Criterio de puntuación

Aquí te explicaremos qué valor tiene, para nosotros, ese numerito que ponemos al final de cada análisis.

Los sistemas de puntuación son complicados: nunca satisfacen a todo el mundo. Algunos comentan que los porcentajes son la forma más precisa de poner una nota. Pero. ¿Realmente podemos hilar tan fino como para distinguir un 75 de un 77? No. Es más, este baremo suele dar pie a discusiones absurdas.

También hay la posibilidad de poner notas sobre 3 o 6, como suelen hacer los periódicos. No es mala idea, aunque nuestra función es, al fin y al cabo, deciros si merece o no merece la pena gastar dinero en un juego. Por tanto puede llegar a ser inexacto.

Con todo, eso de las notas es algo tremendamente subjetivo. Hay miles de factores que empujan a un redactor a decidirse por cierto número: desde su edad hasta las consolas que ha tenido durante su adolescencia. No es una ciencia exacta y eso tiene que quedar claro tanto a redactores como a lectores.

De todos modos Eurogamer nunca le encargará un análisis de, por ejemplo, un juego de estrategia a alguien que deteste la estrategia. Tenemos la ventaja de que a la mayoría de nosotros nos gustan varios géneros, es cierto, pero nunca escribiremos sobre algo que no nos llame mínimamente la atención. Igual con los juegos casuals: no se reseñarán con furia por un redactor hardcore. Entendemos que tienen su público y lo analizaremos para ellos. pero no por eso perderemos de vista si es o no es un buen producto. Y viceversa.

No queremos entrar en demasiados debates sobre puntuaciones. Un analista otorgará una nota en función de cómo se lo haya pasado, de comparar el juego con los demás títulos del mercado, de si cree que las decisiones de diseño son acertadas. en fin, hay muchos factores que influyen. Pero vamos, que tenemos claro que será su opinión y que esa opinión puede diferir de la de muchos de nosotros. Eso sí: deberá defenderla, consecuentemente, en el texto. Por tanto, antes de criticarlo, os aconsejamos que leáis lo que hay escrito encima del numerito.

El diez.

Un 10 significa, según el criterio del analista, que tienes que comprar ese juego: ese es el mensaje que intentamos transmitir. También implica que el título es prácticamente perfecto en su contexto. Por eso intentamos no abusar de ellos: es improbable que veas más de tres o cuatro 10 en un año.

Pero no todos los 10 son iguales. Es posible que cueste entender cómo le damos la puntuación perfecta a un juego independiente y, en cambio, un 8 a ese de rol que tanto te gusta y que está producido con muchos más medios. Ahí es donde entras tú y tu propia subjetividad y preferencias. En todo caso, un 10 significa que si no estás demasiado iniciado en un género ese juego es una opción perfecta. Un 10 no implica que un juego sea absolutamente intocable y sin fallos. Nunca nos encontraremos con algo así. Es más la suma de un buen diseño, un grafismo acertado, una programación pulida. en resumen, que tengas la sensación de estar frente a algo muy especial. Algo que seguro que te gustará.

El nueve, tu corazón mueve

Un 9 quiere decir que, si te gusta ese género, el juego te apasionará. Un título al que tendrías que intentar jugar a toda costa. Un 9 implica que apenas corres riesgos si lo compras. Peeeero. siempre es posible que haya algo que no te guste. Puede ser un mal doblaje, que no ofrezca algo especialmente original ni algo que no se haya visto antes o que sea demasiado corto, por ejemplo.

Pero te lo pasarás bien. Cuando lo acabes te sentirás contento por haberlo jugado. Al fin y al cabo un 9 es un excelente.

Con un ocho más contento que con un bizcocho

Los 8 son complicados. Son de esos juegos "casi brillantes". Los amantes del género lo recomendarán y los que no lo sean seguramente se diviertan con él. Son los típicos que, como mínimo, tienes que bajarte la demo, alquilarlo o pedírselo a un amigo. Es una muy buena nota, con todo, y cualquier desarrolladora tendría que sentirse orgullosa de haber llegado a esos estándares de calidad.

Siete, bastante apañadete

Un juego de siete es uno de esos que debes probar antes de comprar. Si eres fan del género es muy posible que te guste. Es un juego que podría haber aspirado a más: quizás tenga problemas con la IA, los gráficos no son brillantes o la cámara está mal trabajada.

En general, el 7 se ve, en la prensa del videojuego, como un punto de no retorno. Suele ser la nota que marca la barrera entre el "voy a comprar este juego" y el "el dinero se queda en mi bolsillo". En Eurogamer nos resistimos a esa idea: un 7 es un buen juego. No brillante, pero sí con muchas posibilidades de que te guste.

Con un seis no os desaniméis

Es un juego "bueno". La mayoría de su público objetivo lo disfrutará. Pero ándate con cuidado. No es como para que salgas loquísimo de casa para ir a hacer cola frente la tienda un día antes. Investiga un poco más sobre él, alquílalo o bájate la demo. No decimos que sea malo, al contrario. Sólo decimos que tenía potencial para llegar a ser algo más y que, según nuestro criterio, falla en ciertas áreas clave.

En Eurogamer vamos a puntuar con 6 a la mayoría de juegos "derivativos". Es decir, aquellos que se puedan comparar con sus secuelas o con rivales directos y que no lleguen ni por asomo a su calidad. aunque puedes pasártelo bien jugándolos. Estamos hablando de las típicas secuelas hechas con prisas y con el claro objetivo de ganar dinero rápido, sin demasiadas o ninguna mejora. Que no, no es que sea malo. Al contrario, para un jugador novel en la saga puede hasta ser mejor que el original. Pero nosotros analizamos los juegos teniendo en cuenta su contexto y el valor general para el usuario. En todo caso, si lees el texto de encima de la nota tendría que quedarte bien claro.

Con 6 también englobamos esos juegos que tienen ciertos problemas de ritmo, técnicos, artísticos. que no llegan al notable, vamos.

Cinco. Sin rima.

Es el punto en el que realmente empiezas a dudar de la calidad de un juego. Te estamos diciendo "no lo compres a no ser que tengas todos los juegos de este género". Un 5 es un juego con potencial de ser bueno pero que se ha quedado a medias. Se deja jugar, pero no es nada del otro mundo.

De todos modos un 5 no es un desastre. Es la nota media. Evidentemente nosotros no podemos analizar todos los juegos que salen en un año y nos centramos en los mejores. Entonces, no verás tantos 5 como deberían. No es porque no estén en el mercado, es porque a veces priorizamos los textos de juegos con más nota.

Cuatro, si lo pillas barato

El redactor ha tenido una experiencia más bien mala jugando a este juego. Es un juego con el que no merece la pena, habitualmente, gastarse el dinero. Pídeselo a un amigo, por ejemplo. Con todas, seguro que algo bueno tiene: quizás gráficamente esté muy bien pero la jugabilidad sea una catástrofe, o viceversa. O tiene bugs imperdonables, o una IA desfasada.

Muchos juegos de 4 acaban vendiendo bien: licencias de películas, franquicias conocidas. algunos tienen un público que los disfrutarán. Pero si lo miramos fríamente, hay muchos otros juegos que son mejores que este.

Tres, dos y uno. ¡fuego!

Para empezar, es normal que si una compañía tiene un juego con posibilidades de recibir un 3, un 2 o un 1. ya ni nos lo mande. Así que por eso no verás estas puntuaciones demasiado a menudo. Pero vamos, ya te imaginas lo que significan: una experiencia de juego horrible, que no divierte más que por lo bizarro de sus errores. Para nada merece la pena comprárselo, a no ser que tengas algún tipo de impulso irreprimible de coleccionar todo lo que salga a la venta.

Comentarios

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!