Left 4 Dead 2

Estuve en el apocalipsis zombie y viví para contarlo.

Posesión Infernal y Terroríficamente Muertos son dos películas de Sam Raimi, tituladas más adecuadamente en el resto del mundo (anglosajón) como Evil Dead I y II. Cuando uno ve la secuela, lo primero que piensa es “esto me suena”. Los primero minutos de la película son un resumen-remake de la anterior saltándose toda la paja y dejándose a la mitad de personajes por el camino. Si uno se queda ahí podría pensar que le han estafado, que le han llevado a mirar la misma peli con distinto título. Incluso, si vemos el resto de la película veremos que por momentos sigue un esquema similar.

Pero si la analizamos en detalle, podemos apreciar su grandeza, con su gore que parece ideado por alguien sacado de los mismísimos infiernos solo para hacernos taparnos la cabeza con las manos para que no nos salpiquen en la butaca, un surrealismo que en su delirante final encuentra uno de los máximos exponentes del fenómeno conocido como “cara de ¿Pero qué coño...?”, y un hombre armado con la motosierra más mítica del cine con permiso de La Matanza de Texas. ¿Qué tienes que ver esto con Left 4 Dead 2? Mucho más de lo que os podéis imaginar.

Left 4 Dead 2 es la nueva entrega del simulador de apocalipsis zombi de Valve, tras un exitoso debut hace apenas un año. Nuevamente tendremos que sobrevivir junto a otras tres personas (manejadas por otros jugadores online o por la CPU) a una masa enfurecida de personas infectadas por un virus que provoca una sed incontrolable de sangre y sed humana, esta vez en el sur de EEUU y con un pelín más de argumento.

1

Las nuevas hordas, más numerosas y, en general más puñeteras, te animan a coger un arma cuerpo a cuerpo para salvar las situaciones.

Pero solo un pelín, porque han introducido un par de elementos como hilo conductor y gracias; aunque por el camino se han dejado parte del carisma de los personajes. Como ya dije en el análisis de la anterior entrega, en un juego tan enfocado a la experiencia online el hecho de no tener un gran argumento no tiene por qué ser un problema. Sería recomendable tener una cierta idea del primer juego, pues este texto va enfocado especialmente a lo que diferencia a ambas partes.

Realmente, si uno se para a leer las mejoras que introduce L4D2 con respecto a su precuela sin haberlo jugado es fácil llegar a la conclusión de que no es más que un mod. Bueno, de hecho es la conclusión a la que llegaron muchos usuarios durante los últimos meses, incluido yo mismo. Pero lo cierto es que es al probarlo cuando te das cuenta de que un par de añadidos colocados en el sitio adecuado pueden obrar maravillas.

Comentarios (10)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!