Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Mortal Kombat vs. DC Universe

Dos universos enfrentados.

Mortal Kombat. Uoah… Es uno de esos casos de juegos de tremendo éxito paridos a principios de los 90, víctima de innumerables iteraciones a cuál más prescindible, que acaban en una degeneración de la marca hasta convertirla en algo mediocre… Y aunque no lo parezca, el artículo empieza bien, porque cuanto más dura es la bofetada, más dulce se siente la caricia.

Como decimos, la saga Mortal Kombat nació con un enorme éxito en salones recreativos en el año 93, pasando pronto a consolas domésticas con idéntico éxito. La clave del juego estaba en sus gráficos realizados con fotografías de personas reales y, sobre todo, en su brutal violencia, que tenía como clímax el instante en que el jugador vencedor del combate tenía la oportunidad de dar el golpe de gracia a su rival de una forma extremadamente violenta, los célebres “fatalities”.

Después de aquella entrega apareció MK II, considerablemente mejor técnicamente y con un universo más rico. Incorporaba además algunos notables personajes que acabarían conformando el plantel de estrellas de MK. Y, poco después, apareció MK3, considerado por muchos el mejor MK de todos y por otros el comienzo de la degeneración. A partir de entonces comenzó el goteo de versiones intermedias que aportaban poco a lo anterior y poco después la entrada de la saga en las 3D. Perdió gran parte del encanto que aportaba ese estilo tan particular de los sprites digitalizados a partir de fotos.

Basta decir que, desde Mortal Kombat 3 y hasta la aparición del juego que nos ocupa se han publicado nada menos que diez MK, entre versiones totalmente nuevas y revisiones. Demasiadas, a todas luces.

¿Se os hace raro ver personajes de ambos universos juntos?

Con este punto de partida, y con el público harto de MK's, era obvio que resultaba imprescindible revitalizar la saga añadiendo alguna clase de valor extra al concepto. Pero algo que realmente supusiera un break. Y como lo de los zombies está ya algo trillado y lo de los viajes en el tiempo o los gemelos malvados aún no ha acabado de pasar del cine al videojuego, a los muchachotes de Mortal Kombat se les acababan las ideas… Fue en ese momento cuando un becario de Midway bajó al almacén a por unos cuantos MK buscando inspiración y encontró junto a éstos una caja de cómics que alguien dejó cuando en los orígenes de la saga todos los desarrolladores se quedaban trabajando hasta tarde para hacer buenos juegos… Y voilá.

Así que tenemos un Mortal Kombat 3D, cuya principal característica es el hecho de que en el catálogo de luchadores se encuentran un selecto grupo de personajes de la saga y algunas de las figuras más notables del sello de cómics DC. Y no se puede negar que esto es un enorme valor añadido. Lo es porque la mayoría de los superhéroes presentes en el juego tienen un carisma poco habitual en este género, aunque sea sólo por su larga trayectoria. Poder controlar a Batman o a Superman en un juego de lucha, y además en uno tan crudo como Mortal Kombat, es algo de un atractivo incuestionable para cualquier aficionado al cómic.

Algunos se alegrarán de lo... potentes que son algunos personajes femeninos.

Resulta además sorprendente lo bien que encajan los dos “universos” dentro del juego. A priori cabe pensar que un personaje como Kitana, por ejemplo, tiene poco que hacer contra cualquiera de los héroes. Sin embargo se ha sabido equilibrar a todos muy bien, y dotar al bando de DC de unos golpes muy compatibles con los tradicionales de la saga MK pero respetando la esencia propia de los superhéroes.

Puedes ver más información sobre cómo escribimos nuestros análisis visitando nuestra política de análisis.

Comentarios