Tras casi cuatro años en la cima, mucha gente opina que un cambio era necesario. Desde el lanzamiento del iPad y el inicio de la revolución de las tabletas en 2010, el dispositivo de Apple ha crecido a nivel tecnológico pero se ha mantenido bastante constante en cuanto a apariencia física. El modelo de quinta generación - bendecido con el sufijo 'Air' - supone un cierto cambio respecto a sus predecesores, con un aspecto más parecido al de su hermano pequeño, el iPad Mini. Es la tableta con pantalla grande más ligera del mercado actual, y te sorprenderá la diferencia que esto supone cuando haces un uso regular de ella.

De hecho, el diseño exterior del iPad Air produce una impresión inicial mayor que no las entrañas de su interior. Es mucho más fino que el modelo de cuarta generación, y también notablemente más ligero. El marco que rodea la pantalla ha cambiado drásticamente: cuando lo sujetas en vertical los espacios entre la parte superior e inferior de la pantalla son mucho más grandes que los de los lados. Esto te lleva a dar por hecho que los dedos tocarán la pantalla al cogerlo por estos reducidos extremos, pero no es el caso. Recortando espacio por estos lados, Apple ha diseñado una tableta que se nota más compacta sin reducir el tamaño de la pantalla.

Con un grosor de tan solo 7.5mm el Air es el iPad de 9,7 pulgadas más fino creado hasta la fecha. Esto - combinado con la reducción del ancho - implica que Apple ha conseguido crear el Santo Grial de este segmento particular de la industria electrónica: una tableta grande que es cómoda incluso si la sujetas con una sola mano. Esto es una novedad en una tableta con este tamaño, porque al coger los anteriores iPads con sólo una mano acababa provocando cansancio en la muñeca. Las tabletas más pequeñas - como el ya mencionado iPad Mini o la Google Nexus 7 - tradicionalmente parten con ventaja en este aspecto, pero Apple ha logrado finalmente ofrecer la misma calidad en una tableta con una pantalla amplia y grande.

Dentro de su atractiva carcasa encontramos el mismo chipset del iPhone 5S: el A7 de Apple, acompañado del coprocesador de movimiento M7. Con una velocidad de reloj ligeramente superior a la del actual smartphone de gama alta de Apple (1.4GHz en lugar de los 1.3GHz del 5S), el A7 proporciona un rendimiento excepcional en casi todos los aspectos de la funcionalidad de la tableta. La navegación por la interfaz de iOS 7 es perfecta, las aplicaciones cargan muy rápido y los juegos 3D tienen un rendimiento que rara vez ves en cualquier tipo de plataforma.

Desde un punto de vista sonoro el iPad Air por fin se adentra dentro del mundo del stereo sin auriculares. Dos altavoces están situados en el borde cercano al botón Home, lo cual está bien cuando lo coges en vertical pero es menos útil si lo usas apaisado. En los anteriores modelos el altavoz se encontraba en una posición parecida pero un poco más arriba, lo cual evitaba que tus manos lo tapasen al coger el dispositivo en posición horizontal. Aquí los altavoces están un poco más al centro, así que cuando coges el Air por ambos extremos es casi imposible no taparlos. El efecto stereo también se pierde al usar la tableta en esta posición, ya que ambos se encuentran en el mismo lado.

A pesar de los cambios en el hardware hay varios elementos que se conservan casi igual. La pantalla tiene la misma resolución de 2048x1536 con una densidad de 264 puntos por pulgada - la cual es menor que los 299ppp que ofrece el Nexus 10 fabricado por Samsung. Más allá de las cifras, esto importa bien poco: el panel IPS retroiluminado con LED es nítido, brillante y deliciosamente colorista, haciendo que tanto las imágenes estáticas como las que están en movimiento sean impresionantes. La reproducción del color sí parece un poco mejorada respecto al iPad 4, ofreciendo una presentación aún más rica. La relación de aspecto 4:3 seguirá molestando a quien busque una experiencia panorámica auténtica, pero para este tipo de público siempre quedan las alternativas basadas en Android.

La cámara de 5 megapixels es otro componente que no ha cambiado, algo que puede resultar molesto para esa minoría que considera las tabletas como un dispositivo válido para hacer fotos. El hecho de que Apple no haya mejorado en este aspecto - junto con la ausencia de flash LED para hacer fotos en condiciones de poca luz - sugiere que ni siquiera los creadores del iPad consideran la captura de fotografías como una de las características clave. Más importante es la cámara de 1.2 megapixels frontal, la cual te permite usar FaceTime para hacer videollamadas.

Aquellos que esperen encontrar en el Air el lector de huellas Touch ID introducido en el iPhone 5S también se sentirán decepcionados, pero este tipo de función tiene mucho menos sentido en una tableta. Un teléfono es un dispositivo que normalmente sólo usa una persona, pero el iPad es más probable que lo compartas con el resto de tu familia. El panel Touch ID sería útil para evitar compras accidentales en la App Store, pero también sería un incordio si tuvieses que usarlo cada vez que el Air entrase en reposo. Tratándose de Apple no es para nada descartable que llegue más adelante a un futuro modelo del iPad, pero no es una característica que deseemos especialmente.

"Apple ha logrado ofrecer la ergonomía y usabilidad del iPad Mini en su hermano mayor, y el Air es la primera tableta grande que se puede sujetar cómodamente con solo una mano."

Si todavía no has actualizado tu iPad a iOS 7, puede que te sorprendas al probar el Air. Es el primer iPad que viene con el nuevo sistema operativo de Apple preinstalado, y supone un cambio significativo respecto a anteriores iteraciones. El estilo visual basado en eskeumorfismo se ha abandonado en favor de una estética casi infantil que hace que iOS se parezca a Android más que nunca. Esto se amplifica por el hecho de que Apple ha tomado prestado algunos elementos clave del sistema de Google, como la gestión de multitarea o un menú de acceso rápido a opciones del sistema que emula a los que puedes encontrar en el Samsung Galaxy S4 o en el Nexus 5.

Comparado con la libertad de Android, iOS sigue siendo algo más limitado y restrictivo - compartir elementos enetre aplicaciones es complicado o directamente imposible, una pega importante si se compara con la implementación de la plataforma de Google. Tampoco puedes hacer sideloading de juegos o apps y la multitarea es más sencilla - iOS simplemente "congela" las aplicaciones y las reinicia, en vez vez de permitir que corran de fondo. Sin embargo, las debilidades tienen la curiosa costumbre de convertirse en puntos fuertes: iOS es más intuitivo - especialmente en una pantalla grande - y al limitar los procesos más exigentes Apple se asegura de que la nueva tableta tenga una fantástica autonomía. Diez horas por carga es la cifra oficial de los de Cupertino, y en nuestras pruebas incluso las ha superado por un poquito. Teniendo en cuenta que el Air tiene una batería de menor capacidad que la del modelo de cuarta generación (8827mAh frente a 11560mAh) esto supone un logro considerable.

El iPad es una excelente plataforma para jugar, más incluso que cualquier otra tableta. Los desarrolladores han aprovechado su gran pantalla para ofrecer experiencias únicas, y es por eso que el número de títulos indispensables crece mes tras mes. Hemos probado juegos como XCOM: Enemy Unknown, Deus Ex: The Fall, Real Racing 3, NOVA 3, After Burner Climax, Infinity Blade 3 y Asphalt 8: Airborne, y todos ellos ha ofrecido un rendimiento superior al de cualquier otra tableta que hayamos usado antes. Tener tantas variantes de hardware - no sólo iOS, sino también Android - a menudo implica que los juegos para móviles no aprovechen al máximo el sistema (Asphalt 8, por ejemplo, sufre caídas de rendimiento ocasionales en la Nvidia Shield con Tegra 4). Esto no ocurre nunca con el Air: todos los juegos funcionaron perfectamente, como si se hubiesen desarrollado pensando específicamente en él.

"El iPad Air domina la tabla de benchmarks, pero la verdadera sorpresa es lo cerca que se queda el iPhone 5S - con menos pixeles que mover su capacidad para juegos 3D debería ser aún más potente."

iPad Air iPhone 5S iPad 4 iPad Mini Nexus 7 Nexus 10
Geekbench 3 (single/multi-core) 1482/2698 1417/2559 785/1428 268/501 583/1838 862/1528
Sunspider 0.9.1 (Java) 405.2ms 416.3ms 840.8ms 1606.5ms 736.6ms 873.3ms
Kraken 1.1 (Java) 5613.1ms 6015.3ms 16699.9ms 36261.4ms 10513.8ms 7930.5ms
GFX Bench 2.7 T-Rex HD (offscreen) 25fps 25fps 16fps 3fps 15fps 12fps
GFX Bench 2.7 Egypt HD (offscreen) 63fps 57fps 50fps 15fps 39fps 39fps
3DMark Ice Storm Unlimited 14842 13871 10814 2680 11489 8790

iPad Air: el veredicto de Digital Foundry

Más fino, ligero y potente que su predecesor, el iPad Air podría verse como una simple evolución de su linaje; Apple ha creado una tableta muy atractiva, pero ha dejado suficiente espacio para la mejora el año que viene. La resolución de la pantalla sigue siendo la misma que la del iPad de cuarta generación - igual que la cámara de 5 megapixels - y tampoco hay Touch ID, aunque la utilidad de esta característica en una tableta es discutible.

Pero tiene más sentido fijarse en lo nuevo que en lo que no ha cambiado. Puede que a Apple le haya costado cuatro generaciones llegar hasta aquí, pero el Air al fin parece la tableta perfecta desde un punto de vista puramente ergonómico. En ningún momento parece demasiado grande o demasiado pesada, y puedes sujetarla con una mano durante largos espacios de tiempo sin que esto provoque cansancio o incomodidad. Tras el lanzamiento del iPad Mini no nos quedaron muchas ganas de usar el iPad para otra cosa que no fuese jugar, porque su formato ya no era tan atractivo. El iPad Air cambia eso por completo: es una tableta más grande que sencillamente da la sensación de estar bien. En cierto modo, su excepcional rendimiento es tan solo la guinda del pastel.

Finalmente está el tema del precio, que empieza en 479€ para el modelo WiFi con 16GB; aquí el Air demuestra ser una opción tremendamente atractiva, especialmente si consideras que muchas tabletas Android de características similares cuestan más o menos lo mismo. En términos de diseño y calidad de construcción simplemente no tiene rival en el sector. El iPad no sólo tiene una ventaja física respecto a sus rivales Android, si no que además cuenta con una ingente cantidad de aplicaciones y juegos exclusivos, algo que Android no puede ofrecer a sus usuarios con tableta. También es un dispositivo más atractivo de usar que cualquier otra tableta con el sistema operativo de Google; iOS 7 puede estar más limitado y tener todavía algo de desarrollo por delante, pero su uso es muy natural en una tableta de este tamaño.

Hay pequeñas imperfecciones que sin duda se solucionarán en futuros modelos, pero incluso con sus altavoces stereo mal situados, una cámara poco útil y una resolución que ya no es la más alta en el sector, el iPad Air es la tableta más conseguida que puedes comprar ahora mismo, y seguramente también durante buena parte de 2014.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Damien McFerran

Damien McFerran

Colaborador

Retro fanatic and tech bore Damien has been writing words for professional publication since 2006, but has yet to fulfill his lifelong ambition of being commissioned by Your Kitten Magazine.