Skip to main content

Se filtran los supuestos cambios que Unity pretende aplicar a sus nuevas políticas

Recogida de cable, pero no mucha.

Tras la enorme polémica suscitada la semana pasada por los cambios introducidos por Unity en las políticas de uso de su motor, la compañía desveló ayer que en unos días veríamos cambios en las mismas para tratar de aplacar la indignación de la industria.

Aunque la compañía todavía no ha anunciado estos cambios de forma oficial, Bloomberg ha filtrado cuales serán, tras la celebración de una reunión interna este lunes.

Según el medio norteamericano, los cargos se limitarán a un 4% para los ingresos de hasta un millón de dólares, el número de instalaciones no se contará de forma retroactiva y la cantidad no se establecerá utilizando herramientas propietarias, sino que Unity utilizará los datos aportados por los desarrolladores.

Pero incluso si estos cambios logran calmar un poco a los desarrolladores que utilizan el motor en sus proyectos, el gran problema es la tremenda pérdida de confianza que Unity ha sufrido con sus clientes. Esto es algo que algunos empleados han consultado a la directiva, preguntando cómo se van a ganar otra vez la credibilidad entre los desarrolladores.

El CEO de Unity, John Riccitiello, habría dicho a los empleados que "no creo que ninguna versión de esto hubiese resultado muy diferente a lo que ha ocurrido", admitiendo que "es un masivo cambio transformativo en nuestro modelo de negocio".

El polémico directivo, sin embargo, ha reconocido que "creo que podríamos haber hecho un montón de cosas mucho mejor".

Read this next