Skip to main content

Avance de Diablo 3: Eternal Collection para Switch

Probamos el port para la consola híbrida de Nintendo del popular RPG de Blizzard.

Muchas cosas han pasado con Diablo 3 desde su lanzamiento original en 2012. El RPG de acción de Blizzard dio el salto de ordenador a las consolas de la anterior generación y luego a las consolas de nueva (actual) generación, eliminó la despreciada Casa de Subastas y recibió nuevas expansiones, modos, clases de héroe y, lo más importante, monstruos que matar y loot que recoger. Seis años después, ¿puede un nuevo port, en esta ocasión para Nintendo Switch, tentar a los jugadores para que piquen por tercera o incluso cuarta vez? Al fin y al cabo es Diablo 3, con esa satisfactoria mezcla de caza de demonios y búsqueda de loot y disponible para jugar online u offline mientras viajas en el bus hasta el trabajo o la universidad, así que es muy posible.

Hoy hemos podido probar la demo que el público de la Gamescom jugará en el showfloor a lo largo de esta semana. En esta build empiezas en el modo Aventura, introducido por primera vez en la expansión Reaper of Souls (tanto Reaper of Souls como El Despertar del Nigromante se incluyen de serie en el cartucho de la versión para Switch). La demo, de quince minutos de duración, se jugaba en el modo portátil de la consola, y tras elegir a un personaje bien equipado y de nivel setenta de entre las siete clases disponibles, te lanzas a la Gran Falla junto con otros tres jugadores para una partida de multijugador cooperativo. También puedes jugar esta misma sección en el modo Dock y en solitario, algo que hicimos tanto con un Pro Controller como con un Joy-Con. Obviando algún pequeño bug (es una versión bastante temprana) lo que jugamos estaba increíblemente pulido para llevar apenas nueve meses de desarrollo activo. Según uno de los desarrolladores presentes en la sesión, Blizzard "tenía el juego funcionando a los dos meses. Fue realmente muy rápido conseguir que funcionase. Hemos colaborado con Iron Galaxy... y la mayor parte del tiempo se ha dedicado a afinar el juego, a asegurarnos de que los botones dan la sensación adecuada y que los golpes se producen en el lugar correcto". Iron Galaxy, por cierto, es el estudio especializado en ports que se encargó, por ejemplo, de llevar Skyrim a Switch.

Diablo 3 en Switch. Sigue siendo gloriosamente caótico.

El cooperativo sigue siendo un bello lío de hechizos, efectos y explosiones de color. Diablo 3 siempre ha sido un juego visualmente muy recargado, especialmente cuando cuatro jugadores destrozan objetos uno al lado del otro, pero la pequeña pantalla de Switch no hace que las cosas sean más difíciles de distinguir que antes. De hecho, todo se siente bastante familiar, y como alguien que ha jugado a Diablo 3 sobre todo en PlayStation 4, no tardé nada en adaptarme a la portátil. Blizzard ya ha confirmado que el juego funciona con una resolución de 960p en modo Dock y de 720p en modo Portátil, pero durante la demo de hoy los desarrolladores explicaban que para que el juego se mueva a 60FPS y que "el hardware sea capaz de gestionar todo lo que intenta hacer el juego" han reducido ligeramente algunas características visuales como la iluminación bloom o los efectos de partículas. Ellos mismos, sin embargo, nos aseguran que la diferencia es mínima, que se reduce "a algunos grandes efectos, pero todos los recursos principales siguen aquí, solo que se reduce un poco el bloom y ese tipo de cosas".

La diferencia es bastante sutil, y honestamente la idea de poder jugar a Diablo 3 en un vuelo de larga distancia, en el autobús o en la sala de espera del médico es compensación más que suficiente para la mayoría de jugadores. Para ayudar en esa transición, Blizzard también ha añadido algunos pequeños atajos para los jugadores experimentados que no quieran volver a repetir la historia del juego, y ahora ya no tienes que completar la campaña para desbloquear el Modo Aventura, por ejemplo. Dicho esto, no habrá posibilidad de usar las partidas guardadas de/en otras plataformas, lo cual es una pena.

El cooperativo online es el único modo de juego que requiere una suscripción al servicio online de Nintendo.

Siempre resulta extraño utilizar un personaje creado por otra persona, y aunque la demo no permite trastear con las habilidades, el equipamiento o cualquiera de las otras características de microgestión que hacen tan atractivo a Diablo 3, la experiencia principal es exactamente la que querrías para jugar en una portátil. Lo único que me preocupa es que no resulta cómodo jugar solo con un Joy-Con, lo cual puede ser problemático para los jugadores que quieran jugar en la misma consola al mismo tiempo. Responde bien y funciona, pero la ausencia de un segundo stick no parece la forma más óptima o cómoda de hacer las cosas, y esto os lo dice alguien con las manos pequeñas. Blizzard insiste en que sigues teniendo las mismas opciones a tu disposición, solo que se han optimizado para la plataforma con esta configuración específica. "Adaptarse al uso de un solo Joy-Con era una iteración de los botones, pero siguen estando ahí", explican.

Un detalle que no estaba del todo claro cuando se anunció el juego la semana pasada es para qué necesitarían realmente los jugadores el servicio de suscripción Nintendo Switch Online. He podido hablar con el productor senior Pete Stilwell al respecto, y me ha explicado que "la única cosa para la que necesitas NSO es para el aspecto multijugador del juego, para jugar con otra gente. Cosas como las temporadas, las tablas de clasificación, los retos de las fallas, el envío de correos, las partidas guardadas en la nube y todo lo que quieras hacer excepto el matchmaking, puedes hacerlo sin NSO". Buenas noticias.

Esta demo es breve y bastante restrictiva, pero suficiente para recordarnos por qué hemos dedicado tantas horas a las anteriores iteraciones de Diablo 3. La versión para Switch se juega exactamente como esperarías de una colaboración entre Blizzard e Iron Galaxy, y es muy sólida. Realmente, la experiencia central de Diablo 3 siempre ha sido perfecta para Switch, un juego que puedes coger y jugar en solitario durante diez minutos o durante tres horas con unos cuantos amigos, y acabar satisfecho en ambos casos.


Traducción por Josep Maria Sempere.

Read this next