Análisis de McPixel

Crank.

Versión probada: PC

McPixel es una aventura gráfica reducida a la mínima expresión: puzzles con tan solo un par de personajes y objetos. Tienes veinte segundos para ver qué narices haces para combinarlos, porque hay una bomba en alguna parte del escenario. Somos discípulos de Chev Chelios, no hay tiempo de planificar, simplemente nos lanzamos porque si no actuamos rápido se va todo a ir a tomar por saco. Llevamos años devanándonos los sesos en juegos del género y ahora toca hacer el examen final.

1

Reunión de famosetes en McPixel.

McPixel es un payaso recibiendo un tartazo en la cara. Tiene un humor sencillo, directo, y zafio. La acción por defecto al hacer clic en un personaje es darle una patada en la entrepierna, a menos que tengamos un objeto, en cuyo caso intentaremos golpearle con él o introducírselo por algún orificio. Puede parecer repetitivo, pero el juego se las apaña para optar siempre por el más difícil todavía y desafiar nuestras expectativas. Si fallamos en resolver el puzzle, el punchline será siempre el mismo: explotará el escenario, pero la forma de llegar a él es completamente impredecible.

"McPixel es divertido pero no en el sentido de estar delante de la pantalla y poner "lol" o "xd", es divertido en plan soltar carcajadas."

McPixel es un combate de la MMA que se resuelve por KO directo tras la primera patada. Las decenas de escenarios se suceden a una velocidad vertiginosa - aunque tendremos que repetir los que no superemos al final de cada ronda. Si acertamos tres seguidos nos trasladarán a unas fases bonus demenciales. Los que no resolvamos los tendremos que repetir. Cada uno de los capítulos tiene tres rondas con unos 6-8 escenarios, más una ronda extra si conseguimos el 100 % de cada escenario, es decir morir de todas las maneras posibles y resolver la situación. Con todo, el juego no dura más que una tarde si decidimos pasárnoslo de una sentada.

2

El profesor Oak recibiendo una buena patada en la entrepierna

McPixel es un Testimonios/Celebrities. Por delante de nosotros pasa todo un elenco de personajes (en este caso de películas y juegos) con la intención de reírse sanamente de todos ellos. Podremos conectarle un USB con un virus a Terminator, quitarle la barba a Dumbledore, o intentar lanzar una Pokeball a un lanzador de sumo. También sabe reírse de sí mismo. Al completar el 100% desbloquearemos opciones tan útiles como un mini-juego de pedos o un chat social donde estamos solos. El DLC gratuito consiste en un tutorial que no es más que un compendio de escenarios que ya incluye el propio juego. También tiene un editor de niveles, pero quizá requiera más dedicación de la que sería deseable.

McPixel dura poco, sus píxeles como puños son algo feotes y usa una sola melodía para todo el juego. Pero es divertido. Divertido pero no en el sentido de estar delante de la pantalla y poner "lol" o "xd" - a pesar de que nuestra expresión no se mueve un milímetro - divertido de soltar carcajadas. Podría ponerme a disertar largo y tendido sobre cómo el humor en los juegos se está perdiendo en busca de un mal entendido reconocimiento desde otros medios a base de meter dramas incluso en shooters en esteroides. Dada la naturaleza breve y visceral de McPixel, creo que estaría completamente fuera de lugar.

8 / 10

Leer nuestra política sobre puntuaciones Análisis de McPixel Jaime San Simón Crank. 2012-09-10T12:35:00+02:00 8 10

Comentarios (5)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!