Eurogamer.es

Probamos a fondo el almacenamiento externo en PlayStation 4

¿Cuál es la opción ideal?

Tras la publicación hace unas semanas de la actualización de firmware 4.5 PlayStation 4 cuenta, por fin, con una función que los usuarios llevaban pidiendo años y que hacía tiempo que estaba disponible en Xbox One: compatibilidad completa con almacenamiento externo a través del puerto USB. Ampliar la capacidad del sistema es ahora más sencillo que nunca, pero habiendo tantas opciones en el mercado... ¿cuál es la mejor de todas?

Hemos decidido probar a fondo dos opciones distintas de almacenamiento, una centrada en la capacidad y otra en la velocidad. Con un presupuesto de 150€, en este artículo comparamos los resultados obtenidos con un disco duro Seagate STEA4000400 de 4TB tipo 'passport' y un SSD OCZ de 480GB montado en una carcasa USB. ¿Utilizar un disco de gran tamaño mejora o empeora los tiempos de carga? ¿Hay un beneficio real al usar un SSD si este se conecta a través de la interfaz USB o el rendimiento se resiente por ello?

Estas dos opciones representan lo que consideramos son los dos escenarios principales en los que se puede usar la compatibilidad con discos externos en PlayStation 4. Optar por un tamaño de almacenamiento masivo te permite obviar los escasos 500GB de la PlayStation 4 estándar, mientras que usar un SSD ofrece la posibilidad de reducir los a menudo excesivos tiempos de carga que tienen los juegos de actual generación. Los SSD no ofrecen tanto espacio como los discos mecánicos, pero nada evita que lo uses como una caché rápida para los juegos con tiempos de carga más largos.

Hay otras opciones que probaremos más adelante -como, por ejemplo, usar un gran disco USB de escritorio con hasta 8TB de espacio-, pero de momento nos centraremos en las opciones más amigables para el usuario. Las dos soluciones que examinamos en este artículo se alimentan a través del puerto USB de la consola y no necesitan un adaptador de corriente, algo que sí requieren los discos más grandes.

Comprar discos duros externos para PlayStation 4 en Amazon:

En cualquier caso, añadir almacenamiento externo a tu PlayStation 4 es muy sencillo. Solo tienes que conectar el nuevo disco en el puerto USB frontal, ir al menú de opciones de la consola y en la sección de Dispositivos de Almacenamiento USB formatear la unidad correspondiente. El proceso de formateo se realiza en apenas un minuto, y a partir de ahí puedes mover tus juegos del disco interno al externo, y viceversa. Sin embargo, las partidas guardadas se mantienen siempre en la consola, con lo cual no puedes usar el disco como copia de seguridad y deberás recurrir al guardado en la nube o a un stick USB si te llevas el disco duro externo para usarlo en otra PlayStation 4.

Los discos externos formateados para PlayStation 4 no pueden ser leídos por un PC, pero sí por otras consolas, algo que resulta extremadamente útil si tienes una PlayStation 4 estándar y una PlayStation 4 Pro, por ejemplo. La única limitación es que solo puedes tener conectado un único disco externo a tu consola. Siendo así, ¿qué es mejor, optar por un gran disco de 4TB o por un rápido SSD con una capacidad mucho menor?

Respecto a las pruebas, decidimos realizarlas tanto en PlayStation 4 como en PlayStation 4 Pro, ya que la consola premium de Sony ofrece pequeñas mejoras. A medida que se fueron realizando se confirmaba un patrón: el disco externo de 4TB mejoraba los tiempos de carga respecto al disco interno estándar de PlayStation 4, una ventaja extra que se suma a la ya de por si enorme mejora en la capacidad de almacenamiento.

Por ejemplo, al cargar una partida de Fallout 4 en Concord City la PlayStation 4 estándar tarda 47 segundos, los cuales se reducen a 44 con el disco de 4TB, una mejora del 23%. Es cierto que esto no se acerca a los 30 segundos del SSD, el cual reduce los tiempos casi a la mitad, pero el disco externo de 4TB se queda entre ambas opciones. Lo mismo ocurre al salir de la Vault 111, un ejemplo de viaje entre dos grandes áreas de Fallout 4. Una vez más, el disco de 4TB aporta una interesante mejora en los tiempos de carga de un juego con mundo mundo abierto y montones de recursos.

PS4 estándar Disco interno stock (5400rpm) Disco externo Seagate 4TB SSD OCZ 480GB Externo SSD OCZ 480GB Interno
Battlefield 1: Through Mud and Blood 109.6 87.2 51.4 47.7
Battlefield 1: The Runner 70.2 54.4 33.0 31.5
The Witcher 3: Novigrado 95.6 87.7 77.1 69.2
Fallout 4: Concord 57.4 44.8 30.1 29.1
Fallout 4: Salida de la Vault 111 28.4 22.6 17.1 17.2
Project Cars: Azure Coast 44.4 41.4 40.3 40.4
Skyrim: Nueva partida 22.1 18.6 15.1 16.7
Skyrim: Carga en Helgen 27.9 24.2 19.4 20.9

Pero no todos los juegos muestran resultados tan claros. Sigue habiendo mejora, sí, pero en menor medida, como muestran los resultados con The Witcher 3 al cargar una partida en la ciudad de Novigrado. Los tiempos de carga siguen superando el minuto en todos los casos, pero al menos recortas ocho segundos si comparas el disco externo de 4TB con el estándar de PlayStation 4, e incluso más con un SSD externo. No está mal, pero lo importante es la noción de que los tiempos de carga no son más largos al usar un dispositivo USB. Todo lo contrario, en realidad: son siempre más cortos.

Otro aspecto positivo es que no importa cuánto se llenen los discos. Normalmente en un disco mecánico de gran tamaño se sufre un descenso en el rendimiento a medida que los platos se van llenando hasta el máximo de su capacidad. Pero gracias a que Sony usa el formato ZFS de FreeBSD -igual que en el disco interno- la velocidad siempre es la misma, incluso cuando el disco está completamente lleno. ZFS garantiza la misma velocidad de transferencia, aunque el precio a pagar son unos tiempos de búsqueda un poco más altos que los que se obtendrían, por ejemplo, con FAT32 o NTFS. Es una elección lógica por parte de Sony, en cualquier caso, porque ayuda a los desarrolladores a saber que los tiempos de carga son consistentes independientemente del estado del disco. Y eso significa también que los resultados de estas pruebas serían los mismos cuando el disco estuviese lleno.

Así pues, en general el disco duro externo de 4TB de Seagate es una opción genial. Todos los juegos que hemos probado han dado resultados más rápidos, y nada impide que compres más discos a medida que tu biblioteca de juegos vaya creciendo. Es mucho más fácil que usar el farragoso sistema de copia de seguridad y restauración de PlayStation 4, y para aquellos que tengan bibliotecas con muchísimos juegos digitales también es mucho más cómodo tener acceso instantáneo a todos los juegos en vez de tener que descargarlos. La duda que teníamos era si usar el puerto USB tiene un impacto en el rendimiento respecto a usar la conexión interna de PlayStation 4. Con esto en mente, probamos nuestro SSD (un OCZ Trion 150) interna y externamente.

Por desgracia, usar el SSD por USB sí implica unos tiempos un poco más largos en la mayoría de casos, alrededor de un 10%. Battlefield 1 tiene algunos de los más grandes, con la misión Mud and Blood de la campaña tardando casi dos minutos en el disco estándar de PlayStation 4. En este caso, con el SSD, hemos medido 51 segundo si estaba conectado externamente, frente a 47 usando la conexión interna.

PS4 estándar vs Pro PS4 Stock interno PS4 + 4TB Externo PS4 Pro Stock interno PS4 Pro + 4TB Externo
Battlefield 1: Through Mud and Blood 109.6 87.2 95.3 85.3
Battlefield 1: The Runner 70.2 54.4 60.0 53.5
Skyrim: Nueva partida 22.1 18.6 19.0 16.8
Skyrim: Carga en Helgen 27.9 24.2 24.5 20.8

Hay un par de resultados en los que externamente el disco es igual de rápido o incluso un pelín más, pero suele ser en cargas cortas y sospechamos que entra dentro del margen de error. Aún así, usar un SSD, ya sea interna o externamente, sigue siendo muchísimo más rápido que un disco mecánico en muchas situaciones. Siendo así, quizás quieras considerar la opción ideal: un disco SSD interno junto con uno tradicional de gran capacidad conectado externamente vía USB. Eso te garantiza los resultados óptimos.

¿Y qué papel juega PlayStation 4 Pro en todo esto? Como ya sabéis, PlayStation 4 Pro ofrece, de media, tiempos de carga más rápidos que los de una PlayStation 4 estándar. La diferencia es pequeña en la mayoría de juegos, pero más pronunciada en títulos optimizados para Pro como Battlefield 1 o Skyrim. Y, como podéis ver en la tabla superior, PlayStation 4 Pro vence claramente en la comparativa con discos de fábrica. Sin embargo, con el de 4TB, la diferencia no es tan grande. PlayStation 4 Pro vence por apenas un segundo, bajando de 55 a 54. La ventaja es mínima.

En general estamos muy satisfechos con la compatibilidad con discos duros externos de PlayStation 4, una función que nunca llegó a su predecesora (pese a ser posible a nivel de S.O., como demostraban las consolas hackeadas). Aunque el hecho de que Sony permita cambiar el disco interno es elogiable, el proceso de actualización es un poco enrevesado, debe realizarse un formateo completo y los datos necesitan ser copiados antes de instalar el nuevo disco. La compatibilidad con discos externos abre las puertas a una solución realmente plug-and-play que es sencilla para todos los usuarios, y también a nuevas opciones de mejora, ya que dejas de estar limitado a usar un disco para portátiles de 2,5 pulgadas y un máximo de 9,5 milímetros de altura. El cielo es el límite, que se dice.

Poder ampliar la capacidad de almacenamiento a 4TB y al mismo tiempo mejorar los tiempos de carga es la guinda del pastel. Mientras, aunque el rendimiento es bastante rápido al usar el puerto USB, optar por un SSD ofrece sustanciosas mejoras en los tiempos de carga, especialmente en aquellos que tienen los más largos. Ha costado, pero ahora ya podemos decirlo: PlayStation 4 por fin permite usar discos externos, y esta función funciona estupendamente bien.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Comentarios (2)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!