Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Kane & Lynch 2: Dog Days

Glockumentario.

IO Interactive se ha pasado el último año pensando en qué es real. Eso no quiere decir que hayan vendido su coche, alquilado las oficinas y se hayan ido a Goa con una guitarra acústica y una bonita chica llamada Mary-Beth o algo así. Los diseñadores de Kane & Lynch han estado estudiando las cosas que la gente asocia con la realidad. Quieren que te caigas de espalda y digas "Ooh, eso es quizás un poco demasiado crudo para un videojuego". Lo sentimos, Mary-Beth.

Por esa razón una de las primeras diapositivas de los desarrolladores cuando han enseñado el juego por primera vez decía "Más real". Es un peculiar pilar en el que apoyarse, quizás, pero vivimos en tiempos peculiares, especialmente para Kane y Lynch.

El primer juego era una especie de mezcla entre Ray Liotta y Terry Nutkins como Kane (el típico guapo pero duro con un pasado militar) y Lynch (definitivamente no es guapo y con severos problemas emocionales). Se abrían paso masacrando todo lo que veían desde LA hasta La Havana.

No era especialmente brillante, a decir verdad. Tampoco era particularmente estiloso: localizaciones normales y diálogos no demasiado finos.

Parece que la secuela no sufrirá estos males. Esta vez la historia gira entorno a un intercambio de armas que acaba mal, y está ambientado en la ciudad de moda en los videojuegos, Shangai. "Es el sitio más urbano del planeta", dice el director del juego, Karsten Lund, "el mejor lugar del mundo para desaparecer".

Afortunadamente el foco de esta secuela se centrará más en Lynch que en Kane. Las dinámicas de escuadrón se apartan en favor de poder controlar a un loco que se aproxima a las distintas situaciones de una forma algo más improvisada.

Todo esto es secundario, sin embargo, y nos regresa de vuelta a la búsqueda de la realidad. Estos días la realidad se encuentra en YouTube, según IO Interactive —no hablan de los LOLcats ni de las abuelas en monopatín, más bien de las imágenes desenfocadas y eventos atroces: los asaltos policiales capturados furtivamente, peleas en el metro vistas por encima del hombro de otro...

Los desarrolladores están siendo sorprendentemente cuidadosos. Cada elemento de Kane & Lynch 2 ha sido moldeado para cazar con la estética, desde la pantalla inicial hasta con un desconcertante coche y tráfico pasando de fondo hasta los menús con selección de vídeos o pantallas de carga.

Acerca del autor

Avatar de Christian Donlan

Christian Donlan

Features Editor

Christian Donlan is a features editor for Eurogamer. He is the author of The Unmapped Mind, published as The Inward Empire in the US.

Comentarios