Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Condenan a un Youtuber ruso por jugar a Pokémon GO dentro de una iglesia

Con una sentencia de tres años y medio.

Un Youtuber ruso ha sido condenado a una sentencia suspendida de tres años y medio por haber publicado un vídeo en el que aparecía jugando a Pokémon GO en una iglesia.

El tribunal de la ciudad de Yekaterinburg ha encontrado culpable a Ruslan Sokolovsky, de 22 años, de haber insultado las creencias religiosas e incitar al odio. Sokolovsky se ha declarado inocente.

El incidente tuvo lugar en 2016 en la iglesia ortodoxa local, donde Sokolovsky se grabó jugando al juego de Niantic. La policía lo arrestó poco después.

En el vídeo, que podéis ver aquí abajo, el propio Sokolovsky hace referencia a artículos de medios locales que habían desaconsejado a la gente jugar en iglesias rusas. "¿Cómo puede ofenderse alguien por entrar a una iglesia con un smartphone?", se preguntaba. El vídeo tiene casi 2 millones de visualizaciones.

Además de eso, el joven también ha sido acusado de "tráfico ilegal de equipamiento técnico especial" después de que se le incautara un bolígrafo con una cámara integrada en el registro de su casa.

Durante el juicio, la acusación pidió para Sokolovsky tres años y medio de cárcel. En declaraciones a la BBC, este se disculpó por haber ofendido las creencias religiosas, y declaró que la forma en que había realizado el vídeo era "demasiado cínica para la sociedad rusa."

"Sin el apoyo de los periodistas, posiblemente habría recibido una sentencia de cárcel real."

La juez, Yekaterina Shoponyak, llegó a comparar al youtuber con "quienes cometieron represiones en masa contra los religiosos". También aseguró que su vídeo manifestaba "falta de respeto por la sociedad" y que "intentó ofender los sentimientos religiosos."

Madre mía cómo está el mundo.

Acerca del autor
Avatar de Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.

Comentarios