Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Braid: Dos visiones

Desmontando a Jonathan Blow.

Coincidiendo con la reciente publicación de Braid en PlayStation Network y más de un año y medio después de su lanzamiento original creemos que es un buen momento para reflexionar acerca de este título emblemático de los llamados juegos independientes. Un título que fue escogido como uno de los tres mejores del año pasado por esta misma web y por vosotros mismos, lectores.

Hablar y discutir sobre Braid es siempre algo que hacemos con gusto, sin embargo a la hora de plantear este artículo nos hemos encontrado con un pequeño obstáculo. Se ha escrito tanto y tan bien acerca de este juego que encontrar un enfoque distinto no es una tarea fácil.

Nosotros lo hemos intentado y creemos que en cierto sentido hemos conseguido nuestro objetivo. Os presentamos a continuación dos artículos escritos por dos personas con una visión radicalmente opuesta sobre este juego creado por Jonathan Blow y David Hellman.

Por un lado tenemos Las Ciudades Invisibles de Braid de Jaime San Simón, una profunda reflexión sobre el juego a partir de la obra de Italo Calvino que el propio Blow reconoció como una gran influencia para el juego. A lo largo de una falsa entrevista al creador de Braid y siguiendo la estructura del libro Jaime nos habla de forma velada de otros juegos que han significado un punto de inflexión dentro de la formación del lenguaje de los videojuegos, todo ello para intentar dar con una definición de Braid.

Por otro lado, el artículo Braid: El Gran Timo del Videojuego nos sorprende con una feroz crítica sobre este título bajo la premisa de que quizás tanto la prensa especializada como los propios jugadores hayan olvidado algo de su memoria histórica sobre el medio y por lo tanto se hayan dejado arrastrar por una única y devastadora corriente de opinión entorno a esta obra. Para S*T*A*R la mayor parte del éxito que ha vivido Braid no concierne a sus propias cualidades como juego sino a la fortuna del momento y el contexto en el que ha visto la luz.

 

Etiquetas

Comentarios