DeathSpank Análisis

DeathSpank

Ron, Ron, ¡cómo te queremos!