Videojuegos de acción para mejorar el cerebro y la visión

Asistimos a la presentación de esta reveladora investigación en el Congreso de Neurociencia FENS.

Los videojuegos de acción pueden actuar como "potenciador del cerebro" según una investigación de la Universidad de Rochester (EEUU) y la Universidad de Ginebra llevada a cabo a lo largo de la última década. El estudio, que ayer se presentó en Barcelona durante el Congreso de Neurociencia FENS al que Eurogamer.es pudo asistir, concluye que títulos como Medal of Honor, Unreal Tournament o Call of Duty hacen que sus jugadores, sin saberlo, entrenen una amplia gama de habilidades de atención, cognitivas, sensoriales y espaciales, de modo extenso y de larga duración.

Lo curioso de esta investigación dirigida por la neurocientífica Daphne Bavelier es que estas propiedades de mejora de las funciones cerebrales no se pueden atribuir a todos los tipos de juegos, sino específicamente a los títulos de acción en primera persona. Estas mejoras se traducen en mayor atención, agudeza visual y facilidad de aprendizaje.

1

La doctora Daphne Bavelier durante la presentación de su investigación en el CCIB de Barcelona.

El objetivo de este estudio es identificar los factores que generan el demostrado aumento de la "inferencia probabilística" (la información que recibe nuestro cerebro de nuestro entorno y el posterior calculo que hace de probabilidad de que ocurran futuros eventos) en los jugadores de títulos de acción. "Dado que estos juegos requieren realizar constantes predicciones en un mundo que cambia rápidamente, producen una mejora en este proceso de inferencia, ayudando a filtrar nuestro entorno de una manera orientada a un objetivo", comentó la doctora Bavelier.

Para llevar a cabo la investigación se ha estudiado la respuesta cerebral de personas que son jugadoras habituales y personas que no lo son. A su vez, también se ha comparado a los jugadores de títulos de acción con jugadores de otros géneros, como los juegos sociales o de estrategia (Tetris, Sims, Restaurant City) y se ha llegado a la conclusión que los primeros desarrollan mucho más su visión, atención y procesos cognitivos. Además, el estudio demuestra que estos efectos pueden producirse en cualquier persona, aunque no haya experimentado nunca con videojuegos.

"Los jugadores de videojuegos de acción, sin saberlo, se entrenan en una amplia gama de habilidades de atención, cognitivas, sensoriales y espaciales, de modo extenso y de larga duración."

Los miembros de cada grupo tenían que jugar a sus respectivos videojuegos al menos 5 horas semanales durante varias semanas, hasta acumular unas 50 horas de juego. Al cabo de cinco días se evaluaron varias funciones de los participantes: su agudeza visual, toma de decisiones, nivel de atención, cómo cambiaban de tarea, y se usaron la exactitud y tiempo de reacción como medidas. El resultado es que los que habían jugado a títulos de acción demostraron ser mejores en el seguimiento de varios objetos a la vez, buscar con mayor eficacia un objetivo en un entorno abarrotado, procesar con mayor precisión imágenes fugaces, discriminación de detalles de forma más rápida, cambios de tarea más flexibles, y en general muestran menos distracción. Además, su tiempo de reacción en este rango de tareas es mucho más rápido que sus compañeros (a pesar de mostrar una precisión similar), y el efecto de jugar a estos juegos se mantenía todavía pasados cinco meses después de jugarlos por última vez.

2

La doctora Daphne Bavelier pone en duda algunos de los convencionalismos que existen alrededor del impacto negativo que muchas veces se atribuye videojuegos en cuestiones como la vista o la atención. Imagen: SINC.

Usando imágenes del cerebro, el equipo de la doctora Bavelier ha podido medir directamente el control atencional y el filtrado de distracción. En este proceso se pudieron apreciar cambios en los circuitos fronto-parietales del cerebro, una red utilizada para la búsqueda eficiente, la acción dirigida a una meta y el filtrado de atención en un entorno.

Según este estudio, los videojuegos de acción podrían usarse para varias aplicaciones prácticas como rehabilitación de pacientes con poca visión, entrenamiento para determinados oficios (laparoscopia, controladores aéreos, pilotos, personal militar), envejecimiento y educación (con juegos de acción realizados de forma específica).

Aunque pueda parecer sorprendente, la doctora Bavelier afirma que los juegos de acción mejoran la visión. "Un mayor control de la atención produce un efecto de goteo en muchos aspectos diferentes de comportamiento, incluyendo la agudeza visual". Es por esta razón que su equipo está desarrollando un juego de acción para ayudar a rehabilitar a pacientes ambliope (también conocido como "ojo vago") y ayudarlos a recuperar la percepción de profundidad.

Esta investigación resulta reveladora en el sentido que apunta a un determinado tipo de videojuegos y no a toda su totalidad como suele hacerse. Además, demuestra empíricamente los beneficios que pueden aportar este tipo de videojuegos de acción siempre y cuando no se abuse de ellos. Uno de los temas pendientes es comprobar qué papel juega la agresividad y la violencia inherente a la mayoría de estos juegos de acción dentro del desarrollo de mejoras cerebrales. Asimismo, la doctora Bavelier también es realista al afirmar que "no todos los aspectos [funciones cerebrales] cambiaron a mejor, hay algunos que no cambiaron, e incluso hay otros que podrían ir a peor, pero de momento no los conocemos".

Si estáis interesados en el tema también podéis leer una entrevista a Daphne Bavelier realizada por la agencia de noticias científicas en agenciasinc.es.

Comentarios (2)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!