Facciones

El imperio: Reputación y honor

Originalmente fundada por Marlin Duval, quien dirigió la colonización del sistema Achenar a mediados del siglo XXIII, el Imperio se basa en un sistema muy parecido a la antigua Roma.

La sociedad está dividida en capas con gente capaz de moverse entre los distintos estratos gracias al dinero, el clientelismo y la influencia.

El Honor y el Estado son los valores más altos del Imperio. Si bien es aceptable alardear de riqueza, tratar bien a la gente es una cuestión de honor, y esto incluye a los esclavos. Tener una deuda sin pagar está visto como algo absolutamente deshonroso: un honorable ciudadano del Imperio sería capaz de venderse como esclavo con tal de borrar una deuda que no pudiera pagar de otra forma.

Los senadores son responsables de hacer cumplir las leyes del emperador, pero los propios senadores están por encima de la ley. Pueden ordenar ejecuciones, y pueden incluso matar ellos mismos, aunque a veces (raramente) se les puede obligar a rendir cuentas de sus actos ante el emperador.

En el Imperio pocas cosas son ilegales, aunque hay ciertas acciones que no están bien vistas, como el uso excesivo de narcóticos.

La federación: Democracia y Riqueza

La sociedad de la Federación parece estar basada en los principios democráticos, con líderes que llegan al poder mediante votación, pero en realidad, las corporaciones son las que engrasan la maquinaria y el espacio de la Federación es un campo de batalla comercial. Las organizaciones comerciales compiten tan agresivamente como les permite la ley y la atención de los ciudadanos está bombardeada constantemente por la publicidad.

La corrupción no es inusual y esta considerada como “engañar al sistema". La clase social se divide entre "ricos" y “pobres". El enorme producto interior bruto (PIB) de la economía de la Federación financia una Flota Federal grande y bien equipada, que proyecta sus valores y su influencia.

Culturalmente la Federación es tolerante con algunos temas (como las religiones) pero completamente intransigente con el consumo de drogas, el activismo político, y ciertas culturas. Ciertas temas como la esclavitud, la clonación y algunos narcóticos son considerados ilegales.

La alianza: diversidad y unidad

La Alianza independiente de sistemas se formó a partir de una serie de sistemas autónomos con un objetivo común: ganar fuerza y defender su independencia contra los grandes poderes de la Federación y el Imperio.

La fuerza defensiva de la Alianza es potente. Con naves aliadas de sistemas independientes y con poder para actuar con rapidez y sin la aprobación del Gobierno, en los últimos años ha habido desacuerdos entre el Consejo de Almirantes que la lideran.

En general, los buques de la Alianza llevan las insignias de su propia flota, pero muestran una adicional de la Alianza mientras operan como fuerza unificada.

La Alianza es culturalmente variada, con un liderazgo que cambia anualmente entre sus sistemas miembros y que a menudo tienen dificultades para ponerse de acuerdo sobre sus principios. Pero si bien son variopintos en ideología y cultura, comparten el interés común en su protección contra los planes de la Federación y las intenciones del Imperio.

factions

Aunque hay zonas claramente dominadas por una de las tres facciones, aún quedan muchos sistemas independientes y las zonas fronterizas entre facciones son caldo de cultivo para pequeños conflictos que pueden acabar en guerras civiles, donde se acumulan jugadores defendiendo a su facción. Además, en las zonas de guerra las naves de combate pueden estar subvencionadas y resultar muy económicas.

Volver al índice de la guía Elite: Dangerous.

Acerca del autor

Jonatan Perez

Jonatan Perez

Colaborador

Equipo Game Over: Coordinador, redactor y director de contenidos en Game Over. Lleva jugando desde que tiene memoria y le regalaron un CPC464, hasta hoy. Fan de la revelación de Sturgeon, de la que los videojuegos tampoco se libran.

Más artículos de Jonatan Perez