Grand Theft Auto IV: Episodes from Liberty City Análisis

Grand Theft Auto: Episodes From Liberty City

Grand Theft Auto: Episodes From Liberty City

I'm back! Back in the New York Groove!

El lanzamiento de este Episodes From Liberty City me ha permitido revisitar una vez más la Nueva York hiperbólica creada por Rockstar North para Grand Theft Auto IV. Ya hace dos años que pudimos pasearnos por ella por primera vez y lo cierto es que no ha envejecido nada. Siguen siendo las mismas calles de metal, asfalto y mugre de siempre. El mismo entorno hostil y en constante tensión que tanto nos fascinó entonces y que la convertían en algo absolutamente realista; tan realista que el único atisbo de optimismo era el de la felicidad sintética de los agresivos anuncios que la inundaban. A día de hoy sigue siendo la mejor recreación virtual de una ciudad. ¡Admirad Liberty City!

Estaba claro que Rockstar tenía que sacar partido de su gran maqueta virtual de Nueva York, y aunque en la primera semana a la venta ya habían conseguido quintuplicar los 100 millones de dólares que costó el que –todavía hoy– es el juego más caro de la historia, a nadie se le escapaba que ese gran diorama de La Gran Manzana daba para más aventuras que la del serbio más querido de la historia de este medio. Esto es precisamente lo que nos ofrece este GTA: Episodes, dos historias completamente nuevas de unas 10 horas cada una y que transcurren en la misma ciudad; o lo que es lo mismo, nuevas marionetas para un mismo escenario.

The Lost and Damned y The Ballad of Gay Tony son las dos expansiones descargables incluidas dentro de este disco y que hasta hace bien poco solamente estaban disponibles en Xbox 360. Desde mediados de abril también pueden descargase tanto en PlayStation 3 como en PC gracias a la expiración del contrato de exclusividad por el que Microsoft pagó 50 millones de dólares. La gran ventaja –o desventaja, según se mire– de la publicación en formato físico de estas dos grandes expansiones es que podemos jugarlas sin necesidad de tener el GTA IV original.

Leer más...