Konami ha abandonado la producción de títulos triple A para consola, excepto Pro Evolution Soccer, según informaciones de Gameblog que nuestros compañeros de Eurogamer UK creen que son ciertas.

La propia Gameblog informaba ayer que Julien Merceron, el director de tecnología, había abandonado la compañía japonesa tras mostrarse disconforme con la decisión tomada por la dirección de Konami de abandonar el mercado de las consolas en favor del de móviles.

Según estos rumores, ahora mismo no hay planes para un nuevo Metal Gear para consola, ni tampoco más entregas de sagas como Castlevania o Silent Hill. Konami, de hecho, solo tiene en preparación Metal Gear Online -el componente multijugador independiente de MGS5- y la licencia de la Eurocopa de 2016. No hay ningún triple A más en su calendario.

Los problemas en Konami salieron a la luz el año pasado, cuando se supo que Hideo Kojima abandonaba la compañía y que el estudio Kojima Productions estaba siendo desmantelado. El motivo eran las desavenencias entre el creador de Metal Gear y la dirección por los continuos retrasos en el desarrollo y el incumplimiento de un presupuesto que se elevó a unos ochenta millones de dólares.

Más adelante el periódico financiero japonés Nikkei desveló la infernal situación que vivían los desarrolladores de videojuegos de Konami, los cuales tenían restringida la comunicación con el exterior, eran vigilados durante las pausas para comer e incluso eran degradados a posiciones como conserje de gimnasio si se consideraba que su rendimiento no era el apropiado.

Acerca del autor

Josep Maria Sempere

Josep Maria Sempere

Subdirector

Josep Maria es subdirector y fundador de Eurogamer España y el máximo responsable del día a día de su línea editorial y de contenidos. Ama el punk-rock, el cine palomitero de Hollywood, los simuladores de submarinos, la sci-fi, los cacharros de Apple y la década de los 80. Puedes leerlo también en BFG9000, en su Twitter (@kr3at0r) o escucharlo en el podcast Ocho sobre Diez.

Más artículos de Josep Maria Sempere