Skip to main content

El estudio Deviation Games sufre una gran oleada de despidos

Trabajaba en una nueva IP para Sony.

El estudio Deviation Games, que actualmente trabajaba en un nuevo juego en exclusiva para Sony y estaba siendo financiado por la compañía japonesa, ha sufrido una oleada de despidos que algunas fuentes cifran podría afectar a hasta noventa personas.

El artista Christopher Berry explicaba que "un puñado de mis compañeros y amigos han sido despedidos hoy de Deviation Games, mientras el ingeniero de software Kyle Perras añadía que "mi estudio ha sufrido recientemente una situación difícil y se ha visto obligada a hacer un número de despidos, entre los cuales yo formo parte".

La productora Miki Gao decía que "hoy añadimos una nueva experiencia vital: ser despedida. Gracias a mis antiguos compañeros en Deviation Games. Ha sido un placer colaborar con vosotros y aprender de vosotros".

Otro productor, Jared Bailey, contaba que "desgraciadamente me he visto afectado por los despidos de hoy en Deviation Games. Estoy buscando roles en producción. A mis antiguos compañeros de Deviation: ha sido un honor y un privilegia trabajar con tanta gente con talento. Os echaré mucho de menos".

Actualmente se desconoce el tamaño exacto de la plantilla de Deviation Games. Lo último que supimos al respecto fue en junio de 2021, cuando se anunció el acuerdo con Sony; se dijo que la empresa tenía alrededor de cien empleados y que iba a trabajar en "una nueva IP original" para PlayStation que llevaba un año en desarrollo.

Sobre ese proyecto, o sobre la propia Deviation, no se sabe tampoco demasiado. La última comunicación oficial del estudio se produjo en septiembre del año pasado, cuando anunciaron la marcha de uno de sus fundadores, Jason Blundell.

Blundell, del que no se explicaron los motivos para su renuncia, fundó Deviation junto a Dave Anthony. Ambos provenían de la franquicia Call of Duty, donde Blundell había sido director y co-líder del estudio Treyarch.

Por el momento ni Deviation Games ni Sony han hecho ningún tipo de declaración tras hacerse pública la oleada de despidos en el estudio.

Read this next