Skip to main content

Un informe acusa a Deck Nine, desarrolladora de Life is Strange, de toxicidad en el entorno de trabajo

Hay acusaciones de crunch, bullying y más.

Promotional artwork for Life is Strange: True Colors showing protagonist Alex Chen reaching her hand toward the camera.
Image credit: Deck Nine Games/Square Enix

Una investigación sobre la desarrolladora Deck Nine - que actualmente está a cargo de la saga Life is Strange, una serie celebrada por su diversidad e inclusividad - afirma que dentro del estudio había casos graves de toxicidad, discurso de odio, acoso, crunch, bullying y abuso de poder en el liderazgo.

El reportaje publicado por IGN está basado en testimonios de una docena de desarrolladores, tanto en activo como que ya han abandonado el estudio, y hace acusaciones directas hacia algunos miembros del estudio, señalando una disparidad bastante notable entre los valores inclusivos de los juegos y la cultura del propio estudio.

Según las fuentes de IGN, ha habido casos de acoso sexual, bullying y transfobia que han sido conocidos por los directivos del estudio durante meses, y ante los que se han negado a pronunciarse o tomar medidas. Se menciona un caso de acoso y agresión por parte de un programador senior hacia las desarrolladoras mujeres del estudio, por ejemplo, en el que los directivos se limitaron a "mover los escritorios del equipo a otra localización, para que no pudiesen escucharse los gritos." Los desarrolladores de Deck Nine acusan a la compañía, también, de no haber reaccionado en absoluto cuando empezaron a encontrar símbolos y eslógans de corte nazi dentro del universo del próximo juego de Life is Strange del estudio.

El equipo narrativo de Deck Nine - que se describe como uno de los "más diversos" dentro del estudio - también afirma haber sufrido sexismo, acoso, bullying, transfobia y más sucesos por parte de la compañía. En concreto, se destaca el papel de Zack Garriss, ex-director creativo del estudio, en estos hechos. Según afirman los testimonios, Garriss habría reprendido a los miembros del equipo que habían mostrado dudas respecto a la eliminación de un personaje trans en un momento avanzado del desarrollo de Life is Strange: True Colors. En general, se le acusa de negarse a escuchar las opiniones del equipo sobre temas sensibles dentro de la narrativa del juego, como el racismo o la violencia sexual.

El reportaje de IGN incluye unas declaraciones del propio Garriss, que niega todas las acusaciones y afirma que "nunca había trabajado con personas tan creativamente inflexibles, antagonistas respecto a la diferencia o menos inclinadas a escuchar que algunas personas concretas de este grupo." También culpa a los desarrolladores de falta de habilidad y profesionalidad. Aparentemente, su comportamiento había suscitado muchas quejas dentro del estudio, pero el departamento de recursos humanos no impuso repercusiones al respecto. Garriss acabó abandonando Deck Nine cuando se decidió asignarle como director de otro proyecto posterior a Life is Strange: True Colors, y varios miembros del departamento narrativo amenazaron con marcharse de la compañía si la decisión se materializaba.

Deck Nine no es el único estudio acusado de comportamiento inapropiado. Square Enix - en particular, la división de Londres de la empresa japonesa - también son señalados por interferir con el desarrollo del proyecto. Según algunos desarrolladores de Deck Nine, los miembros de Square Enix Londres eran "bullies" que "ponían mucha presión en Deck Nine" y mostraban una actitud hostil hacia los temas diversos que la franquicia trata. Por ejemplo, se asegura que Square Enix prohibió hacer ninguna referencia explícita a la orientación sexual de la protagonista de True Colors - una mujer bisexual - hasta que terminó el embargo sobre las copias de review del juego. Según aseguran, Square Enix no quería que True Colors fuese percibido como "un juego para gays". Sólo después de que los analistas alabasen el tratamiento que se hace de la orientación sexual de la protagonista dentro del juego quiso la editora utilizarlo como parte de la promoción del juego.

Por el momento, Square Enix se ha negado a pronunciarse al respecto de las acusaciones, pero Deck Nine sí compartió un comunicado oficial al respecto. Podéis leerlo en este enlace.

El texto de Deck Nine afirma que el estudio tiene muy en cuenta los valores de diversidad y inclusión que se muestran en sus juegos y asegura que los hechos reportados al departamento de recursos humanos sí habían sido investigados.

Read this next