Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Avalanche despedirá a 77 empleados

“Hemos perdido dos contratos este año”.

Avalanche Studios, desarrolladores del motor gráfico que recibe su nombre y creadores de la franquicia Just Cause, ha confirmado el despido de 77 empleados debido a las perdidas que han acumulado este año.

Como muchos sabéis, el hecho de que las compañías inicien un proyecto no significa que estos vayan a ver la luz de manera definitiva, pues depende de factores tan importantes como la financiación y consecuentemente de los medios disponibles.

En este caso, el motivo de los despidos se debe a que Avalanche ha perdido dos contratos de edición cuyo valor se estimaba en unos 27,2 millones de euros.

En una situación parecida a la de Silicon Knights hace bien poco, no pueden permitirse mantener un número tan alto de empleados si no hay suficientes proyectos y por ello toman tan drástica decisión.

El dueño de Avalanche, Cristofer Sundberg, ha realizado unas declaraciones al respecto en GamesIndustry.biz.

Perdimos el primer contrato en febrero pero hemos podido sobrevivir porque teníamos escasez de personal en otros proyectos, así decidimos formar un equipo para trabajar en una nueva IP que estábamos desarrollando. Pero el equipo que estaba trabajando en ese proyecto paró de hacerlo la semana pasada. Había unas 67 personas involucradas.

Just Cause no se verá afectada por este hecho, así como tampoco el juego The Hunter, en el que colaboran con la desarrolladora Emote Games. Se muestran optimistas también pues esto no significa ni mucho menos el cierre de la compañía.

Ahora hay una mayor atención, más que nunca, en el desarrollo de Just Cause 2. Hemos iniciado conversaciones con diferentes editores sobre un nuevo proyecto y de momento van muy bien”.

Y lo más curioso es que Sundberg no ve con malos ojos esta situación que denomina como una vuelta a las raíces.

Me siento positivo de volver sobre nuestros pies de nuevo, pero ¿nos convertiremos otra vez en un estudio de 160 personas?. No estoy seguro. Me encanta trabajar con estas personas pero cada vez lo odiaba más porque nos habíamos industrializado y vuelto impersonales. Empezamos esta empresa basándonos en nuestra pasión por crear juegos, no por echar a andar un gran negocio”.

Comentarios