Probamos a fondo la retrocompatibilidad en PS5

Y es fantástica: los juegos de PS4 y PS4 Pro funcionan mejor que nunca.

Es una de las funciones cruciales en la experiencia que ofrece PlayStation 5, pero hasta hoy no sabíamos mucho sobre ella. ¿Qué tal funciona la retrocompatibilidad en la nueva consola? ¿Vamos a tener la misma experiencia con los juegos antiguos, incluidas sus limitaciones de rendimiento? ¿O, quizás, PlayStation 5 siga el camino de Xbox Series X ofreciendo mejoras drásticas en los títulos actuales? Hoy se responden estas y otras preguntas, y las noticias son buenas: la retrocompatibilidad en PlayStation 5 es excelente.

Aunque tenemos la sensación de que quedan algunos detalles por pulir en determinadas situaciones y que no hay tratos extras como los que ofrece Microsoft en Series X, PlayStation 5 cumple en lo importante. Si un juego funciona sin bloqueo de frame-rate o tiene la opción de quitar el bloqueo a 30FPS, obtienes la misma experiencia transformadora que en Xbox Series X. De hecho, por razones que explicaremos más adelante, la mejora de rendimiento que hay entre PS5 y PS4 Pro es realmente mayor que entre Series X y One X. Además, también mejora notablemente el rendimiento de la CPU, con lo cual los modos de frame-rate alto de PS4 Pro, que a menudo eran decepcionantes, ahora funcionan a 60FPS estables.

Todo esto sin contar que Sony ha empezado a publicar parches específicos de PlayStation 5 para algunos de sus títulos first-party más importante. Los estudiaremos con detenimiento más adelante, pero el resumen es simple. El impresionante Ghost of Tsushima de Sucker Punch ahora funciona a 60FPS estables como una roca en PS5. Igual de revelador es el parche de PS5 para el Days Gone de Bend Studio, con 60FPS. ¿Es cuestión de tiempo ver una actualización similar para The Last of Us Part 2?

La retrocompatibilidad de PlayStation 5 probando varios títulos de PS4 y PS4 Pro.

Volviendo a los títulos que no cuentan con parches específicos, PlayStation 5 ofrece, al igual que Xbox Series X, resultados estelares en títulos que antes se veían lastrados por la CPU. Tomemos como ejemplo el modo de alto frame-rate de Rise of the Tomb Raider (o de su secuela, Shadow of the Tomb Raider) en PS4 Pro. En las zonas más exigentes los viejos núcleos Jaguar de la CPU no podían aguantar el tipo, lo cual producía un rendimiento altamente inestable. Lo mismo ocurría en el modo Lite de Final Fantasy 15, o en la fase de Paris de Hitman cuando el frame-rate está desbloqueado. En todas estas situaciones, donde la limitación la impone la CPU, PlayStation 5 ofrece sesenta frames por segundo totalmente estables. Y también revisitamos Just Cause 3, claro, un título recordado por lo limitado que estaba por el procesador, con grandes explosiones y físicas que hacían caer el frame-rate por debajo de 20FPS. Tal y como esperábamos, PS5 lo mueve a 30FPS estables como una roca de principio a fin, y tengo que decir que es un juego que ahora sí estoy disfrutando. ¿Dark Souls 3? 1080p60 estables, también.

También hemos probado Crysis Remastered, el cual posee un modo rendimiento a 1080p en PS4 Pro que, básicamente, reduce la resolución de renderizado y desbloquea el frame-rate. En PS4 Pro el resultado no es especialmente bueno, y en el nivel del poblado en la segunda misión el rendimiento cae incluso por debajo de los 30FPS. Dejando de lado algunos tirones en los puntos de control, PlayStation 5 renderiza el juego a 60FPS estables. Ojalá Crytek actualice el juego para desbloquear el rendimiento en todos sus modos, incluyendo el de calidad y el de ray-tracing, porque sospechamos que PlayStation 5 (y también Xbox Series X) sería capaz de moverlos sin problemas a 60FPS.

A nivel de GPU, las cifras son prometedoras. PS4 Pro tenía una GPU de 4.2TF, mientras que la de PS5, con 10.3TF, ofrece un 2,45 veces más rendimiento de computación. Esto es incluso más alto que el incremento visto en Xbox Series X, y los juegos de PS4 normalmente solían funcionar con una resolución más baja que los equivalentes de Xbox One X. Esto significa que hay menos pixeles que renderizar y que el multiplicador de rendimiento gráfico es mayor, con lo cual el incremento de rendimiento es mayor que en Series X. Mirad Sekiro: Shadows Die Twice, por ejemplo; funcionaba sin bloqueo de frame-rate en PS4 Pro y usaba checkerboarding para alcanzar 1800p, mientras que Series X alcanzaba esa misma resolución, pero de forma nativa. Al final, eso se traduce en que en la nueva generación Sekiro funciona a 60FPS en PS5 y entre 50FPS y 60FPS en Xbox Series X. En este caso Sekiro aplica una excelente solución de checkerboarding que rivaliza y es comparable al renderizado nativo de Xbox, mientras que la diferencia en el incremento de rendimiento es mucho más apreciable.

Hemos probado más títulos, con resultados que podéis ver en el vídeo que acompaña en este artículo (jugar a Knack a 60FPS en el modo de alta resolución cuando PS4 Pro lo hacía a menos de 30FPS es alucinante), pero la impresión general es que la retrocompatibilidad de PlayStation 5 cumple con lo esperado. Carece, eso sí, de algunas funciones y añadidos que sí tiene la solución de Microsoft, mucho más trabajada. No hay una alternativa a la innovadora función Auto HDR de Xbox, por ejemplo, ni tampoco la mejora a 16X en el filtrado anisotrópico en títulos compatibles, como sí ocurre en Xbox Series X/S. También se muestran mensajes de aviso en ocasiones, cuando cargas juegos como Sleeping Dogs Definite Edition o Doom Eternal (aunque en ambos casos funcionaron perfectamente).

La retrocompatibilidad también es una función importante en Xbox Series X, donde las mejoras en rendimiento, tiempos de carga e incluso resolución pueden ser enormes.

Pero también nos queda la sensación de que algunos juegos no aprovechan toda la potencia del nuevo procesador de PS5. La versión en disco de Assassin's Creed Unity, con su frame-rate desbloqueado, produce 60FPS estables en Xbox Series X. La versión en disco de PlayStation 4 también está desbloqueada, pero ciertas zonas del juego y las cinemáticas con mucha profundidad de campo hacen que el rendimiento caiga en picado, a veces hasta los 35FPS. ¿Es posible que haya un modo de compatibilidad que limite las velocidades de reloj de la GPU para igualar a la PS4 estándar? Sabemos que esta es una opción que tienen ahora los desarrolladores para certificar sus nuevos juegos de PS4 como compatibles con PS5, y quizás explique lo que ocurre con Assassin's Creed Unity. Los usuarios del juego con el parche instalado ni se darán cuenta de todo esto, claro, puesto que ellos verán el juego a 30FPS.

También hay que mencionar las limitaciones que tiene la retrocompatibilidad, que son las mismas que tiene Xbox Series X. Los juegos que alcanzan su objetivo de rendimiento en PS4 (ya sean 30FPS o 60FPS) no mejorarán esa cifra en PlayStation 5. Todos los juegos que van a 30FPS no irán más fluidos a no ser que los desarrolladores publiquen un parche, algo que resulta altamente improbable excepto para los lanzamientos recientes. Por decirlo de forma clara: no, no vas a poder jugar a Bloodborne a 60FPS ni solventar sus problemas con el frame-pacing.

Hemos disfrutado mucho probando juegos de la biblioteca de PlayStation para ver qué tal funcionaban en PlayStation 5, especialmente cuando los resultados son tan buenos. La versión original en disco de The Evil Within tenía un rendimiento atroz, y PlayStation 5 lo arregla. ¿Os acordáis del mal rendimiento de Until Dawn en PlayStation 4? Ahora funciona a sesenta frames por segundo en PS5. ¿Quieres jugar a Assetto Corsa Competizione a 60FPS? La resolución es mucho más baja que en Xbox One X o Xbox Series X, pero el frame-rate es perfecto incluso cuando tienes veinte coches corriendo bajo la lluvia.

Tras una comunicación confusa y meses de silencio, al final las cosas han salido bien. Sony ofrece con PlayStation 5 una retrocompatibilidad con los títulos de la anterior generación comparable a la de Microsoft. No es una función tan refinada como la de Xbox Series X, pero también tiene sus ventajas. Antes de que llegase Xbox One X en 2017 muchos títulos de Xbox funcionaban a 900p, mientras que en PS4 lo hacían a 1080p. Xbox Series X no elimina en esos casos el límite de 900p, mientras que en PlayStation 5 sí tienes 1080p. Los juegos de PS4 Pro probablemente se disfrutarán con algo menos de resolución que los de Xbox One X, pero en situaciones en las que no haya bloqueo de frame-rate la mejora de rendimiento será mayor.

La conclusión final de este artículo, en cualquier caso, es que los usuarios de PlayStation 4 que vayan a dar el salto a PlayStation 5 pueden estar tranquilos. Los juegos de la anterior consola van a funcionar, y en algunos casos incluso lo harán mejor que antes.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Ir a los comentarios (7)

Acerca del autor

Richard Leadbetter

Richard Leadbetter

Technology Editor, Digital Foundry  |  digitalfoundry

Rich has been a games journalist since the days of 16-bit and specialises in technical analysis. He's commonly known around Eurogamer as the Blacksmith of the Future.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (7)

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos