Análisis de Toki Tori 2

Volare.

Toki Tori 2 es un título adorable que destaca por no llevar al jugador de la mano en ningún momento, pero necesita algo de tiempo para hacer notar su encanto.

La primera vez que pruebo Toki Tori 2 me sorprende mucho el hecho de que no hay menús de inicio, un archivo en el que cargar el juego, o algún aburrido tutorial que me enseñe todos y cada uno de los truquitos que puede obrar su pollito protagonista. Me parece extraño, quizá porque hoy en día estamos muy malacostumbrados, pero es algo deliberado por parte de Two Tribes: prefieren que el jugador lo descubra todo por sí solo, que juegue e investigue con las mecánicas de innumerables formas. Tanto, de hecho, que en el manual del juego -virtual, en este caso- se deja claro que únicamente necesitamos saber dos cosas: botón A para piar y botón B para dar un culatazo. No hay botón de salto, no hay flechas que indiquen el camino; no hay consejos ni ayudas. Todo lo demás depende de nosotros.

3

Toki Tori 2 es la secuela del original aparecido en GameBoy Color en el año 2001, aunque muchas cosas han cambiado en esta entrega.

Eso, claro, conlleva sus riesgos. La aventura resulta bastante confusa en los inicios, y al no contar con una referencia clara da la sensación de que los escenarios son como un intrincado laberinto en el que resulta fácil perderse. El juego no logra indicarte muy claramente dónde estás de forma intuitiva, pero el verdadero protagonista de Toki Tori 2, los puzles, son ingeniosos y lo suficientemente fáciles como para no soltar el mando, y a medida que progresas y visitas nuevas zonas -la sensación de estar descubriendo nuevos terrirorios está acentuada por esa falta de referencias- la frustración inicial va dejando paso a desafíos más atractivos que aumentan la dificultad considerablemente.

Para superar las distintas fases contamos con una magia especial en forma de canciones que podemos usar presionando el botón A, y que nos sirven para detectar dónde están las piezas coleccionables, sacar una anecdótica cámara para hacer fotos, dar un vuelo por encima del mapa para cambiar de destino o volver al último punto de control si nos quedamos atascados. La naturaleza de Toki Tori 2 hace que debamos hacer uso de esto último muy frecuentemente, ya que cada puzle se basa en el método de prueba y error, y no es difícil terminar en una situación en la que no nos queda más remedio que volver al punto de partida.

"Toki Tori 2 es un juego minimalista, enrevesado y lento que deja al jugador a su suerte, pero por eso mismo es una de esas rarezas que os pondrá constantemente a prueba."

2

Podemos alternar la acción entre la televisión y el GamePad de forma intuitiva presionando un botón.

Debido a que Toki Tori se siente como un personaje indefenso, carente de cualquier habilidad especial, la cooperación con las criaturas que habitan los escenarios resulta esencial. Así, si nos encontramos ante un pequeño escalón que no podemos sortear, deberemos piar para llamar la atención de una langosta escondida en una caja y atraerla para poder subir; si el objetivo a superar es mayor, por ejemplo, tendremos que dar de comer a una rana para que se hinche, y tras un conveniente culatazo, suelte una burbuja con la que elevarnos. En ocasiones también deberemos distraer en lugar de atraer y jugar con seres de luz o electricidad, y es que a medida que vamos descubriendo las mecánicas que esconde el simple planteamiento, se desvela un juego más complejo, y la exploración abre nuevas posibilidades.

1

Por desgracia, tenemos que volver en demasiadas ocasiones sobre nuestros pasos, y al no saber nunca con certeza si estamos en el camino correcto ni disponer de ningún poder especial que haga atractivo revisitar zonas ya superadas se puede hacer muy repetitivo fácilmente, algo que empieza a ser un problema importante tras las primeras cuatro o cinco horas de juego. A su favor está el hecho de poder jugar en el GamePad para dejar libre la pantalla de la televisión; los adorables gráficos en alta definición de Toki Tori 2, variados y con un acertado uso del color, se disfrutan mejor en una pantalla grande, pero cumplen sobradamente en el mando de Wii U.

No hay mucho más que se pueda sacar de esta segunda parte, e incluso el editor de niveles prometido por Two Tribes, que se podrá controlar únicamente a través de la pantalla táctil, llegará más adelante en forma de actualización. Toki Tori 2 es un juego minimalista, enrevesado y lento que deja al jugador a su suerte, literalmente. Pero por eso mismo es una de esas rarezas que os pondrá constantemente a prueba. Es valiente en su planteamiento y exige atención por parte del jugador, pero es una lástima que no siempre consiga mantenerse a la altura de lo que propone.

7 / 10

Leer nuestra política sobre puntuaciones Análisis de Toki Tori 2 Borja Pavón Volare. 2013-04-09T11:25:00+02:00 7 10

Comentarios

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!