New Fire Emblem

Three Houses no es perfecto porque se obsesiona con ser extenso, pero va sobrado de momentos que hagan olvidar su coqueteo con la monotonía.