El productor de la serie Resident Evil, Masachika Kawata, ha defendido los cambios que ha habido en la saga Resident Evil argumentando que de haberse centrado exclusivamente en el survival-horror los fans se habrían cansado de la franquicia.

Esa es la razón por la que se le dio luz verde a un proyecto como Operation Raccoon City.

"En realidad, básicamente, queremos hacer el mejor uso de nuestra marca", afirma Kawata.

"Resident Evil es una IP y una franquicia que la gente ha querido durante mucho tiempo. Todavía es muy popular y a nosotros nos encanta, por lo que básicamente queremos responder todas las preguntas y peticiones que tengamos sobre la serie."

"La gente quiere conocer muchas experiencias distintas en el universo de Resident Evil y hemos sido lo suficientemente afortunados como para ser capaces de responder a esas peticiones con un montón de experiencias diferentes, de formas diferentes, en los juegos."

Para Kawata pues, que esta nueva incursión de la saga en el mundo online esté planteada como un FPS no es razón para llevarse las manos a la cabeza.

"Todos esos juegos de Resident Evil que están llegando se centran en cosas muy distintas. Creo que si tuviéramos todos esos títulos y todos ellos estuviesen centrados en el survival horror la gente estaría cansada de Resident Evil."

"Pero en mi mente tenemos este shooter online, tenemos otras cosas como Mercenaries que está incluso más centrado en la acción, y algunos otros juegos. Estoy seguro de que ir en muchas direcciones a la vez ayudará a que la gente siga disfrutando de Resident Evil por mucho tiempo."

Por último habla sobre la fría acogida que tuvo Operation Raccoon Ciry y destaca que su carácter experimental podría trasladarse hasta la sexta entrega de la saga.

"También se siente experimental, como si fuera un precursor de bajo riesgo de algo que podríamos ver en el inevitable Resident Evil 6", concluye.

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.