Aunque PlayStation Vita sigue siendo la consola portátil preferida por muchos jugadores hardcore, la máquina no ha tenido el éxito masivo que esperaba Sony, con unas ventas muy por detrás de las de Nintendo 3DS. Esto ha generado una irónica situación en la que muchos consumidores no ven razón para comprar el sistema debido a la falta de software, mientras los desarrolladores no tienen incentivos para crear títulos punteros para la consola hasta que su base de usuarios crezca de forma considerable. Es una verdadera lástima, porque la configuración con dos sticks, la pantalla táctil OLED de alta resolución y el potente hardware hacen de Vita una consola perfecta tanto para juegos triple A de gran presupuesto como para esos pequeños juegos indie que ahora alimentan su catálogo.

La llegada al mercado de una nueva PlayStation Vita - con nombre clave PCH-2000 - es el intento de Sony de corregir esta situación, proporcionando al consumidor una versión más económica de la consola, manteniendo todas sus características con un precio más atractivo. Por supuesto, la consola ha sufrido algunas reducciones para adaptarse a este nuevo coste: la pantalla OLED original deja paso a una más tradicional pantalla LCD, y el diseño sufre ciertas modificaciones para ser un 20% más fina y un 15% más ligera que el modelo de lanzamiento. Este nuevo modelo también incluye 1GB de memoria interna (que puedes usar para guardar partidas o algún juego pequeño de la PSN) y una batería mejorada, con una hora extra de autonomía.

Actualmente disponible sólo en Japón con un precio que al cambio ronda los 180€, la nueva Vita parece una buena oportunidad para aquellos que quieren una versión más fina y ligera de la consola. Pero, ¿afectan los cambios en la tecnología de la pantalla la experiencia jugable? ¿O ha conseguido Sony un nuevo triunfo a nivel de diseño? Quizás sea inevitable, pero la verdad es que nos encontramos ante un poquito de cada cosa.

"Un diseño más ergonómico hace de la Vita PCH-2000 una consola más cómoda, mientras que el nuevo conector de corriente tipo smartphone resulta ser un cambio francamente útil."

La primera impresión es que tienes es que la PCH-2000 es muchísimo más fina que la Vita original. El nuevo formato y el diseño curvado da a la máquina un aspecto aún más atractivo, y también es mucho más apropiado para las manos más pequeñas. Comparativamente la reducción de peso es más sutil, pero se nota al hacer de la PCH-2000 una consola más cómoda de agarrar durante largos periodos de tiempo. Los dedos se cansan menos cuando la usas por la calle, aunque también es justo decir que este problema es casi inexistente cuando usas la Vita original en tu casa.

El material de goma usado en las agarraderas de la parte posterior de la Vita original se extiende a los lados en el nuevo modelo, haciendo que resbale mucho menos. En general la calidad de construcción es muy sólida, y a diferencia de la mayoría de rediseños orientados a una reducción de precio no creemos que Sony esté recortando costes innecesarios para que el coste sea menor. Aunque los bordes curvados y el plástico mate no tienen el acabado premium de la Vita original, la PCH-2000 nunca parece una máquina barata. En común con muchas revisiones de segunda generación de la compañía japonesa puedes ver dónde se han aplicado los recortes, pero al mismo tiempo el nuevo diseño mantiene casi todo su atractivo.

Más allá de los cambios estéticos y la reducción de peso el resto de cambios de diseño se pueden considerar como menores. El puerto situado junto al slot para tarjetas en la parte superior de la Vita original ha desaparecido, estando éste último ahora situado en el centro y cubierto por una gran tapa anti-polvo. Los conectores para auriculares y USB/alimentación siguen estando en la parte inferior, aunque el conector propietario para la fuente de alimentación ha sido reemplazado por un micro USB estándar, el mismo que usan los smartphones Android y otros dispositivos. La luz de encendido ya no está bajo el botón Home, sino que ahora tiene su propio LED situado al lado del botón de encendido en la parte superior de la consola, lo cual tiene más sentido.

"El d-pad sigue siendo uno de los mejores que hemos visto nunca en una PlayStation: es fantástico para juegos 2D y de lucha."

Sobre estas líneas puedes ver unas cuantas fotos con nuestra Vita original frente al nuevo modelo PCH-2000. Visiblemente más curvada y con un diseño atractivo, la consola PCH-2000 tiene un formato notablemente más fino que el de la primera Vita. Sin embargo, la textura de los lados y el borde alrededor de la pantalla le quitan un poco del acabado premium original.

Otros cambios tienen un impacto mayor en el uso diario de la consola. Los botones Home, Start y Select son ahora más grandes, y también adoptan un diseño redondeado en vez del ovalado que tenían en la Vita original. Esto hace que sean más fáciles de localizar cuando tu mirada está fija en la pantalla, mientras que antes era más difícil encontrar los botones Start y Select cuando estabas muy inmerso en la partida.

Por lo demás, el d-pad, los sticks analógicos y los botones tienen el mismo aspecto y tacto que antes, siendo resistentes y ofreciendo una muy buena respuesta. El d-pad sigue siendo uno de los mejores que hemos visto nunca en una PlayStation: es fantástico para juegos 2D y de lucha. Mientras, los gatillos L y R se mantienen también iguales en términos visuales y operativos.

La Vita PCH-2000 mantiene los altavoces stereo del modelo anterior, y aunque su aspecto es un poco diferente para adaptarse al diseño curvado de la nueva máquina la calidad de sonido sí es comparable. El audio sigue siendo nítido y claro con un volumen normal, ofreciendo una buena separación entre los canales izquierdo y derecho. Les sigue faltando un poco más de fuerza en los bajos, pero eso lo puedes solucionar fácilmente con unos auriculares decentes. Las cámaras frontal y trasera también son idénticas, no habiendo mejora alguna en la calidad de las fotos o los vídeos - la cual, dicho sea de paso, palidece al lado de la de la mayoría de smartphones.

"El reciente anuncio de Sony en el TGS lleva la portátil al salón; el mes que viene analizaremos a fondo la nueva Vita TV."

PCH-1000 PCH-2000 Vita TV
Dimensiones 83.5 x 182 x 18.6mm 85.1 x 183.6 x 15mm 65 x 105 x 13.6mm
Peso 260g 219g 110g
Almacenamiento Memory Card/Game Card 1GB interno/Memory Card/Game Card 1GB interno/Memory Card/Game Card
Pantalla 960x544 OLED 5 pulgadas 960x544 IPS LCD 5 pulgadas -
Conectividad USB Propietaria Micro USB Standard USB
Autonomía Cerca de cinco horas Cerca de seis horas -

Calidad de la pantalla, autonomía de la batería y tiempos de carga

Más allá de las impresionantes posibilidades gráficas de la consola, lo que realmente diferencia a Vita de la competencia es su bella pantalla OLED. Colores vivos y profundos negros se unen a una gestión de movimiento casi perfecta que ninguna pantalla LCD puede igualar. También es uno de los componentes más caros del hardware de Vita, así que para reducir el precio del nuevo modelo debía desaparecer. Con la nueva PCH-2000 vemos que la pantalla OLED deja paso a un panel LCD IPS, y aunque la densidad de pixeles y la resolución 960x540 se mantiene, el cambio de tecnología tiene implicaciones en otros aspectos de la calidad de imagen. La gestión del movimiento es menos impresionante, con halos visibles en escenas de movimiento rápido y giros rápidos de cámara, y los colores son menos vivos y con un ratio de contraste mucho menor.

Los profundos negros de la Vita original parecen ahora más grises con el panel de la PCH-2000, aunque el pequeño tamaño de la pantalla enmascara un poquito las diferencias. De hecho, debido a su menor ratio de contraste y negros más pobres, la pantalla de la PCH-2000 parece más brillante que la OLED original cuando están configuradas al mismo nivel de brillo a expensas de cierta falta de profundidad y tridimensionalidad. El uso de un panel IPS implica que los ángulos de visión son bastante generosos y la fidelidad del color bastante buena, aunque con menos saturación los colores no resaltan tanto como en la bella pantalla de la Vita original.

A continuación podéis ver una comparativa gráfica de la pantalla de ambas consolas, la original a la izquierda y la PCH-2000 a la derecha. El uso de un panel LCD en el nuevo modelo produce colores menos vivos, un ratio de contraste menor y una gestión de movimiento más pobre. Sin embargo la gran densidad de pixeles permite que la imagen sea clara y nítida, y el brillo percibido es realmente mayor.

PCH-1000 PCH-2000
Un par de fotografías para comparar la pantalla de las dos Vitas. El nuevo panel es IPS y ofrece una calidad más que decente, pero no tiene punto de comparación con el fantástico panel OLED original.
PCH-1000 PCH-2000
Un par de fotografías para comparar la pantalla de las dos Vitas. El nuevo panel es IPS y ofrece una calidad más que decente, pero no tiene punto de comparación con el fantástico panel OLED original.

Aunque el uso de un panel LCD no puede igualar el nivel de rendimiento de la pantalla OLED del anterior modelo de Vita, sí puede decirse que mantiene el tipo frente a la de algunos smartphones de gama alta. En este aspecto la pantalla de la PCH-2000 sigue siendo excelente, por delante de la de las portátiles de la competencia, aunque no resulte tan cautivadora como la pantalla OLED original.

Pasando a la autonomía de la batería, Sony asegura que el nuevo modelo PCH-2000 aporta una hora extra de tiempo de juego con una carga completa si se compara con la Vita original, que ofrecía cerca de cinco horas según la carga del procesador y el brillo de la pantalla. Durante nuestras pruebas conseguimos sacar de la PCH-2000 seis horas y nueve minutos, incluyendo varias sesiones de juego (con Rayman Legends, Need for Speed: Most Wanted y Assassin's Creed: Liberation), toma de fotografías y encencidos y apagados (también en reposo) para simular el uso real. El selector de brillo estaba situado a la mitad, pero aún así la pantalla iluminaba suficiente como para jugar bien en una habitación bien iluminada con una ventana.

Por otro lado, los tiempos de carga no han variado, algo que no debería sorprender si se tiene en cuenta que este aspecto viene limitado por la velocidad de las tarjetas de memoria donde se almacenan los juegos y por la RAM disponible. El gigabyte de memoria adicional que incluye la PCH-2000 se utiliza sólo para almacenamiento, pero la ventaja aquí es que no necesitas comprar una tarjeta adicional para jugar a títulos que anteriormente necesitaban una en la Vita original. Dada la naturaleza cara y propietaria de las tarjetas de Vita este es un paso lógico por parte de Sony.

"Sony ha producido una cuidada alternativa de menor coste que mantiene intacta la sofisticada imagen de la marca Vita."

colours
El nuevo diseño se puede encontrar en diferentes colores aparte del negro estándar que hemos analizado en este artículo.

PlayStation Vita PCH-2000: el veredicto de Digital Foundry



Cuando Sony lanzó la PSP E-1000 para proporcionar una alternativa más barata al modelo Slim 3000 normal nos pareció que los recortes habían sido demasiado agresivos, provocando que características básicas - como la conectividad Wi-Fi o el conector para auriculares - desapareciesen. Esto limitó tanto la funcionalidad como el atractivo del dispositivo, pese a incluir mejoras en otras áreas, como la inclusión de una pantalla LCD con progressive-scan o el acabado mate.

Afortunadamente con la nueva versión PCH-2000 de Vita Sony no ha cometido ninguno de esos errores, produciendo una alternativa con un precio más bajo que el de la consola original manteniendo intacta la sofisticada imagen de la marca. El nuevo modelo PCH-2000 es un buen dispositivo que conserva gran parte del acabado premium y la calidad de construcción que se asocia a la Vita original, pero también introduce mejoras como una carcasa más fina. La inclusión de 1GB de memoria interna también resulta bastante útil al usar juegos comprados en formato físico o al descargar títulos pequeños de la PSN. Dicho esto, necesitarás una tarjeta de 16GB - o más - si quieres sacarle el máximo partido a la consola optando por las descargas digitales.

La gran concesión es la pantalla, y aunque el panel IPS usado en la PCH-2000 es excelente según los estándares LCD, la verdad es que no puede igualar la profundidad y el colorido de la imagen que mostraba el tecnológicamente puntero panel OLED de la consola original. El nuevo modelo es más bonito y más cómodo, pero pierde aquella impresionante calidad de pantalla. En este aspecto, si no te importa el peso y el tamaño de la Vita original creemos que vale la pena pagar más por el modelo con pantalla OLED, incluso considerando la mayor autonomía de la batería y el almacenamiento interno que incluye la nueva consola.

Sony no ha anunciado todavía sus planes para un eventual lanzamiento de la PCH-2000 fuera de Japón, así que aunque parece muy probable que llegue a nuestro territorio el año que viene ahora mismo tu única opción es la importación, con lo cual no la conseguirás a un precio mucho menos al de la Vita original tras sumar gastos de envío y de aduanas. Teniendo esto en cuenta es todavía más interesante hacerse con la Vita original, especialmente con uno de esos bundles que incluyen la consola, una tarjeta de memoria de 8GB y el mega-pack con diez juegos. Pero si lo que quieres es una máquina más fina y ligera, puede ser una buena idea esperar a que la PCH-2000 llegue a Europa, sobretodo si Sony nos sorprende con novedades respecto al precio.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Comentarios (31)

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos

Contenido relacionado