolo como un embajador no oficial de la marca. Larry Hryb, al que todos conoceréis como Major Nelson, ha ido felicitando a Stallion83 cuando cumplía diferentes hitos e incluso lo entrevistó en el canal oficial Xbox Wire poco después del lanzamiento de Xbox One.

Hakoom ha recurrido a medidas extremas -y a algunos juegos bastante raros- en su búsqueda por el platino.

Microsoft ha elevado el status de Stallion83 al de una pseudo-celebridad dentro del mundo del videojuego, calificándolo como un jugador hardcore, una especie de figura aspiracional. La historia de Hakoom, sin embargo, es radicamente distinta.

"Por desgracia no hay ningún reconocimiento", explica Hakoom cuando le pregunto si Sony ha intentado contactar con él. "Ni siquiera un triste 'gracias' por haber jugado a todos esos juegos en la PSN".

"En otras palabras, Sony me ha tratado como a una pared".

Por lo menos los cazadores de platinos se tienen los unos a los otros. Hakoom habla de la amistosa competencia que tiene con roughdawg4, y explica que los principales cazadores suelen jugar juntos en cooperativo, e incluso se ayudan entre ellos para desbloquear los trofeos multijugador.

Pero la ausencia de un reconomiento oficial todavía escuece, una frustración que resulta evidente cuando le pregunto si esta caza de platinos acabará algún día.

"Si tuviese algún tipo de reconocimiento por parte de Sony quizás habría disfrutado más la caza de trofeos, porque tendría el apoyo de una compañía que amo. Pero la compañía no demuestra cariño a su consumidor más leal". La caza de trofeos de Hakoom, en cualquier caso, no parece que vaya a acabar por ahora.

"Querría acabar con ella todos los días, pero estoy demasiado enganchado a los trofeos, así que no puedo", concluye.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Etiquetado con

Comentarios