Lips

Fiesta loca en la consola de Microsoft.

Todos hemos pasado por ello alguna vez. ¿Quién no se ha visto tan tranquilo en una fiesta y de repente se ha encontrado con un micro de SingStar delante de las narices? ¡Canta, canta! No hay escapatoria posible, amigos. Lo cierto es que esto que podríamos llamar Karaoke 2.0 ya es algo que forma parte de la normalidad fiestera y casi una costumbre tan arraigada como podría ser ponerse un gorrito puntiagudo o reventar globos. Hay que felicitar a Sony por haber conseguido hacer de su título el más sociable y comúnmente aceptado “videojuego” de la historia.

Lips es la respuesta de Microsoft a la demanda de títulos de cantar para su Xbox 360 y también un paso más en su estrategia para abrirse al gran público. Como ya hizo con otros títulos de la gama casual de Sony, como por ejemplo Buzz, intenta aportar algo más de lo que ofrece su competidor, entre otras cosas, para que la evidencia de la copia no sea tan clara. Así pues, veamos qué es lo que nos ofrecen estos dos micros tan majetes después del conciertazo que les acabamos de regalar a los de la oficina que tenemos al lado. Pobrecillos.

¿He dicho ya que los micrófonos son majetes? Lo son, molan bastante y tienen las siguientes novedades. Para empezar son inalámbricos, es decir, que los anfitriones ya pueden descansar tranquilos, su consola no volará por los aires nunca más. Además de darnos libertad de movimiento, los micros responden a nuestros meneos cuando los agitamos y, de hecho, de vez en cuando el juego nos dirá que hagamos posturitas para recompensarnos con más puntos. También cabe destacar lo sólidos y lo resistentes que parecen y, encima, tienen unas lucecitas la mar de chulas. Cada uno lleva dos pilas.

Como todos sabréis, en un juego de karaoke las interpretaciones (ejem...) son valoradas mediante un sistema que tiene en cuenta el tono de la voz y la coordinación/tiempo con la letra de la canción. En otras palabras, como pasa en SingStar, cuando llegue tu turno puedes decir lo que te venga en la real gana, porque lo importante son los cambios de timbre y clavarla en los momentos. Con Lips podrás hacer el burro de la forma más desfasada y acabar teniendo la más alta de las puntuaciones. Es el clásico defecto que tienen estos juegos, que tampoco entorpece su finalidad de divertir, pero que supongo que mejorará con en el futuro (véase el excelente sistema de reconocimiento de voz de un título tan diferente como EndWar). Lips es un juego muy fácil, más incluso que SingStar, y además no tiene selector de dificultad.

1

Como se ha comentado, para darle algo más de vidilla al tema se ha incluido un sencillo sistema de detección de movimiento que se activa cuando agitamos el micro. Es la forma de activar el poder Lluvia de Estrellas, una forma de ganar de más puntos haciendo posturas al estilo cantante popero. Aunque es una adición que no está del todo bien implementada –porque es casi imposible cantar y hacer posturas al mismo tiempo– resulta un añadido cachondo que seguramente hará más pronunciada la curva de nuestros Lips (lo siento, tenía que decirlo).

Agitar el mando también sirve para hacer sonidos que se añaden a las voces. Hay varios disponibles para escoger y la mayoría son una tontería como una catedral. Aunque también son divertidos, por ejemplo, cuando pillas el de la mesa de scratch en temas como Rome Wasn't Built In a Day de Morcheeba lo flipas, queda de muerte, o también cuando te haces el motivado agitando una especie de maza en Another One Bites de Dust de Queen. Tampoco hay que olvidar las opciones de distorsión de la voz, hay varias para escoger y son desde el sonido reverberado de concierto hasta un simulación de cuando cantamos en la ducha. Se notan bastante poco, eso sí.

2

En cuanto a modos de juego, Lips nos ofrece los mismos versus y dueto de SingStar y al mismo tiempo aporta otros nuevos muy rocambolescos. Estos parecen sacados al 100% del imaginario japonés de títulos como Wario Ware o Project Rub. De hecho, se nota mucho la mano del estudio de desarrollo japonés iNis –al cual Microsoft hizo este encargo– en la estética de los modos Beso, Bomba y Combate Vocal.

Comentarios (14)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!