Skip to main content

Enemy Within es un XCOM mejorado genéticamente

O cibernéticamente, tú decides.

El éxito inesperado de XCOM: Enemy Unknown a finales del año pasado no ha cogido por sorpresa a 2K Games. Prueba de ello son el reciente lanzamiento de su versión para iPad, el sorprendente giro con el que The Bureau acaba de llegar a las tiendas y, finalmente, esta expansión llamada Enemy Within que ya hemos podido jugar en la Gamescom de Colonia.

Lo primero que llama la atención es que, lejos de ser la típica continuación del argumento original, esta expansión supone un completo reinicio de una trama a la que, eso sí, se le han añadido un buen puñado de nuevas mecánicas. Así, estamos en las mismas: Los extraterrestres están invadiendo la Tierra y nuestro deber, como comandantes en jefe del proyecto secreto XCOM, es impedirlo en base a entrenar a nuestros soldados, decidir sus acciones de forma táctica sobre el terreno de combate y, todo ello, sin olvidar la parte de gestión de nuestra base y -evidentemente- por turnos. Donde Enemy Within marca la diferencia es todos los implantes y mejoras que ahora podremos aplicar a nuestros soldados, y que convertirán a nuestros escuadrones en batallones realmente temibles. Estamos, pues, frente a un expansión centrada única y exclusivamente en las mecánicas.

Implantes cerebrales, brazos y piernas aumentados, piel más resistente... Todo lo que sea necesario para aguantar un turno más con vida.

¿Y cuáles son estas nuevas habilidades y mejoras? Pues tenemos desde trajes robóticos -los llamados MEC-, la posibilidad de que los francotiradores salten más alto para encaramarse en posciones elevadas, nuevas armas, granadas, etc. Los aficionados del mundo cyberpunk estarán de enhorabuena porque gran parte de estas mejoras se clasifican entre las clásicas mejoras genéticas y cibernéticas, y lo cierto es que toda la expansión está llena de elementos propios de este sub-género de la ciencia-ficción.

Cada una de estas dos ramas podrá desarrollarse a partir de nuevas instalaciones que podremos construir en nuestra base. De esta manera, el laboratorio genético nos permitirá aumentar la fuerza, el cerebro, los ojos, la resistencia de la piel y las piernas de nuestros soldados; mientras que en el laboratorio cibernético básicamente construiremos los famosos MECs -a los cuales podremos dotar de nuevas armas, como un lanzagranadas o un lanzallamas.

Los 'mechs' son los verdaderos protagonistas de Enemy Within.

Los que conozcáis XCOM sabréis que si por algo es conocida esta franquicia es por su elevada dificultad y por la famosa muerte permanente de nuestros soldados. Sin embargo, las ventajosas nuevas habilidades y mejoras con las que podremos contar en esta ocasión parecen que, por fin, van a lograr que al menos por una vez no nos sintamos inferiores respecto a nuestros visitantes del espacio exterior. Se acabo aquella situación tan repetida de tener un gigantesco Mutón frente a las narices y sentirse como una hormiguita a punto de ser aplastada. Los MECs de Enemy Within pueden mirar de tú a tú a estas feroces criaturas, y de hecho son la novedad más llamativa de toda la expansión.

Pero no cantemos victoria tan pronto, porque desde Firaxis también están rearmando al ejército sectoide con algún que otro nuevo juguetito, como es el caso del nuevo Mechtoide, así como nuevas tácticas para la IA. Todo ello sin contar que los nuevos mapas multijugador y niveles para la nueva campaña prometen dar forma a una expansión que estará a la altura de lo que nos tiene acomstumbrados el estudio de Maryland con las excelentes ampliaciones para su saga Civilization.

XCOM: Enemy Within saldrá a la venta en Europa para PC, Xbox 360 y PlayStation 3 el próximo 5 de noviembre.

Read this next