Portal 2

La ciencia del juego.

Asumámoslo: la mayoría de desarrolladores todavía están digiriendo la genialidad del primer Portal. Era un juego perfecto, un haiku sublime que conseguía dar forma –y de qué manera- a eso que muchos pensábamos que se tenía que poder hacer pero no sabíamos bien cómo.

Y mientras otras compañías siguen buscando ese camino a las entrañas del videojuego y a esa pureza elemental del lenguaje, Valve decide publicar una segunda parte. La reacción inicial, a pesar de la confianza ciega que tenemos en Eric Wolpaw, Jay Pinkerton, Chet Faliszek -los guionistas- o en la propia Valve, fue de miedo y escepticismo.

Miedo porque la única opción de expandir esa perfección de tres horas era rebajándola, desde dentro, con algo. Y puedes echarle agua, como a un buen whisky, pero hay un punto en el que dejará de ser un trago algo más largo con sus matices tostados de madera y su personalidad y pasará a ser agua con una chispita de alegría.

Pero lo han hecho bien, claro que sí, y esto es algo que me hace tremendamente feliz. La solución ha venido por dos partes; por un lado un guión fabuloso y adulto basado en el cinismo y la ironía y que potencia a unos personajes brillantes –incluso el que tu llevas, que no dice ni una palabra- y por el otro un refinamiento de lo jugable, de los acertijos y de las mecánicas que ya vimos en Portal.

Estos dos elementos van hilando una historia, a veces slapstick y a veces sorprendentemente introspectiva, que te lleva de nuevo a los laboratorios de Aperture Science pero varios años después de tu primera aventura; no es indispensable jugarla para seguir el hilo pero sí absolutamente recomendable si quieres entenderlo todo. La cortina está descorrida del todo y ya no sabes bien qué es lo que está delante y lo que está detrás. Sin embargo, poco a poco, y con la colaboración de un épico robot parlanchín llamado Wheatley, la maquinaria se vuelve a poner en marcha y con ella GLaDOS, la omnipresente voz y alma de las instalaciones, que ahora está cabreada como una mona contigo –y con razón- por haberla intentado matar en la aventura anterior. Más adelante aparecen otros personajes, pero eso ya os lo dejo a vosotros.

Los primeros minutos en Aperture Science.

Por cierto, los constantes comentarios de Wheatley, GLaDOS y compañía, de un humor tan fino que te hará reír a carcajadas, se pueden escuchar en inglés y con subtítulos en español si quieres disfrutar del increíble trabajo de J.K. Simmons, Stephen Merchant o Ellen McLain; sin embargo hay que dedicar también una alabanza al excelente trabajo de localización al español, que es impecable.

Comentarios (14)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!