Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Avance de Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014

Jogo bonito... ¿pero merece la pena comprarlo a precio de juego completo?

Si tenemos en cuenta la existencia de otros FIFA centrados en el Mundial resulta obvio pensar que este año, en el que el evento futbolístico más importante del mundo se realizará en Brasil, cuna del joga bonito y uno de los países más futboleros del mundo -las 5 estrellas de su selección como campeona del mundo le avalan-, EA Sports no dejaría pasar la oportunidad de publicar un nuevo juego que intente recoger la pasión y emoción con la que se vive el fútbol durante esas fechas, basándose para ello en el feedback recibido por los jugadores tras meses dándole caña al anterior FIFA y en el propio evento real. Hace poco publicamos otro avance detallando todos los modos de juego y nuevas características, y ahora lo hemos podido jugar en profundidad.

Hablar con Matthew Prior, productor del juego, en la presentación del juego en Madrid, no hacía más que confirmarnos estas sensaciones iniciales. Todo se basa en el Mundial: las físicas del balón oficial -con datos trasladados directamente de los resultados del balón real de Adidas en el túnel de viento-, los menús, los 21 nuevos estadios, las 203 selecciones, los 19 entrenadores licenciados y perfectamente recreados, las equipaciones y pelotas de anteriores mundiales, los vídeos con gente celebrando nuestros goles y victorias en los lugares más emblemáticos del mundo... Todos estos detalles pueden parecer anecdóticos, pero son cosas que EA Sports ha tenido muy presentes a la hora de realizar este Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014, un nombre que intenta ser lo más fiel posible a sí mismo. La intención principal de plasmar toda la parafernalia que rodea al Mundial queda clara por tanto desde el momento en que el menú y la música nos dan la bienvenida, y puede suponer uno de los grandes alicientes para todos aquellos que, sin ser especialmente aficionados a FIFA, sí adoran todos y cada uno de los detalles que forman parte del evento. Recordemos que EA estima que un 50% del público que compre este juego será gente que nunca ha probado FIFA antes.

Adidas ha colaborado con EA para que la física del balón oficial sea la adecuada.

Retirando todo este festivo y fastuoso envoltorio, y centrándonos solo en la palabra FIFA, las diferencias que pudimos apreciar con el mando en la mano son notorias en algunos casos y dubitativas en otros. Las más evidentes, como las nuevas animaciones no presentes en las ediciones de anterior generación -no olvidemos que el juego saldrá única y exclusivamente en Playstation 3 y Xbox 360-, el uso de tácticas en los córneres o el llamado Control de Clase Mundial, con mejoras a la hora de llevar el balón cerca del pie, serán bien recibidas para todos aquellos que encontraron ciertos detalles sin pulir en la última versión del título principal. También el nuevo modo de lanzamiento de penaltis, con un apuntado más definido y la posibilidad de que los porteros puedan corregir su elección antes de que el balón entre en la portería, hace que una de las partes más aburridas adquiera un nuevo interés.

El modo de entrenamiento, sin embargo, arroja algunas dudas con respecto a la estabilidad del juego. La posibilidad de subir estadísticas concretas de algunos jugadores, como la velocidad o el regate, para hacerlos más efectivos en determinadas áreas puede ser, sin duda, un complemento estratégico interesante, pero aunque el productor del juego nos aseguró que existirían ciertos límites a la hora de gestionar estas mejoras para que no exista una desigualdad excesiva habrá que hasta qué punto puede comprometer a largo plazo la igualdad de los equipos a nivel jugable.

Estas diferencias son sustanciales, al menos si lo comparamos con las versiones de anterior generación, pero quizás nos falte saber hasta qué punto pueden ser suficientes para los que tienen una consola de nueva generación. La posibilidad de apoyarnos en la espalda del rival para ir a por los balones por alto es bienvenida y ayuda a que los balones por alto, uno de los aspectos más comprometidos de FIFA 14, tengan un plus de realismo y espectacularidad; y más de uno agradecerá que a la hora de regatear o hacer un sprint, una de las situaciones que más se repetían en mi caso, el balón se comporte de manera más realista y no abandone nuestro pie con tanta facilidad, pero por lo demás cuesta comprobar a simple vista si bastará o no para diferenciarse de lo visto con anterioridad.

Puedes importar tu progreso del EA Sports Football Club.

Lo cierto es que la esencia de este nuevo FIFA no subyace, como en anteriores casos, en pulir aspectos ya pasados, sino en introducir nuevos sistemas que permitan que la barrera de entrada a la franquicia sea mucho menor que en determinadas ocasiones, sin que ello repercuta negativamente en el fan de siempre. Buena prueba de ello es el refinamiento del modo de control con dos botones, un sistema que permite automatizar la mayor parte de movimientos para todos aquellos que encuentran demasiado complejo el sistema de control habitual, o la introducción de un nuevo modo de dificultad mucho más sencillo que garantice que este FIFA, capaz de atraer a nuevos usuarios aficionados al fútbol pero no necesariamente a los juegos sobre el deporte rey, permita disfrutar por igual desde el principio a todos.

En cuanto a modos, aunque solo pudimos probar aquellos que no requerían una conexión a internet, sí parecen claramente enfocados a mostrarnos la grandiosidad del mundial, con especial hincapié no solo en ganar la Copa del Mundo sino también en mostrar todos los eventos previos a esta. De esta manera nos encontramos desde modos similares o calcados a los ya vistos en FIFA a otros como el Road to Rio de Janeiro, en el que jugamos online contra otras selecciones para avanzar por los 12 estadios brasileiros licenciados, o el Story of Qualifying, en el que podemos revivir 60 momentos ocurridos en la fase de clasificación para este Mundial; pasando por las clásicas actualizaciones de partidos y momentos diarios que encontraremos a medida que sucedan en los estadios reales.

Ante la pregunta de si este Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014 sería una suerte de spin-off del título principal o un punto intermedio entre el anterior y el siguiente Matthew se río, bromeó con la posibilidad de que exista o no un FIFA 15 y volvió a reiterar su intención de expandir la marca, de llegar a más gente y de tener en cuenta al mismo tiempo la opinión de los fans más acérrimos. Si bien en anteriores casos esta intención fue excesivamente ambiciosa viendo los resultados finales, parece que en esta ocasión, a falta de poder comprobarlo con calma y durante más tiempo, EA Sports ha decidido optar por un cambio en su estrategia que incluye una mayor personalidad e independencia con respecto al juego madre, con decisiones que podrían formar parte o no de futuras entregas. Un movimiento lógico aunque arriesgado cuyas implicaciones, positivas o negativas, no tardaremos en ver.

Acerca del autor

Avatar de Diego Pazos

Diego Pazos

Colaborador

Licenciado en Historia por vocación, gallego de profesión. Le gusta el punk-rock, el post-rock y el whisky on-the-rocks. Sus chistes malos son solo suyos y no representan la opinión de la empresa. Puedes seguirlo en Twitter: @yipee182.

Comentarios