Guía Dark Souls - Burgo de los No Muertos: Parte Inferior, Demonio Capra

Prepárate para morir.

Guía Dark Souls - Burgo de los No Muertos: Parte Inferior

¿Te acuerdas del puente donde debías evitar al dragón rojo que escupía fuego? No te preocupes, no queremos que te lances contra él cual kamikaze suicida. Vuelve allí para poder llegar a la parte inferior del Burgo de los No Muertos. Baja por las escaleras y sigue los estrechos caminos que llevan hasta un poblado abandonado.

Avanza con cautela porque nada más verte tres perros zombi (me encanta esta expresión) se lanzarán sobre ti. Si quieres deshacerte de ellos de forma rápida recurre a la escalera. Ahora tienes el camino despejado para seguir avanzando y explorar todas las casas del lugar. Allí encontrarás suministros que pueden serte de utilidad y una puerta cerrada que puedes abrir con una llave que venden los comerciantes por unas 1000 almas.

En una de las casas también hay unos NPC que necesitan que les liberes. Puede que llegados a este punto te hayas confiado y creas que la zona es segura pero esa sensación durará lo que tardes en darte cuenta de que un grupo de asesinos se dirige hacia ti.

Estos enemigos son muy rápidos pero tienen una defensa relativamente baja, así que una vez des un paso atrás y te protejas con tu escudo intenta deshacerte de ellos uno a uno. Termina con todos y avanza para enfrentarte a otro jefe final.

Burgo de los No Muertos - Parte Inferior - Jefe Final: Demonio Capra

Los primeros segundos de la batalla contra el Demonio Capra pueden ser la experiencia más frustrante que habrás tenido hasta ahora en Dark Souls. Es un demonio con forma de cabra, así que imagínate la rabia que eso puede concentrar. Además irá escoltado por dos perros zombi que tienen que ser tu primer objetivo antes de enfrentarte a la cabra endemoniada esa.

Ahora que has acabado con las dos bestias, la clave de la batalla está en usar las escaleras y luego saltar hasta abajo: te seguirá y perderá unos segundos buscando equilibrio, es el momento perfecto para que ataques. Puede parecer más complicado de lo que en realidad es, por lo que sé persistente. Lo acabarás logrando.

Cuando sientas la satisfacción en tus carnes tras eliminar a la bestia sal de la habitación y baja por las escaleras que encontrarás a tu lado. Ten cuidado porque otros asesinos te atacarán. Sigue la curva del camino hasta que llegues a una escalera de espiral, sube por ellas y sigue el camino hasta que desbloquees un atajo tras el acueducto cercano a la entrada del Santuario de Fuego. Con este nuevo camino baja de nuevo por las escaleras y avanza para entrar en las profundidades.

Volver al índice de la Guía de Dark Souls

Comentarios (1)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!