Skip to main content

10 tendencias que podríamos ver en la próxima generación de consolas

Más publicidad ingame, interacción con móviles, f2p, streaming de partidas, financiación de hardware, e-sports...

Ahora que estamos a punto de conocer cómo será la PlayStation 4 -recordad que el día 20 de febrero hay un evento para presentarla-, y que la nueva Xbox no tardará demasiado en ser descubierta, nos hemos propuesto especular sobre varias de las tendencias que creemos que veremos en la siguiente generación.

Este artículo está constuido a partir de una serie de conjeturas, análisis de tendencias y rumores que llegan a nuestras oficinas; quizás algunas son muy obvias y otras improbables, pero nunca está de más aprovechar la oportunidad para preguntaros también a vosotros qué pensáis sobre el tema.

1 - Mandos con pantallas y con zonas táctiles

Nos llegan muchos rumores que parecen confirmar que el nuevo mando de PlayStation 4 tendrá una zona táctil. Posiblemente trasera, como en la PS Vita. ¿Y que habrá delante? Muchos rumores apuntan a que tendremos una pantalla, más pequeña que la de Wii U, en la que se enseñará información útil del juego/aplicación que estemos ejecutando.

Nosotros nos imaginamos un panel táctil trasero.

La integración de una zona táctil y de una pantalla es un arma de doble filo: ya sabemos que a Sony le gusta imponer a sus desarrolladores que machaquen hasta el infinito las tecnologías que quieran promover. ¿Os acordáis de lo mucho que promocionaron Move y la tecnología 3D? ¿O la pantalla táctil de Vita, el panel trasero y la cámara? Sacaron una buena hornada de juegos que intentaba aprovecharlo pero el arraigo de todo esto ha sido más bien escaso. El problema es evidente: cuando alguien desarrolla un juego multiplataforma (y suponemos que las otras consolas y PCs no tendrán esa misma tecnología) todas estas cosas se convierten en extras. Y extras suele ser sinónimo de algo hecho al final y deprisa para quitarse el muerto de encima.

Lo que sí que puede ser interesante es ver cómo integran esa pantalla con el propio sistema operativo de la consola: si desde ahí podemos poner música de fondo, grabar partidas o chatear con amigos ya estaremos más que contentos. De hecho estaría fenomenal.

2- Xbox imitando el sistema de PlayStation Plus y Sony potenciándolo

La distribución física es algo con fecha de caducidad: posiblemente no se acabe en esta generación pero los grandes fabricantes van a empezar a hacer todo lo posible para quitarse del medio todos esos costes de fabricación y distribución y todo lo que eso conlleva: filtraciones de juegos, el tener que contentar a las grandes tiendas, la segunda mano...

El modelo de PSN ha triunfado y seguirá triunfando en PS4. ¿Qué hará Microsoft?

PlayStation Plus nos hizo dudar, al principio, pero ahora mismo es un servicio que enamora a todo el mundo: varios juegos gratis cada mes, descuentos muy interesantes y acceso a betas. Es una muy buena forma de acostumbrar al usuario a utilizar, cada vez más, la vía digital, y a que comience a apilar juegos en su colección online. Xbox tendrá que actualizar su modelo de Xbox Live si quiere competir contra Sony en igualdad de condiciones. Tiene una gran base de seguidores que están pagando un buen puñado de dinero por un servicio online que se está quedando atrás con respecto al de su rival, y que estarían encantados de seguir pagándolo si la oferta es atractiva.

3- En vez de comprar una consola, suscribirse a ella

No creo que esto sea una tendencia generalizada, pero sí que posiblemente veamos alguna oferta similar en un tiempo. Al igual que estamos acostumbrados a firmar un contrato con una operadora de teléfono para conseguir una pieza de hardware, ¿por qué no hacer lo mismo con las consolas?

Imaginad: pagas 50€ iniciales y una cuota de 15€ al mes durante 24 meses y tienes la consola y una suscripción premium (PlayStation Plus o Xbox Live Gold). En total sale a 410€. Posiblemente sigas pagando la cuota una vez finalice el contrato porque, ya sabes, se nos olvida llamar para cancelarlo o ya estamos tan acostumbrados al servicio que nos da pereza prescindir de él.

Microsoft ya ha vendido su Xbox 360 a plazos en EEUU.

Nosotros podríamos costearnos una consola a un precio bastante reducido y pagarla a plazos, el fabricante acabaría recuperando lo que le ha costado el hardware en un par de años y, por el camino, tú no podrías dejar de utilizar la consola y pasarte a la competencia (porque estás con permanencia con ellos y tendrías que pagar una penalización para irte) y con algo de suerte compres DLCs, juegos online u otros servicios que les vayan llenando los bolsillos.

En realidad prácticamente todos ganaríamos: los que quieran comprarse la consola de golpe prescindirían de esta opción y los demás podrían acceder a la máquina mucho antes de lo que tenían planeado.

4- Conexión permanente a internet

Ya han salido varios rumores sobre esto, y que afectan tanto a la consola de Microsoft como a la de Sony: para evitar que piratees o vendas juegos de segunda mano podrían pedirte que estés conectado a internet para jugar. Quizás, de hecho, busquen una solución intermedia: que cada juego venga con un online pass, por ejemplo.

En todo caso este modelo, que va claramente en detrimento de la comodidad de los usuarios y sería más mala noticia que otra cosa, es algo que ya está bastante instaurado entre gran parte de los jugadores -Steam, sin ir más lejos. Muchos juegos de éxito ya lo requieren y las compañías pueden pensar les compensa perder a parte de sus potenciales compradores si con ello rentabilizan la segunda mano y evitan los efectos de la piratería.

5- Mucha más publicidad in-game

Con las nuevas consolas llegará algo que, hasta ahora, era incipiente: unas métricas brutales. Los fabricantes de consolas y de juegos medirán absolutamente todo lo que puedan medir.

Esperemos que la publi en los juegos no sea muy invasiva.

Y con esto nos referimos a cuántas veces a la semana jugamos, con qué tipo de marcas interactuamos, qué servicios utilizamos, si somos buenos o malos jugando, qué generos nos gustan, si miramos pelis y series, en qué tiendas online compramos, con qué amigos interactuamos, qué telefono tenemos, cuántas veces vemos la cara de tal o cual personaje durante una partida... y utilizarán todos estos datos para generar una publicidad mucho más acotada y filtrada.

No os extrañe que veamos, por fin, la explosión de la publicidad ingame. Es posible que un equipo de fútbol pueda hacer publicidad de algunos servicios solo a la gente que les sigue en Facebook y que veamos ese anuncio dentro de un juego. O que te encuentres esos altavoces que has buscado en Amazon en un espacio publicitario en lo alto de un edificio del GTA.

Sería un suicidio entregarse locamente a esto, así que preveo una integración paulatina y poco agresiva. Pero, seguro, esto será una tendencia que subirá.

6- Integración de servicios y free-to-play y MMO

Pensad en esto: cuando PS3 y X360 salieron al mercado todavía no existían ni Facebook, ni Twitter ni YouTube -o estaban en fases muy preliminares-. No existía el iPhone. Los juegos free to play eran de nicho. Creíamos que app quería decir arriba en inglés. No han salido MMOs destacables en consolas.

Esto, claro, se acabará. La integración con las redes sociales será un pilar fundamental en las nuevas máquinas: podremos twittear esa puntuación que acabamos de hacer, colgar en Facebook una foto de ese partido que acabamos de ganarle al FIFA a un colega o emitir en directo vía YouTube una partida al nuevo Call of Duty. Y posiblemente vayan mucho más lejos: imaginad que podemos invitar a una partida en curso a un amigo vía Twitter o Facebook, o que podemos darle a "Me gusta" a elementos que estén dentro de los juegos (vestidos, personajes, etc). Los MMO podrían volver a subir con estas nuevas consolas, que ahora sí que estarán preparadas para soportar modelos de suscripción; lo mismo con los free to play, que se podrán integrar fácilmente.

Las redes sociales serán un pilar fundamental en la nueva generación. Ojalá que las integren de forma inteligente.

7- Preparada para YouTube y para los e-sports

Enlazando con el punto anterior, se rumorea que las nuevas consolas grabarán, automáticamente, nuestras partidas. Se dice que la PlayStation 4 almacenará los últimos 15 minutos jugados por si se nos ha olvidado darle al botón de grabar, pero que podremos registrar todo lo que hagamos y luego subirlo a la red.

Si ahora YouTube está infestado de vídeos sobre videojuegos... ¡imaginad en un par de años! Si ahora quieres grabar una partida en consola tienes que comprarte una capturadora y saber utilizar un software relativamente complejo. Si todo es tan fácil como darle a grabar y a subir la cosa se puede poner muy interesante. De rebote los e-sports adquirirán muchísimo más protagonismo. Será más fácil montar partidas y retransmitirás, poner de acuerdo a varia gente y, posiblemente, implementen el concepto de "espectador": no sería raro que puedas entrar a mirar la partida de alguien. Imaginad: un partido a NBA 2K14 entre dos famosos y tú, desde tu consola, puedes entrar en esa partida y verla y, claro, comentar, animar... ¿encaja, no?

8- Muchas más suscripciones y DLCs más inteligentes

En el final de esta generación ya hemos visto la epilepsia que les ha entrado a todos con esto de los pases de temporada y los DLCs. Pues bueno, preparaos que vienen curvas.

Yo no lo veo como algo necesariamente malo: está claro que las compañías rentabilizarán al máximo sus productos. Lo que sí que es feo es que lancen juegos a medio hacer para clavarte luego por algo que debería haber estado en el producto inicial. Ahí es donde entramos nosotros: no compraremos los que sean abusivos y apoyaremos a los que lo hagan bien.

Las franquicias se convertirán en servicios a la carta. La virtud que tendremos que potenciar será la contención.

Activision con Call of Duty, EA con Battlefield y FIFA, Microsoft con Forza... poco a poco las franquicias se convertirán en servicios. ¿Si nos gusta una saga por qué no suscribirnos a ella y tener todo lo que saquen a mitad de precio? Y, si no queremos, pues solo compramos lo que nos guste a precio normal. Los desarrolladores ganan y nosotros ahorramos.

Por no hablar, claro, de las demos y demás. Imaginad que EA venda FIFA 15 a precio normal, con todo, y que venda Ultimate Team por 15€. Imaginad que lo podemos jugar a fondo, con todas las opciones, y por tiempo ilimitado. Si no nos importa el modo carrera o lo que ofrece para un jugador habremos ahorrado, y ellos habrán asegurado una venta que posiblemente acabe pagando por microtransacciones o, quién sabe, quedándose con el juego completo (¡con descuento de 15€!) si le ha gustado mucho.

No os extrañe, pues, que en cuatro años estemos suscritos a tantas cosas que ni sepamos cómo se nos está vaciando la tarjeta de crédito. ¡Cuidado!

9- Mejor Inteligencia Artificial en los juegos

Ahora el PC nos ha demostrado que con más potencia podía mostrarnos unos gráficos a años luz de las consolas. La Inteligencia Artificial, sin embargo, era la misma para los juegos multiplataforma.

Crucemos los dedos para que los juegos no se armen, sean más inteligentes que nosotros y nos acaben matando.

De hecho hay pocos desarrollos que se hayan hecho pensando solo en PCs de alta gamma -porque entonces no podrían hacer versión de consola y eso es perder mucho dinero- y, por lo tanto, nadie nos ha demostrado, todavía, hasta dónde se puede llegar.

Ese aumento de poderío hará que la IA sea uno de los elementos que más destaquen en esta nueva generación: gráficamente no sorprenderá tanto, ya veréis, pero compensará por ahí. Veremos nuevas rutinas en todos los enemigos, interacciones mucho más realistas posiblemente hasta cosas que no nos podamos ni imaginar. A mí es uno de los puntos que más me intriga y más me atrae.

10- Interacción con dispositivos -iphone, tablets, etc

Por último creo que las consolas de nueva generación estarán creadas pensando en su entorno: Xbox ya he demostrado que es posible con SmartGlass, y eso irá a más. Hoy en día casi todo el mundo tiene un smartphone y el mercado de las tablets es imparable. Eso hará que la interacción entre ambas máquinas sea total.

Para poner unos cuantos ejemplos... imaginad que estáis en el trabajo y que acaba de ponerse a la venta, en la store online, ese juego que tanto esperábais. Pues accedéis a la app de Xbox o PlayStation, encendéis la consola remotamente y lo ponéis a descargar. Cuando lleguéis a casa ya lo tendréis.

O los teclados para los mandos: quita, bicho, no he visto cosa más incómoda. Ahora todos los códigos, registros, navegación por internet y demás se podrá hacer de manera táctil con el teléfono o la tablet.

Evidentemente hay muchas más posibilidades ahí, como ya nos ha enseñado Microsoft: recibir información extra durante la reproducción de una película en la que nos digan quién es tal actor, votar en encuestas durante la retransmisión de un partido de fútbol, chatear con amigos...

Si lo hacen bien, y solo si lo hacen bien, pueden salir cosas muy chulas de aquí. Wii U abrió la lata.

Como decíamos, estas predicciones están hechas en base a la pura especulación, a tendencias que hemos observado y a algún que otro rumor que nos ha llegado. ¿Os emocionan, os repulsan? ¿Tenéis otras ideas que creéis que veremos en esta generación que ya está prácticamente aquí?

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

Read this next