Skip to main content

Así es la ROG Ally, la portátil con la que Asus competirá con la Steam Deck

Ryzen Z1, pantalla táctil 1080p de 120Hz, 16GB de RAM y mucho más.

Tras una presentación inicial el día 1 de abril, lo cual hizo que mucha gente pensase que se trataba de una broma del April Fools' Day, Asus finalmente ha dado más detalles sobre su portátil/PC ROG Ally, la cual se pondrá a la venta el día 11 de mayo. Esta competidora de la Steam Deck parece ser un sistema más premium que la propuesta de Valve, con un procesador Ryzen Z1 más rápido y potente, una pantalla táctil 1080p de siete pulgadas y 120Hz y Windows 11. No sabemos su precio todavía, aunque en la presentación a la que acudimos se prometió "al 200%" que no sería superior a los mil dólares.

El hardware de la ROG Ally es quizás la parte más interesante de la ecuación, así que empecemos por ahí. La máquina monta en su interior un chips Ryzen Z1 "personalizado", el cual incluye una CPU con núcleos Zen 4 y gráficos RDNA 3, todo ello fabricado en un proceso de 4nm (a modo comparativo, los actuales procesadores de la serie Ryzen 7000 mezclan procesos a 5nm y 6nm, lo cual sobre el papel da a la APU de la Ally cierta ventaja en términos de rendimiento por vatio). En la presentación se habló de dos variantes de este procesador Z1, con distintos niveles de rendimiento: el estándar de seis núcleos y doce hilos, y el Extreme con ocho núcleos y dieciséis hilos.

Esta a priori impresionante APU está acompañada por 16GB de memoria RAM LPDDR5 en modo doble canal, mientras que el almacenamiento llega hasta un SSD PCIe 4.0 de 512GB y una ranura de expansión Micro SD UHS-2 (esto es sustancialmente más rápido que la Steam Deck, limitada a PCIe 3.0 para el almacenamiento interno y a tarjetas Micro SD UHS-1 para la expansión). La consola también tiene Wi-Fi 6E, comparado con el WiFi 5 de la Steam Deck.

En lo que respecta al diseño, Asus aseguró que la Ally es el resultado de cerca de cinco años de iteraciones y pruebas, hasta alcanzar un peso final de 608 gramos (frente a los 669 gramos de la Steam Deck) con un interior de aluminio, dos ventiladores, "heat pipes anti-gravedad" y un montón de componentes a medida para garantizar un buen equilibrio entre rendimiento y portabilidad. La disposición de los botones, al estilo Xbox, se amplía con palas adicionales en la parte posterior, así que Asus está siguiendo los pasos de Valve en este sentido. Pero, al igual que con la gama ROG de teléfonos móviles, también hay un amplio ecosistema de accesorios: Asus ha enseñado la GPU externa ROG XG, así como una funda, un mando, un cargador y unos auriculares inalámbricos de baja latencia.

El diseño, la verdad, resulta bastante atractivo, siguiendo la estética de ciencia-ficción de la marca ROG con líneas angulares y un montón de iluminación RGB. Lo único que nos gustaría ver más adelante, en este sentido, es un modelo en color negro para aquellos que quieran una máquina un poco más discreta.

Otro de los factores diferenciales respecto a la Steam Deck es la pantalla IPS, con una resolución más alta de 1080p, un refresco de 120Hz y un brillo máximo de 500 nits. Sus características detalladas son similares a lo que uno esperaría de un dispositivo móvil estándar, con un tiempo de respuesta de 7ms, un ratio de contraste 1000:1 y una cobertura completa del espacio de color sRGB. La única pega aquí es que no sea una pantalla OLED siendo un dispositivo premium, aunque en una sesión de preguntas y respuestas tras la presentación nos explicaron que la razón es tan sencilla como que ahora mismo no había pantallas OLED de este tamaño con las características que requería el diseño de la Ally.

A decir verdad, precisamente la pantalla tiene algunos detalles bastante interesantes. Pese a montar una CPU más potente, es poco probable que los títulos más exigentes vayan al máximo de resolución y frame-rate en la Ally al ser la vida de la batería un factor a tener en cuenta, con lo cual hay compatibilidad también para sincronización adaptativa. Esto es especialmente conveniente en una APU móvil que seguramente mueva los juegos gráficamente más exigentes a menos de 60FPS, ofreciendo una experiencia más fluida y agradable.

rog ally one pager

Aunque la Steam Deck está más pensada para el ecosistema Steam, por razones obvias, es posible añadir fácilmente otros launchers al utilizar el modo escritorio del sistema operativo SteamOS basado en Linux. La Ally, en cambio, opta por utilizar como base Windows 11 apoyándose en el launcher ROG Armoury Crate, haciendo que sea más fácil usar otras Store y con compatibilidad de serie con Steam, Epic Games Store, Xbox Game Pass, EA Play, Ubisoft Connect y Battle.net, según la documentación aportada por Asus. La aplicación también incluye modos gamepad, teclado/ratón y escritorio, controles RGB y una interfaz tipo Deck que parece más avanzada que la vista en dispositivos como la Aya Neo.

La ROG Ally, además, viene acompañada por una suscripción de tres meses a Xbox Game Pass Ultimate, reforzando la idea de que es capaz de ofrecer acceso a un montón de videojuegos sin necesidad de trastear con el sistema. Hay señales que apuntan a que Microsoft se está tomando más en serio portátiles como la Steam Deck o la Aya Neo, pero ahora mismo parece que la ROG Ally será la consola portátil en la cual resultará más sencillo jugar al catálogo de Xbox Game Pass de forma nativa, sin tener que recurrir a Xbox Cloud Gaming.

En general la ROG Ally nos ha dejado con la sensación de ser una máquina tremendamente interesante, y tenemos muchas ganas de tener una en nuestra manos para poner a prueba su rendimiento. Queda el gran interrogante por responder, el precio final cuando llegue a las tiendas el 11 de mayo, pero si Asus consigue ofrecer uno parecido al de la Steam Deck o si su propuesta es lo suficientemente superior como para justificar un precio más alto, entonces es posible que tenga una mano ganadora dentro de un segmento cada vez más atractivo para el gran público.

Read this next